Ozempic se probó en monos clasificados por la UICN en peligro de extinción

Una investigación de 'National Geographic' explora la controvertida labor de los laboratorios de alquiler que usan las empresas farmacéuticas. Las pruebas en macacos de cola larga, catalogado como en peligro de extinción, alerta sobre sus prácticas.

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza declaró el año pasado en peligro de extinción a los macacos de cola larga, utilizados a menudo en ensayos con animales. Esta especie es el principal primate importado a Estados Unidos, y más de la mitad de los animales proceden de Camboya.

Fotografía de Thomas Marent, Minden Pictures
Por Dina Fine Maron
Publicado 13 jul 2023, 10:56 CEST

Ozempic y Wegovy, medicamentos que se han hecho muy populares en Estados Unidos y Europa este año por sus efectos adelgazantes, fueron probados en una especie de mono catalogada en peligro de extinción, según un análisis de National Geographic de las declaraciones públicas de las etiquetas de los medicamentos que mantiene la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés).

Los dos fármacos se encuentran entre los productos más conocidos que se han probado con macacos de cola larga, una especie del Sudeste Asiático declarada en peligro de extinción por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) el año pasado. La inclusión en la lista se debió en parte al uso del animal en la investigación biomédica, escribió el organismo de expertos.

(Relacionado: El descontrol internacional del tráfico y robo de simios bebés)

La importación sospechosa de macacos a Estados Unidos y cambios legislativos

Conocido por la longitud de su cola, su vientre blanco y su pelaje grisáceo o marrón, este animal es el primate más importado a Estados Unidos.

Sólo en 2022, Estados Unidos importó casi 32 000 de estos animales, según un informe publicado en mayo por las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina. Más de la mitad de estos monos de medio metro de altura procedían de Camboya, según el informe, mientras que otros procedían de Mauricio, Vietnam e Indonesia.

Estos datos se conocen incluso cuando las controversias han asediado a la industria del transporte de monos, y en particular a las exportaciones desde Camboya. Acusaciones penales del Gobierno de EE.UU., reveladas en una acusación no sellada el año pasado, denuncian que miles de monos supuestamente criados en laboratorio fueron arrancados de la naturaleza y presentados como animales criados en cautividad.

Monos en Angkor Wat

El Gobierno de Estados Unidos ha emprendido acciones penales contra un alto funcionario camboyano encargado de la fauna salvaje, alegando que entregó personalmente monos capturados en la naturaleza a una instalación que los hacía pasar por criados en cautividad y que también recibió pagos por su participación en la trama de contrabando. Al parecer, miles de monos fueron recogidos en parques nacionales y zonas protegidas, como ésta del Parque de Angkor.

Fotografía de TANG CHHIN, Sothy, AFP, Getty Images

Muchos de los macacos procedentes de otros lugares también son capturados en libertad, incluidos casi 4000 enviados desde Mauricio en 2021 y otros 2285 desde el país en 2020, según una base de datos sobre comercio mundial mantenida por la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES), que regula este comercio transfronterizo.

Ahora la industria del mono se encuentra en un punto de inflexión público, con un mayor escrutinio debido a la decisión de la UICN sobre la situación de peligro de extinción, las investigaciones penales y civiles en curso del Gobierno de EE.UU. sobre el tráfico de monos, y la nueva legislación de EE.UU. que fue promulgada el año pasado que elimina los requisitos obligatorios para que los nuevos productos farmacéuticos sean probados en animales.

Además, un grupo de grupos de defensa de los animales, encabezados por People for the Ethical Treatment of Animals (PETA), la organización de defensa de los animales más grande y conocida de Estados Unidos, está presionando para que la especie se incluya en la Ley de Especies en Peligro de Estados Unidos. En caso afirmativo, esta designación podría complicar la realización de pruebas con la especie, como ocurrió en su día con los chimpancés.

En abril, los grupos presentaron una petición al Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE.UU. solicitando que se concediera al animal el estatus de especie amenazada o en peligro de extinción en virtud de esa ley estadounidense, y ahora la agencia debe emitir su respuesta inicial este mes.

Lisa Jones-Engel, antigua científica especializada en primates de la Universidad de Washington y actual asesora científica principal de PETA, afirma que el asunto es urgente. "Como científica especializada en primates que ha dedicado toda su carrera a estudiar el movimiento de enfermedades infecciosas entre humanos y primates no humanos, sé que la única opción científica, ética y de salud pública es poner fin inmediatamente a la exportación e importación de primates no humanos", afirma.

Macaco cangrejero o macaco cynomolgus

Esta especie en peligro de extinción, que aparece aquí recogiendo lotos en un templo cerca de Angkor Wat, también se conoce como macaco cangrejero o macaco cynomolgus. El animal se encuentra en todo el Sudeste Asiático.

Fotografía de Soe Zeya Tun, Reuters, Redux

Pero el reciente informe de las Academias Nacionales concluye, entre otras cosas, que no hay sustituto viable para las pruebas con primates. Afirma que las importaciones eran insostenibles, pero que debería invertirse más en la cría doméstica de estos animales.

Kenneth Ramos, presidente del comité de las Academias Nacionales, afirma que la investigación con primates sigue siendo esencial, sobre todo cuando es prioritario establecer paralelismos con los humanos. Esto se debe a que los estudios biomédicos que requieren interacciones con múltiples órganos se realizan mejor con modelos animales, afirma.

En los próximos años, añade, "a medida que avancen las metodologías, será posible reducir e incluso sustituir [a los primates] y otros sistemas de modelos animales."

Con una fisiología similar a la nuestra, los monos suelen ser utilizados por las empresas farmacéuticas como sustitutos humanos para probar los efectos secundarios reproductivos o los posibles daños al feto, como ocurrió con Ozempic, Wegovy y el popular medicamento contra el asma Tezspire. También son la principal especie de primate utilizada en pruebas toxicológicas.

Hasta ahora, los animales han estado "fácilmente disponibles" y ha sido fácil trabajar con ellos, y se sabe mucho sobre ellos debido a ese uso generalizado, dice John Pippin, que dirige la investigación académica y la educación para el Comité de Médicos por una Medicina Responsable sin ánimo de lucro, que firmó la petición de PETA.

Sin embargo, ese uso generalizado en pruebas de laboratorio e investigación en Estados Unidos y otros países, junto con factores como la pérdida de hábitat y la caza, han provocado un descenso del 40% de la población en el sudeste asiático en las últimas cuatro décadas, según la UICN.

Macacos fotografiados en Angkor Wat (Camboya)

La Ley de Modernización 2.0 de la FDA, promulgada el año pasado, suprime la obligación de probar los nuevos medicamentos en animales, incluidos los macacos de cola larga, como estos fotografiados en Angkor Wat (Camboya).

Fotografía de Tobias Gerber, Laif, Redux

"La industria de la investigación debe responsabilizarse de los efectos de sus acciones sobre las poblaciones de primates salvajes no humanos", escribió en la conclusión sobre el peligro que corren las especies.

Pippin, cuyo grupo se opone a la experimentación animal, afirma que ya ha llegado el momento de abandonar la investigación con animales. La cría doméstica de los monos no resolverá los problemas de la investigación, ya que los resultados obtenidos con animales no suelen trasladarse con éxito a los humanos, afirma, y las muestras de tejido humano, los órganos en un chip y las células madre son ya alternativas disponibles.

Es más, las conclusiones de algunas de las investigaciones realizadas con macacos de cola larga pueden ser discutibles, ya que los antecedentes genéticos de los animales pueden haber sido mucho más variados de lo anunciado.

(Relacionado: El macaco de Berbería, víctima del tráfico ilegal en España por el mascotismo y los 'selfies')

Acusaciones de presunto tráfico mundial de monos

En noviembre de 2022, los envíos internacionales de monos acapararon los titulares porque se acusó de tráfico de la especie a altos responsables de fauna salvaje de uno de los principales proveedores mundiales de monos, Camboya. Funcionarios estadounidenses detuvieron a un alto funcionario camboyano de vida silvestre, Masphal Kry, cuando se dirigía a una cumbre mundial sobre vida silvestre, y también acusaron a otro funcionario camboyano.

La Fiscalía del Distrito Sur de Florida (Estados Unidos) alegó que él y su jefe formaban parte de una red internacional de contrabando de primates de larga duración que presentaba a monos capturados en la naturaleza como criados en cautividad. Kry, según EE.UU., habría entregado personalmente monos salvajes a una instalación que los hacía pasar por criados en cautividad y también habría recibido pagos por su participación en la trama de contrabando.

El caso ha seguido teniendo repercusiones en el negocio de la investigación con monos, y organizaciones de investigación privadas (CROs, por sus siglas en inglés) como Charles River Laboratories e Inotiv han reconocido públicamente que están sufriendo las consecuencias de esta y otras investigaciones relacionadas con monos, con posibles implicaciones para el futuro abastecimiento de monos.

Estas empresas suministran y a veces realizan ensayos con diversos animales. Charles River, por ejemplo, tenía 16 000 primates el año pasado, según su declaración anual de 2022 sobre la Ley de Bienestar Animal.

Las declaraciones públicas a la Comisión del Mercado de Valores (SEC, por sus siglas en inglés) de EE.UU. ofrecen algunas pistas: en 2022, Charles River dijo que Camboya era su principal proveedor de monos y que el Departamento de Justicia (DoJ, por sus siglas en inglés) y el Servicio de Pesca y Vida Silvestre (FWS, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos habían iniciado una investigación sobre la conducta de la empresa en relación con varios envíos de monos desde Camboya, y en febrero de 2023 la empresa recibió una citación del gran jurado solicitando ciertos documentos relacionados con dicha investigación.

La investigación penal, según la empresa, también se está produciendo "en paralelo a una investigación civil" que están llevando a cabo esas mismas agencias.  La empresa cree que las inquietudes suscitadas por su conducta "carecen de fundamento" y afirma que está cooperando plenamente con las investigaciones gubernamentales.

En su declaración ante la SEC, la empresa afirma que también ha suspendido voluntariamente sus envíos desde Camboya hasta que la empresa y el FWS "puedan acordar y aplicar procedimientos adicionales para garantizar razonablemente" que sus envíos desde Camboya son realmente criados en laboratorio.

Un portavoz de Charles River informó a National Geographic en un comunicado que siguen siendo responsables de un envío de monos procedentes de Camboya al que se denegó la autorización para entrar en Estados Unidos.

Tanto el FWS como el DOJ declinaron hacer comentarios para este artículo.

(Relacionado: Monos de laboratorio: nuestra deuda con los simios)

Dependencia de organizaciones de investigación por contrato

Mientras tanto, Inotiv, que se autodenomina el proveedor de primates "más grande y fiable" del mundo, declaró el año pasado que los empleados de su "principal proveedor" en Camboya habían sido acusados de violar la legislación estadounidense al conspirar para importar ilegalmente primates no humanos.

Eric Kleiman, investigador del Animal Welfare Institute, señala que Inotiv también ha adquirido importantes filiales en los últimos años, lo que ha aumentado la consolidación del sector y dificultado, en su opinión, el seguimiento de los supuestos problemas legales y de bienestar animal de las organizaciones de investigación por contrato.

Entre ellas: Envigo, una adquisición de noviembre de 2021, había recibido una citación del gran jurado en junio de 2021 para una investigación en curso relacionada con la "adquisición de primates no humanos de proveedores extranjeros para el período comprendido entre el 1 de enero de 2018 y el 1 de junio de 2021", según sus informes entregados a la SEC. La compañía dice que ha estado cooperando plenamente y seguirá cooperando con esta investigación.

Por otra parte, Gary Tucker, vicepresidente durante muchos años de Orient (adquirida en enero de 2022) fue procesado y se declaró culpable en agosto de 2021 de "hacer una declaración y representación materialmente falsa, ficticia y fraudulenta" a sabiendas y voluntariamente a agentes del FWS durante una investigación criminal internacional sobre tráfico de fauna salvaje. Los documentos judiciales de ese caso sugieren que mintió y dijo que no había registros de las inspecciones que realizó en instalaciones de cría en cautividad de macacos en el Sudeste Asiático. Inotiv compró la empresa unos cinco meses después.

El negocio de los macacos de cola larga es lucrativo, con envíos de estos animales vivos por valor de más de 1000 millones de dólares entre 2010 y 2019. El pasado agosto, un funcionario del Gobierno estadounidense declaró en una reunión pública que sus vendedores decían que incluso se compran monos nonatos como "futuros".

Novo Nordisk, fabricante tanto de Ozempic como de Wegovy, declaró a National Geographic que la empresa recurre a organizaciones externas de investigación por contrato para suministrar sus monos.

Pero sus monos no procedían de Camboya: "Durante años, Novo Nordisk se ha asegurado de que todos los [primates no humanos] utilizados para la investigación proceden de centros auditados y aprobados en dos países, Vietnam y Mauricio". Se negó a comentar qué CRO ha utilizado.

En respuesta a las preguntas detalladas de National Geographic sobre sus pruebas con monos y su abastecimiento, AstraZeneca y Amgen (las dos empresas farmacéuticas que están detrás de Tezspire) nos remitieron a sus declaraciones en línea sobre sus políticas de experimentación con animales. AstraZeneca declaró que el año pasado recurrió a organizaciones de investigación privadas para el suministro de animales para más de 55 000 estudios.

Los ensayos con animales, decía también la declaración online de AstraZeneca, son una "parte pequeña pero vital del proceso de llevar nuevos medicamentos a los pacientes".  Amgen afirmó en una declaración en línea similar que intenta reducir los animales en la investigación siempre que sea posible.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved