Estas mujeres mantienen viva la tradición de la cría de halcones en EAU

Una fotógrafa se propone documentar las figuras invisibles de esta querida tradición nacional en el pequeño y rico país del Golfo.

Guardianes de una antigua herencia del desierto, las cetreras posan con sus aves en la zona de Al Wathba, en Abu Dhabi. Para las mujeres y niñas de los Emiratos Árabes Unidos, aprender este deporte nacional se está convirtiendo cada vez más en un rito de iniciación.

Fotografía de Vidhyaa Chandramohan
Por MANAR AL HINAI , SHARIFA AL HINAI
Publicado 2 mar 2023, 13:30 CET

El sol naciente difunde una pálida luz sobre las arenas del desierto, iluminando una escena a la vez común e inesperada: un halcón solitario, encapuchado y quieto en lo alto de su percha, listo para la práctica de la caza.  

Aunque los habitantes de lo que hoy son los Emiratos Árabes Unidos llevan más de 4000 años adiestrando halcones, lo más sorprendente es el halconero, o en este caso halconera, ya que es una mujer con una hija pequeña trabajando a su lado.

'Una dama argelina al acecho', del artista francés Horace Vernet.

Después de que el artista francés Horace Vernet visitara Argelia en 1839 camino de Oriente Próximo, pintó Una dama argelina al acecho.

Fotografía de Wallace Collection, Bridgeman Images

Históricamente utilizados como compañeros de caza, los halcones capturaban la carne que no se podía matar con una flecha o atrapar con un lazo para aumentar la dieta baja en proteínas de los beduinos nómadas de la península arábiga. Los halcones tienen una vista aguda (ven ocho veces más lejos que un ser humano) y algunos son capaces de caer en picado desde el cielo a más de 320 kilómetros por hora para capturar presas pequeñas como liebres del desierto y avutardas houbara.

Aunque ya no son necesarias como proveedoras de alimentos, las rapaces siguen siendo queridas por la gente que las posee y entrena, y ocupan un lugar venerado en el patrimonio cultural del país. En medio de los feroces vientos de la globalización, la cetrería (que incluye tanto carreras como exhibiciones de caza) ha permitido a sus practicantes reencontrarse con sus raíces del desierto.

Otro hecho perdurable: este prestigioso deporte nacional se ha asociado principalmente a los hombres, al menos de cara al público. Sin embargo, la fotoperiodista Vidhyaa Chandramohan sabía que había mujeres.  

Durante siglos, las mujeres han domado y cazado con halcones en lugares que van desde Mongolia y Kazajstán hasta Estados Unidos y el Reino Unido. Y las emiratíes no son menos devotas, dice Chandramohan, que vive en el país desde hace 16 años.

La fotógrafa buscó mujeres cetreras, a las que describe como "ausentes de los registros fotográficos". Se centró en Ayesha al Mansoori (izquierda), aquí enseñando a Mariam Al Hammadi e Iman Al Hammadi. Las mujeres cetreras se reúnen regularmente por las tardes, entablando amistad y compartiendo conocimientos en el proceso. Transportar al ave para que se sienta cómoda y tranquila es una habilidad básica en cetrería.

Fotografía de Vidhyaa Chandramohan

Miembro de la familia gobernante de Dubai, Sheikha Mozah bint Marwan bin Mohammed bin Hasher Al Maktoum practica la cetrería. "Intento ser disciplinada y hacerlo todos los fines de semana", dice. "Pero un verdadero compromiso con ella es hacerlo todos los días, si no dos veces al día, ya que es importante establecer un vínculo con el halcón".

Fotografía de Vidhyaa Chandramohan

Osha, de 8 años, aprende cetrería de su madre, Ayesha al Mansoori, que ha adiestrado a casi 150 mujeres y 70 niñas. La primera etapa consiste en aprender a cuidar de los halcones, lo que lleva aproximadamente un año, seguido del adiestramiento de las aves con señuelos. Osha utiliza aquí un señuelo para palomas vivas.

Fotografía de Vidhyaa Chandramohan

Al Mansoori y su tía conducen con su halcón a una sesión de entrenamiento. Históricamente, las aves se utilizaban para recolectar alimentos; hoy se mantienen como mascotas y se consideran miembros de la familia.

Fotografía de Vidhyaa Chandramohan

Revelar el papel de las mujeres

Chandramohan empezó a buscar mujeres cetreras para documentar su papel en la tradición. Buscó fotos e historias en las redes sociales. Cuando dio con Ayesha al Mansouri, supo que había encontrado un tesoro.

Al Mansouri posee siete halcones y pasa con ellos la mayor parte del día. En casa, construyó un espacio ventilado con arenas del desierto y acceso al agua.

Fotografía de Vidhyaa Chandramohan

La raza saluki es esencial para la cetrería. El perro rastrea y recupera las presas abatidas por los halcones. Al Mansouri aparece aquí con el perro de su amiga.

Fotografía de Vidhyaa Chandramohan

Durante la temporada de caza y carreras, los cetreros suelen salir dos veces al día, al amanecer y al atardecer, para entrenar a sus aves. Las mujeres se relajan después de una sesión mientras los halcones descansan en las perchas.

Fotografía de Vidhyaa Chandramohan

Al Mansouri empezó a estudiar cetrería con su padre cuando tenía cuatro años. Después de que su hermano fracasara en su intento de ponerle una capucha a un halcón y desistiera, Al Mansouri lo intentó y acabó consiguiéndolo.

"'Acabo de cubrirlo', recuerda que le dijo a su padre. "Se quedó atónito y me lanzó miradas que mostraban que estaba orgulloso e impresionado". El momento marcó su entrada en el mundo de los halcones.

Pero en 2018, cuando Chandramohan se acercó a la treintañera cetrera con la propuesta de documentar su carrera, ella se mostró reticente. Al igual que los cetreros deben ganarse primero la confianza de un ave, Chandramohan se dio cuenta de que ella también necesitaba ganarse pacientemente la confianza de Al Mansouri para poder contar su historia en imágenes.

Al Mansouri se dirige al desierto con su halcón.

Fotografía de Vidhyaa Chandramohan

Al Mansouri durante una sesión de entrenamiento con Osha. La cetrería se transmite tradicionalmente de padres a hijos, pero en Abu Dhabi cada vez son más las mujeres y niñas que se inician en este deporte. "Solía sentarme a menudo con mi padre, que me contaba historias sobre la cetrería", dice Al Mansouri, "especialmente sobre las mujeres que practicaban este deporte antiguamente".

Fotografía de Vidhyaa Chandramohan

Finalmente lo hizo. Y cuando las fotografías de Al Mansouri y su hija Osha, que ahora tiene 8 años y sigue los pasos de su madre, se publicaron en los medios de comunicación y se expusieron en un festival de fotografía, el público tomó nota. Para cambiar la percepción de este deporte se necesitaba un modelo: Mansouri.

Después, "muchas mujeres vinieron a decirme que sus abuelas y tías practicaban la cetrería", dice Chandramohan. "Pero que yo documentara esta práctica captando a mujeres como sujetos era algo nuevo y desconocido para ellas".

Un azulejo representa a un cetrero y un músico de la dinastía Qajar de Irán, hacia 1850.

Fotografía de The British Museum

Las mujeres han practicado la cetrería durante siglos. En este cuadro de hacia 1780, la gobernante y guerrera india Chand Bibi caza con halcones desde su semental.

Fotografía de The British Library (Add.Or.2894)

Un cuadro de estilo guler de hacia 1750 de una dama con un halcón, procedente de la región india del Punjab, forma parte de la colección del Victoria and Albert Museum.

Fotografía de HIP, Art Resource

Al Mansouri también dice que no fue la primera mujer de su familia en introducirse en el mundo de la cetrería. "Mi prima, de unos sesenta años, es experta en cetrería, y aprendió sus métodos y secretos de dos tíos", dice (uno era el padre de Al Mansouri). "A menudo me llevaba con ella de cacería".    

(Relacionado: Siete maravillas naturales de Oriente Medio)

Una mujer con una misión

Pero no bastaba con ser visible. Al Mansouri quería hacer más. Su misión se convirtió en enseñar cetrería a niñas, algo que empezó en 2016 en el Clubb de Cetreros de Abu Dabi. Cuando comenzó a ofrecer clases, 50 mujeres se apuntaron enseguida. Hasta ahora, ha formado a casi 150 mujeres y 70 niñas.

Ahora "todo el mundo quiere educar a sus hijas incluso antes que a sus hijos en la cetrería", dice, "y la sociedad ha aceptado mejor la participación de las mujeres en este antiguo deporte."  

Hoy las mujeres participan en competiciones y festivales, incluido el Festival Internacional de Cetrería, que se inició en 1976.

Su Alteza Sheikha Mozah bint Marwan bin Mohammed bin Hasher Al Maktoum y su primo Sheikh Ahmed Saeed Mohammed Hasher Al Maktoum, también experto cetrero, entrenan a un halcón para que persiga una presa atada al avión.

Fotografía de Vidhyaa Chandramohan

El legado que Al Mansouri desea preservar va más allá de garantizar que las mujeres tengan un lugar en este deporte. La conservación es parte integrante de su trabajo y del de otros halconeros igualmente comprometidos.

Los EAU han logrado avances en un momento en que varias especies de halcones están amenazadas por la pérdida de hábitat y el comercio ilegal de especies silvestres (más información sobre la conservación de los halcones en los EAU).

Conservando un legado

En la actualidad, los halconeros de los EAU sólo vuelan aves criadas en cautividad para carreras y demostraciones de caza, y la caza de presas vivas con halcones está prohibida salvo con permiso especial en determinadas zonas.

En 2002, para desalentar aún más el tráfico de aves capturadas ilegalmente, los EAU empezaron a expedir "pasaportes" de halcón en los que se detallaba su procedencia. Varios países, entre ellos Arabia Saudí, siguieron su ejemplo.

Osha muestra el pasaporte de su halcón. Los Emiratos Árabes Unidos crearon el sistema de pasaportes con la esperanza de disminuir el tráfico ilegal de halcones y regular este deporte.

Fotografía de Vidhyaa Chandramohan

Sheikha Mozah bint Marwan bin Mohammed bin Hasher Al Maktoum coloca un transmisor GPS en las plumas de la cola de su halcón antes de soltarlo para entrenarlo. Una etiqueta GPS ayuda a localizar un ave si se pierde.

Fotografía de Vidhyaa Chandramohan

Los EAU reforzaron su papel fundamental con la apertura en 1999 del mayor hospital de halcones del mundo, cuyos programas de formación atraen a estudiantes de más de 42 países. "Los EAU son un modelo mundial para la cetrería, no sólo en cuanto a medicina veterinaria relacionada con el cuidado de las aves, sino también en cuanto a conservación y mantenimiento de la población mediante la cría", afirma Margit Muller, directora ejecutiva del Hospital de Halcones de Abu Dhabi.

Al ofrecer visitas guiadas a las escuelas locales, "nuestro objetivo es que los jóvenes aprendan primero y amen este deporte, para que transmitan sus conocimientos", afirma Muller, que lleva en la ciudad desde 2001.  

La antigua tradición se ha convertido en un motor rentable sostenido por competiciones y festivales anuales, como la President's Cup Falcon Competitions en Abu Dhabi y el Fazza Championship for Falconry en Dubai.  

(Relacionado: Kuwait: una tierra de clima extremo y riqueza)

"Tu halcón es tu hermano"

Por muy dedicada que esté Al Mansouri a su misión, nunca olvida una lección que aprendió al lado de su padre. "Tu halcón es tu hermano", recuerda. "Es algo más que un ave de caza; es un ser al que hay que apreciar".

Un halcón anestesiado es examinado por Margit Muller, médico y directora ejecutiva del Hospital de Halcones de Abu Dhabi, centro puntero en medicina de aves rapaces.

Fotografía de Vidhyaa Chandramohan

Un veterinario lima y da forma a las garras de un halcón en un intento de proteger al propietario del ave de graves arañazos.

Fotografía de Vidhyaa Chandramohan

Rawan Hareb al Hammadi ofrece té caliente a sus amigos tras una sesión de entrenamiento.

Fotografía de Vidhyaa Chandramohan

En el crepúsculo del desierto, Al Mansouri enciende una hoguera y pronto el rico aroma del café árabe llena el aire. Termina su taza, se acerca a su halcón y le quita la capucha. Levanta la mano para que el ave se suba a su brazo, y en un momento el halcón levanta el vuelo.  

La cetrera mueve un señuelo en un amplio arco a su alrededor: una cuerda con un ala de avutarda atada al extremo. El halcón apunta y se lanza en picado. En el último segundo, Al Mansouri aparta el señuelo. Tras un par de intentos más, deja que el halcón capture el señuelo y lo sustituye rápidamente por carne, normalmente codorniz o pechuga de paloma.  

Los penetrantes ojos de Osha observan todo lo que hace su madre (tanto sus movimientos como su quietud) mientras maneja a su obediente halcón. No necesitan palabras para enseñar y aprender los fundamentos de su antiguo oficio.

Vidhyaa Chandramohan es fotoperiodista y reside en Abu Dhabi. Su trabajo documental se centra en las mujeres y en cuestiones sociales y medioambientales. Síguela en Instagram @vidhyaac.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved