El cultivo de café depara un futuro mejor a los agricultores de Zimbabue

Con el apoyo de Nespresso, los minifundistas zimbabuenses recuperan su próspera industria del café y cosechan recompensas abundantes.

jueves, 7 de mayo de 2020,
Por Karen Carmichael
El cultivo de café depara un futuro mejor a los agricultores de Zimbabue
El cultivo de café depara un futuro mejor a los agricultores de Zimbabue

Antes, Zimbabue era el granero de África por sus campos y valles fértiles donde se cultivaban trigo, tabaco y maíz para su exportación por todo el continente y más allá. El café era un cultivo fundamental y los expertos tomaban tazas de las suaves y afrutadas mezclas de Zimbabue en las cafeterías de moda de Londres, Tokio y Johannesburgo. En los últimos veinte años, la industria ha sufrido reveses devastadores, pero ahora el café zimbabuense está resurgiendo y cambiando las vidas de los decididos agricultores minifundistas.

La marca de café suiza Nespresso y la organización internacional sin ánimo de lucro TechnoServe han colaborado para revitalizar los sectores del café en África Oriental desde 2015. Al comprarles a los caficultores locales, Nespresso ayuda a estabilizar el mercado, al tiempo que financia al personal de TechnoServe que trabaja sobre el terreno con las comunidades, formando a los agricultores y aportando conocimientos técnicos sobre las prácticas recomendadas. Cada vez más agricultores de Zimbabue empiezan a cultivar café al ver que puede mejorar su nivel de vida.

Zachariah Mukwinya, un caficultor del pueblo de Chavhanga, en el distrito de Mutasa, ha visto un gran cambio en el conocimiento de las prácticas agrónomas por parte de los caficultores desde que Nespresso lanzó el programa Reviving Origins. Ahora, son más conscientes de cómo espaciar y plantar los árboles, podar el exceso de ramas, identificar y clasificar las cerezas maduras, y remojar los granos en agua (eliminando los no aptos), antes de molerlos. El resultado ha sido una notable mejora en la calidad.

Fotografía de Rena Effendi

«Los agricultores están abandonando otras cosechas y regresando al café», afirma Midway Bhunu, que dirige el Programa AAA Sustainable Quality™ de Nespresso y coordina la implementación en la región del valle del Honde, en Zimbabue. También participó en la elaboración del plan de estudios de la Academia AAA, que ofrece clases sobre gestión de cultivos a los agricultores locales. Esta academia también contribuye a la capacitación de las mujeres, animándolas a formarse con la intención de incluir tantas mujeres como hombres, y que así puedan aprender las mismas habilidades. La participación femenina en los programas AAA de Nespresso en Zimbabue es del 47%. 

Una de estas caficultoras es Jesca Kangai, una productora del pueblo de Pangeti, en el distrito Mutasa de las Tierras Altas Orientales de Zimbabue. Desde que llegó el Programa AAA, Jesca ha observado cómo aumentaba la calidad de su café. «Nespresso nos está enseñando buenos métodos para cultivar el café», dice, «desde podar los arbustos y cortarlos para que crezcan, hasta seleccionar las semillas, limpiar, clasificar o moler para obtener el café de la mejor calidad». Más de 2.000 caficultores están trabajando con el Programa AAA de Nespresso, y la producción de café ha aumentado un 7%, al tiempo que la producción de calidad se ha incrementado un 51%.

Jesca Kangai, de 35 años, vive en la aldea de Pangeti en el distrito de Mutasa de las Tierras Altas Orientales de Zimbabue. Lleva casi 20 años cultivando café y ahora produce unos granos galardonados con premios. El programa Reviving Origins de Nespresso ha supuesto un gran respaldo para ella. La formación que le ha ofrecido el Programa AAA Sustainable Quality™ le ha enseñado a gestionar los árboles de la forma correcta y ha visto una clara mejora en la calidad de su café.

Fotografía de Rena Effendi

Para la familia de Jesca, el café ha demostrado ser una empresa próspera que les ha cambiado la vida. También les ha permitido construir su casa, comprar ganado e incluso enviar a su hijo a la mejor escuela de la comunidad. Al contar con este tipo de ayuda, el sector cafetero de Zimbabue empieza a recuperar su lugar como industria próspera, permitiendo a cientos de minifundistas tener una vida mejor. 

MÁS INFORMACIÓN

Seguir leyendo