Depredadores gourmet: ¿por qué estas orcas matan tiburones y sólo se comen el hígado?

Cuando empezaron a aparecer en la costa sudafricana cadáveres de tiburones con desgarros pectorales e hígados perdidos, abundaron las preguntas. Entonces, un biólogo marino encontró algo: impresiones de dientes de orca.

Por Jessica Taylor Price
Publicado 23 mar 2023, 11:18 CET, Actualizado 3 abr 2023, 16:49 CEST
Las orcas cazan todo tipo de presas: desde peces a focas o tiburones.

Las orcas, que viven en todo el mundo, cazan diversas presas, desde peces a focas o tiburones.

Fotografía de Brian Skerry, Nat Geo Image Collection

Cuando el mes pasado aparecieron 19 cadáveres de tiburón en la playa de Ciudad del Cabo (Sudáfrica), Alison Towner supo enseguida quién los había matado.

Todos los tiburones, depredadores por derecho propio, se encontraban en el mismo estado: les faltaba el hígado, que había sido succionado a través de un desgarro limpio en los hombros. El resto de sus órganos permanecían intactos.

Tal precisión casi quirúrgica es el sello distintivo de una pareja de orcas conocidas como Puerto y Estribor, que han estado extrayendo hígados de tiburones de siete branquias (Heptranchias perlo) y tiburones blancos desde al menos 2015. Fácilmente localizables gracias a sus aletas dorsales, que se doblan a derecha e izquierda (de ahí sus nombres Estribor y Puerto), las dos orcas macho fueron vistas en la zona dos días antes.

"Mi reacción fue: 'Ya estamos otra vez'", dice Towner, bióloga especializada en tiburones y candidata al doctorado en la Universidad Rhodes de Sudáfrica. "Esto no hay quien lo pare".

Sin duda, el mayor misterio que rodea a Puerto y Estribor es si su comportamiento de caza es único. Las orcas, que viven en todo el mundo, muestran una amplia gama de dietas y comportamientos, incluyendo comer tiburones, cuyos órganos (especialmente sus hígados) son ricos en grasa.

Pero los científicos nunca habían documentado este tipo de depredación sistemática y quirúrgica de tiburones. Es más, sus observaciones sugieren que la pareja de orcas está enseñando a otras a extirpar los hígados de los tiburones, posiblemente un intrigante ejemplo de cultura en el reino animal.

Situada en la costa suroccidental de Sudáfrica, False Bay suele estar repleta de tiburones de siete branquias, y los buceadores pueden llegar a ver hasta 70 en una sola inmersión. Pero el 9 de noviembre de 2015, los buceadores notaron algo peculiar: los tiburones habían abandonado la zona prácticamente de la noche a la mañana.

Entonces, aparecieron en el lecho marino cadáveres de varios tiburones de siete branquias con los mismos desgarros limpios en el cuerpo. Los buceadores tomaron fotografías y las compartieron con Towner y otros investigadores, que debatieron si las muertes se debían a la pesca o al ataque de un animal.

Las orcas eran una posibilidad. Aunque son poco comunes en la región, se las había visto en la zona de False Bay desde 2009, pero hasta entonces sólo se sabía que se alimentaban de mamíferos marinos, como los osos marinos del Cabo.

"Estaba en la mente de todos: ¿Podría ser?", dice Towner, que estudia los movimientos de los grandes tiburones blancos. "Ni en mis sueños más salvajes esperaba que se desarrollara de la forma en que lo ha hecho".

Cuando, en abril de 2016, aparecieron en la orilla otros cinco cadáveres de tiburón de siete branquias con desgarros pectorales e hígados desaparecidos, Alison Kock, bióloga marina de South African National Parks, y su equipo realizaron necropsias. Los desgarros coincidían con las fotos tomadas en noviembre de 2015. Y encontraron algo que habían pasado por alto en las fotografías: impresiones de dientes de orca.

El hallazgo se convirtió en el primer caso registrado de orcas que matan tiburones de siete branqueas en la zona, y el primer caso registrado de orcas que desgarran cuidadosamente la cintura pectoral para acceder al hígado y dejan el resto del tiburón. Aunque existen registros anteriores de orcas comiendo hígados de tiburón, los investigadores calificaron el fenómeno sudafricano de "técnica novedosa y especializada".

"No es como si estuvieran desgarrando la parte posterior del tiburón. Van exactamente donde empieza el hígado. Es increíble", dice Towner.

Luego, en 2017, cinco grandes tiburones blancos aparecieron en la costa de la cercana Gansbaai, también sin sus hígados. Kock sospechó de Puerto y Estribor, que eran orcas de las que ya se sabía que vivían en la zona, pero no fue hasta mayo de 2022 cuando las imágenes de vídeo de un dron confirmaron que la pareja estaba cazando tiburones blancos.

Poco se sabe de los animales, como su edad o su procedencia, afirma Simon Elwen, investigador de orcas y director de la organización conservacionista sin ánimo de lucro Sea Search, con sede en Sudáfrica.

Sus aletas dorsales dobladas, un rasgo relativamente inusual que podría deberse a la dieta, a lesiones o a la genética, las hacen "tan inusuales y cautivadoras", afirma Elwen. "Tienes estos dos individuos altamente identificables".

También es poco común que dos machos viajen juntos, añade, pero podría haber una razón para ello.

A.R. Hoelzel, colega de Elwen y ecólogo molecular de la Universidad de Durham (Reino Unido), ha secuenciado el genoma de las dos orcas y ha hallado pruebas preliminares de que están emparentadas, y que posiblemente sean hermanos.

Pero, ¿por qué cazar tiburones y centrarse en sus hígados? Algunos expertos plantean la hipótesis de que Puerto y Estribor forman parte de un subgrupo o "ecotipo" de orcas que frecuentan el océano abierto, pero que este dúo simplemente se trasladó más cerca de la costa, tal vez debido a que la pesca humana agotó sus fuentes normales de alimento.

Una familia de orcas sale a la superficie del Pacífico Noroeste. Estos grandes cetáceos colaboran para cazar.
Fotografía de Kenneth Balcomb, Center For Whale Research

Otra teoría es que Babor y Estribor, independientemente o junto con su subgrupo, han desarrollado este nuevo comportamiento para salvar sus dientes, que se desgastan cuando las orcas muerden la áspera piel de los tiburones. El hígado de un tiburón blanco es lo suficientemente grande como para proporcionar una comida completa, sin el trabajo ni el desgaste que supone desgarrar al tiburón.

Las orcas de Sudáfrica son difíciles de estudiar debido a su carácter transitorio, y como los investigadores dependen en gran medida de los observadores de ballenas y los ciudadanos científicos para informar de los avistamientos, gran parte de los datos son "oportunistas", dice Elwen.

Pero las imágenes de vídeo podrían ser una prueba clave, ya que muestran a Estribor realizando la técnica del hígado de tiburón en presencia de otras cuatro orcas. Muchas especies de ballenas y delfines (las orcas son la especie de delfín más grande) muestran signos de cultura, por ejemplo, la transmisión de ciertos dialectos, estrategias de caza u otros comportamientos a la siguiente generación. La cultura es un club relativamente exclusivo en el reino animal, que suelen mostrar otras especies sociales con vidas largas y grandes cerebros, como los cuervos y los grandes simios.

Independientemente de que Puerto y Estribor sean los inventores de esta conducta de comer tiburones, "es probable que el comportamiento se extienda", afirma Elwen.

(Relacionado: La historia de las orcas: de cazadas a adoradas y en peligro)

Malas noticias para los tiburones y para todo el ecosistema

Y eso podría significar un desastre para las especies de tiburones, la mayoría de las cuales ya están en declive, dice Towner. Los tiburones Sevengill han desaparecido de la región, al igual que los tiburones blancos, lo que ha provocado el colapso de la industria turística de jaulas para tiburones de Ciudad del Cabo, por no mencionar la falta de animales que Towner pueda estudiar.

La sobrepesca no regulada supone una amenaza mucho mayor para las poblaciones de tiburones que Puerto y Estribor, señala Towner, pero los depredadores han añadido presión a unos peces que ya tenían problemas.

La ausencia de tiburones de siete branquias y tiburones blancos, depredadores ápice, puede tener un efecto dominó en todo el ecosistema de la costa sudafricana, añade. Por ejemplo, es posible que aumente el número de especies presa, como focas y peces. Según su investigación, otras especies de tiburones, como el tiburón cobrizo, ya están ocupando el primer puesto.

"Llevábamos 20 años de estabilidad, y entonces aparecen dos orcas y ¡bum!, se desata el infierno", dice Elwen sobre la caída de las poblaciones de tiburones.

Algunos en las redes sociales han expresado su frustración por el impacto de las orcas en los negocios locales, especialmente en el turismo de tiburones blancos. Por su parte, Towner afronta la situación con una combinación de fascinación y desesperanza.

"Ojalá hubiera un rayo de esperanza que pudiéramos dar", dice Towner. "Es un reflejo de lo delicado que es el equilibrio de la naturaleza, y si eso se altera de algún modo, las ramificaciones pueden ser profundas".

Un grupo de orcas da caza y devora a una ballena

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved