Gato doméstico

Gato
Las protuberancias de las lenguas de los gatos son en realidad púas diminutas denominadas papilas y entender cómo funcionan podría ayudarnos a inventar cepillos que hagan que los gatos sean menos alergénicos y limpiar mejor el pelo humano.
Fotografía de Joël Sartore, National Geographic Creative

Artículo publicado el 5 de septiembre de 2010 y actualizado el 23 de febrero de 2022.

Los gatos domésticos, sea cual sea su raza, son todos miembros de una misma especie, Felis silvestris catus, que mantiene una relación con los humanos desde hace mucho tiempo. Los antiguos egipcios habrían sido los primeros en domesticar gatos, hace ya 4.000 años. Probablemente, los gatos salvajes se vieron atraídos a las comunidades humanas por la abundancia de roedores que había en ellas, y su habilidad para cazarlos les hizo ganarse la simpatía de sus habitantes.

Los primeros egipcios adoraban a una diosa con figura de gato e incluso momificaban a sus mascotas preferidas para que les acompañaran en su viaje al otro mundo...¡acompañados de ratones también momificados! Posteriormente, civilizaciones de todo el mundo adoptaron a los gatos como animales de compañía.

Al igual que sus parientes salvajes, los gatos domésticos son cazadores natos, capaces de acechar a sus presas y abalanzarse sobre ellas con sus garras y dientes. Son particularmente eficaces de noche, cuando sus ojos reflectantes les dotan de una visión mucho más nítida que la de sus víctimas. También poseen un oído muy agudo. Al igual que todos los felinos, son ágiles y rápidos y sus largas colas les ayudan a tener un extraordinario sentido del equilibrio.

Galería relacionada: Gatos callejeros del mundo

Los gatos se comunican marcando árboles, postes o muebles con sus zarpas o con su orín. Dejar su rastro es el modo que tienen de informar a otros del alcance de su territorio. Su repertorio vocal va desde el ronroneo hasta el chillido.

La dieta de los gatos domésticos se ha mantenido predominantemente carnívora a lo largo de la evolución, por ello han desarrollado un estómago simple, apropiado para digerir carne cruda. También han mantenido una lengua áspera que les ayuda a aprovechar hasta el último trozo de carne de los huesos de los animales (y también a acicalarse ellos mismos). Sus dietas, no obstante, han variado con las golosinas que les ofrecen los hombres, aunque pueden completarla con sus propios trofeos de caza.

(Relacionado: Los gatos domésticos mataron a los 232 animales de esta foto en solo un año)

¿Zurdos o diestros? 

En 2018, un equipo de científicos descubrió en un estudio publicado en Animal Behaviour que muchos gatos domésticos muestran preferencia por la pata delantera derecha o izquierda al bajar las escaleras, pisar un objeto o intentar alcanzar comida. Estas preferencias también varían según el sexo: los machos suelen preferir usar la pata izquierda, mientras que es más probable que las hembras sean diestras.

«Creemos que esta diferencia está vinculada a las hormonas sexuales», afirma en este artículo de National Geographic la autora principal Deborah Wells, psicóloga en la Queen's University Belfast, aunque dice que los investigadores no saben cómo ni por qué ocurre.

(Para saber más: El amor entre gatos y hombres viene de lejos)

 

La patita Kitty ha sido acogida por una familia de gatos
La pata Kitty vive en una granja familiar a unos 160 kilómetros de Brisbane, Australia. Su nombre refleja su estatus de honor como única pata en una colonia de gatos (kittens en inglés). 

Para este estudio, Wells observó a 44 gatos domésticos en sus casas durante tres meses, de los cuales 20 eran hembras. Observaron tres comportamientos: en primer lugar, con qué pata daban su primer paso al entrar en su cajón de arena, con qué pata daban el primer paso al bajar las escaleras y sobre qué lado se reclinaban. También midieron qué pata usaban los gatos cuando intentaban conseguir comida. 

Así, en un ambiente natural, demostraron que casi tres cuartos de los gatos mostraban preferencia por una pata y las hembras tenían más probabilidades de usar su pata derecha mientras los machos eran zurdos.

¿Qué piensan los gatos de nosotros?

John Bradshaw es un experto en conducta gatuna de la Universidad de Bristol y autor del libro Cat Sense (En la mente de un gato). Tras observar a gatos domésticos durante varios años, ha llegado a una conclusión parecida: los gatos no nos entienden como los perros. Tras sacar su libro, compartió algunas de sus ideas con National Geographic.

Para entender su lenguaje, tienes que tener en cuenta todo el cuerpo a la hora de leer las señales que manda con la cola, según explica Carlo Siracusa, de la Facultad de Medicina Veterinaria en la Universidad de Pensilvania. Un gato que se echa una siesta y da golpecitos con su cola, por ejemplo, está «relajado en general pero presta atención a algo que ocurre a su alrededor, un sonido o un movimiento», así que está tranquilo pero apenas adormecido, según explica en este artículo.

Los humanos llevamos años tratando de averiguar por qué algunos gatos odian las caricias en la barrigacómo consiguen sus rayas o si reconocen los nombres, ya que los misterios sobre estos felinos son una de las cosas que más curiosidad nos producen. Aunque los gatos son capaces de captar algunas señales sociales humanas y son sensibles a nuestras emociones, probablemente estén menos sintonizados con nuestras relaciones sociales que los perros, según un estudio publicado publicado por Animal Behavior and Cognition en marzo de 2021. 

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Por qué no debes regalar animales en Navidad y otras malas prácticas
Animales
Los chimpancés utilizados en espectáculos y como mascotas sufren graves trastornos mentales
Animales
Este cerdo hace la colada y recoge sus juguetes
Animales
Descubren el primer gato infectado con coronavirus en España
Animales
Madrid, libre de circos con animales salvajes

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved