Casi ningún animal tiene menopausia: ¿por qué las orcas sí?

El estudio de los rasguños de las aletas en un grupo cerrado de orcas muestra que las madres posmenopáusicas invierten energía en ayudar a sus hijos, pero no a sus hijas o nietos.

Por Liz Langley
Publicado 25 jul 2023, 10:31 CEST
Una manada de orcas, incluida una cría, se alimenta de grandes bancos de arenques en Noruega

Una manada de orcas, incluida una cría, se alimenta de grandes bancos de arenques en las frías aguas del norte de Noruega. Las orcas son una de las seis especies animales que viven más allá de la menopausia, y los científicos empiezan a comprender por qué se benefician de ello.

Fotografía de Tony Wu, NPL, Minden Pictures

En nuestra visión centrada en el ser humano, la capacidad de disparar tinta o cambiar de color puede parecernos extraña, pero ¿sabes qué es lo realmente atípico?: la menopausia.

"Es un rasgo increíblemente raro en el mundo natural", afirma Charli Grimes, especialista en comportamiento animal de la Universidad de Exeter (Reino Unido). Sólo seis animales (humanos y cinco especies de ballenas dentadas) viven más allá de su edad reproductiva.

Las orcas, o ballenas asesinas, son uno de esos animales, y se han estudiado a fondo para saber por qué vivir más allá de la menopausia es beneficioso para su especie. La investigación ha demostrado un nuevo poder de la menopausia, que a menudo ha sido retratada en la cultura pop como algo negativo.

Grimes y sus colegas han identificado una nueva forma en que estas hembras mayores ayudan al grupo: protegiendo a sus hijos de lesiones en peleas con otras orcas.

Lo hicieron examinando las marcas y cicatrices de los dientes de un oponente que subían por la superficie de la piel.

Esta protección, sin embargo, es sólo para los hijos. Las hijas y los nietos no necesitan solicitarla.

"Fue realmente sorprendente", dice Grimes, "ver que estas hembras sólo dirigen el apoyo social hacia su descendencia masculina".

Una orca (Orcinus orca) se golpea la cola (marcada con cicatrices de mordeduras) mientras salta del agua. Los investigadores han descubierto que las orcas cuyas madres son posmenopáusicas tienen menos cicatrices de mordeduras, lo que significa que esas madres mayores probablemente desempeñan un papel en su protección.

Fotografía de Espen Bergersen, NPL, Minden Pictures

Lo que revelan las cicatrices y medio siglo de datos

El estudio, publicado en la revista Current Biology, se centró en las orcas residentes del sur, una población en peligro de extinción del Pacífico noroccidental de EE.UU. Fue realizado por investigadores de Exeter, la Universidad de York y el Centro de Investigación de Ballenas de Washington (ambas en Estados Unidos).

Las orcas son depredadores ápice y, dado que esta población se alimenta exclusivamente de peces, no sufrirían cicatrices de especies de presa.

"Podemos afirmar con certeza que estos rastrillos proceden del interior de la población", afirma Grimes. Los rasguños se deben a peleas o posiblemente a juegos bruscos, pero sin ver la interacción es difícil saberlo con certeza.

"Eso es algo que realmente queremos explorar más a fondo, utilizando drones para observar este comportamiento directamente", dice Grimes.

El Centro de Investigación de Ballenas lleva 47 años recopilando información sobre este grupo de orcas y tiene casi 7000 fotos de los 103 miembros de la población. Los investigadores conocen tan bien a cada una de las orcas que pueden identificarlas por la vista de sus aletas dorsales y el dibujo blanco que hay detrás, llamado mancha de silla de montar.

Para este estudio, los científicos analizaron la densidad de rastrillaje (el número de píxeles visibles en las fotografías que fueron rastrilladas) de cada orca. Descubrieron que los machos con madres post-reproductivas en el grupo mostraban menos marcas de rastrillo que los machos cuya madre aún estaba en su fase reproductiva.

No había diferencias entre las cicatrices de los machos con una madre en edad reproductiva y sin madre en el grupo.

"Fue una sorpresa", dice Deborah Giles, directora científica y de investigación de la organización sin ánimo de lucro Wild Orca, que no participó en el estudio. "Hubiera esperado que fuera una madre y punto".

Las madres reproductoras pueden estar "ocupadas cuidando de sus crías actuales", dice Giles, mientras que las hembras mayores "tienen más tiempo y más interés."

Brad Hanson, biólogo de fauna salvaje de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica que no participó en el estudio, dice que, por un lado, no habría pensado que los rastrillos dentales afectaran a la aptitud general de las orcas en comparación con otras especies que tienen más cicatrices.

Por otro lado, sabe cuánto daño puede hacer una herida en la piel. En 2016, una ballena marcada con una marca por satélite de un programa que Hanson inició más de una década antes murió por una infección fúngica introducida a través de la marca.

"Fue devastador cuanto menos", dice, y "demostró claramente la vulnerabilidad a la que se enfrentan estos animales por las heridas en la piel".

Tanto mejor contar con la ayuda de mamá.

Este estudio se suma a nuestro "conocimiento sobre la complejidad y las estrategias empleadas en las sociedades de orcas y presenta otra razón más por la que las hembras menopáusicas son importantes", dice Hanson.

(Relacionado: Las orcas no soportan bien la cautividad. ¿Por qué?)

¿Por qué el trato especial sólo para los hijos?

Este estudio también descubrió que no había diferencias en la cicatrización entre las hembras jóvenes independientemente del estado reproductivo de su madre, lo que significa que no se les ofrecía una protección especial.

Investigaciones anteriores sobre la misma población han demostrado que el mismo fenómeno se da en las otras funciones que desempeñan las hembras post-reproductivas en la sociedad matriarcal de las orcas.

Por un lado, estas hembras conducen a sus grupos a importantes zonas de alimentación, un papel especialmente destacado en épocas en las que el salmón, la presa principal del grupo, es difícil de encontrar. Estas madres parten los salmones por la mitad y dan la otra mitad a sus hijos, a los que siguen alimentando hasta bien entrada la edad adulta, mientras que las hijas tienden a ser más independientes cuando maduran sexualmente.

Tanto las hijas como los hijos permanecen con el grupo durante toda su vida, pero los machos pueden aparearse con varias hembras fuera de él. Esto significa que el cuidado de su descendencia recae en última instancia en ese otro grupo, una ventaja para cualquier familia de orcas que busque reducir costes. También da a la madre más oportunidades de transmitir sus genes a través de sus hijos que de sus hijas.

"Los machos tienen mayor potencial reproductivo que las hembras, y éstas prefieren aparearse con machos mayores y más grandes", afirma Giles. "Si [las hembras posmenopáusicas] pueden mantener a sus machos bien alimentados y fuera de conflictos, entonces los machos tienen más oportunidades de forrajear hasta hacerse grandes y viejos".

Este trabajo ofrece "más apoyo a esta idea de que las hembras cuidan preferentemente de sus hijos adultos para aumentar su forma física y transmitir sus genes", afirma Giles.

¿Y sus familias? Aunque las orcas hembras post-reproductoras pueden ayudar a sus nietos mediante conocimientos ecológicos, como dónde encontrar comida, este estudio muestra que las lesiones no eran menores para ellos si había una abuela post-reproductora cerca.

Curiosamente, parece que estas madres posmenopáusicas no se vuelven físicas para proteger a sus hijos de las agresiones: investigaciones anteriores han demostrado que son las que menos cicatrices sufren de todo el grupo.

Es posible que utilicen su conocimiento de la dinámica social para sortear un conflicto o "hacer señales para ayudar [a sus hijos] a sortear o evitar un comportamiento de riesgo", afirma Grimes. Entre los cazadores-recolectores, por ejemplo, las hembras tienden a mediar en los conflictos sociales vocalmente y con gestos físicos.

¿Cuándo empieza la menopausia para las orcas? Al igual que en el caso de las mujeres, que suelen entrar en la menopausia entre los 40 y los 50 años, en las orcas la menopausia comienza alrededor de los 40 años, según Grimes.

Puede que los humanos seamos un caso atípico, pero estamos en una compañía impresionante.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved