¿Es verdad que nuestros gatos pueden reconocer nuestra voz?

Un pequeño estudio demuestra que los gatos pueden distinguir las voces de sus dueños de las de los extraños.

Por Carrie Arnold
Publicado 25 oct 2022, 12:47 CEST
Retrato de estudio de un gato doméstico llamado Rocket.

Retrato de estudio de un gato doméstico llamado Rocket.

Fotografía de Joël Sartore, National Geographic Photo Ark

Como muchos de los que comparten su hogar con un gato, a menudo hablo con el depredador en miniatura que duerme sobre mi almohada. Sobre todo, le pregunto a Ofelia si quiere comida o caricias. Sé que me oye: sus grandes orejas giran como antenas parabólicas peludas en mi dirección en cuanto abro la boca. Lo que no está tan claro es si es consciente de que me dirijo a ella.

Un nuevo estudio publicado en Animal Cognition demuestra que probablemente lo sepa.

Charlotte de Mouzon, amante de los gatos y etóloga (científica que estudia el comportamiento de los animales), ha dedicado su carrera a entender el vínculo entre el gato y el ser humano desde la perspectiva del felino.

De Mouzon, que trabaja para la empresa de servicios para animales domésticos EthoCat en Burdeos (Francia), diseñó una serie de experimentos para comprobar cómo los gatos domésticos de distintas razas responden a las grabaciones de sus dueños y a las de extraños que les hablaban. 

(Relacionado: ¿Qué piensan los gatos de nosotros?)

Cuando oían una voz familiar, los felinos respondían de forma sutil pero distinta, como agitando la cola, girando las orejas y quedándose quietos mientras se acicalaban. No mostraban esa respuesta cuando los dueños hablaban con otras personas o con voces de extraños. El estudio es uno de los primeros en demostrar que los gatos pueden reconocer (y responder a) las voces de sus dueños.

"Existe una comunicación especial entre el dueño y su gato", dice de Mouzon, que también es investigador de la Universidad de París Nanterre (Francia).

"El hecho de que estén atentos a las distintas formas en que les hablamos, demuestra lo importantes que somos para ellos más allá de alimentarlos o darles cobijo".

Una ciudad de patas de la investigación felina

Más allá de nuestra elección de palabras, nos expresamos utilizando la inflexión, el tono y la entonación. Por ejemplo, podemos utilizar palabras y frases diferentes cuando hablamos con amigos que cuando lo hacemos con nuestros jefes. Y luego está el lenguaje de los bebés.

Los investigadores lo denominan habla dirigida al bebé, y suele consistir en palabras repetitivas pronunciadas en un tono más alto y con una sintaxis más sencilla que el habla de los adultos. A los bebés les encanta: los estudios demuestran que los bebés aprenden nuevas palabras y las recuerdan mejor cuando los adultos utilizan el habla dirigida al bebé.

Así que no es de extrañar que los millones de personas que consideran a sus mascotas bebés también utilicen estos patrones de habla alterados cuando se dirigen a ellas. 

Aunque los investigadores saben desde hace tiempo que tanto los bebés como los perros responden positivamente a este discurso dirigido a las mascotas, se han centrado menos en los gatos en sus experimentos.

Jennifer Vonk, psicóloga comparativa de la Universidad de Oakland (Michigan, Estados Unidos), afirma que esto puede deberse a que, a diferencia de los perros, los gatos no son fáciles de adiestrar y suelen ser temerosos en situaciones nuevas, dos factores que hacen que los experimentos sean más difíciles. Otro obstáculo puede ser la percepción de que los gatos son menos sociables que otras mascotas, dice Vonk.

(Relacionado: ¿Por qué algunos gatos odian las caricias en la barriga?)

Un gato llamado Caramel se sienta con un visitante en el café Le Louis IX de París. Esta foto, ahora icónica, apareció por primera vez en el número de julio de 1989, dedicado íntegramente a Francia.

A pesar de su reputación de ser distantes y poco cariñosos, los gatos forman profundos vínculos con los humanos, y a menudo prefieren su compañía a otras recompensas, como comida, según estudios recientes.

¿Me oyes ahora?

Dado que el habla es una forma importante de comunicación para los humanos, De Mouzon quería saber si los gatos saben cuándo les hablan sus dueños y si responden de forma diferente a los extraños.

Así que De Mouzon reclutó a 16 propietarios de gatos en Burdeos para que participaran en el experimento. Primero grabó a los dueños diciendo frases específicas, como "¿Quieres jugar?", "¿Quieres una golosina?" y "Hasta luego". Sus voces se grabaron dos veces: una como si hablaran con su gato y otra como si lo hicieran con una persona.

Con las grabaciones en la mano, De Mouzon llevó a cabo la siguiente fase de los experimentos en las casas de los gatos, donde los animales se sentían cómodos y respondían con naturalidad. En cada casa, reprodujo grabaciones de audio del dueño del gato y de extraños que decían las mismas frases, mientras grababa en vídeo las respuestas del gato.

Los gatos respondían cuando oían a sus dueños hablar con un tono dirigido a ellos, pero no cuando hablaban de humano a humano. Tampoco respondían cuando oían la voz de un extraño, ya fuera hablando como un gato o como un adulto. Esto indica que los gatos podían reconocer cuando sus dueños les hablaban, dice de Mouzon.

(Relacionado: Qué dice tu gato con su cola y otras claves para entender la comunicación felina)

Un vínculo más fuerte

"Esto es realmente importante", dice Marsha Reijgwart, etóloga de Purr Doctors, un centro de investigación educativa de los Países Bajos, que no participó en el estudio.

"Es una indicación de que los gatos realmente pueden distinguir que el sonido que escuchan es relevante para ellos".

Esther Bouma, colaboradora de Reijgwart en Purr Doctors, está de acuerdo, aunque advierte que el trabajo no demuestra que los gatos sepan lo que decimos. También dice que el pequeño tamaño de la muestra y la relativa uniformidad de los gatos y sus dueños pueden hacer difícil la generalización a todas las relaciones entre gatos y humanos.

Pero de Mouzon asegura que su investigación debería dar a los propietarios de gatos la confianza de que sus mascotas probablemente les están escuchando.

"Aun sabiendo que los gatos no son bebés humanos", dice, "podemos hablarles de una manera a la que sean sensibles y eso puede reforzar nuestro vínculo".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
A algunas personas se les da mejor descifrar las expresiones felinas
Animales
Las mascotas nos ayudan a sobrellevar la pandemia, pero esto podría estar estresándolas
Animales
Las feromonas: el secreto para un gato feliz
Animales
Descubren como consiguen sus rayas los gatos domésticos
Animales
Algunos perros son genios, igual que los humanos

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved