La COP27 se enfrenta a un año de cuentas pendientes e injusticia climática

La justicia climática está por fin sobre la mesa de asuntos a tratar en la conferencia anual de la ONU sobre el clima. Nuevos y potentes datos científicos ayudarán a impulsarla.

Por Alejandra Borunda
fotografías de ABDUL MAJEED
Publicado 4 nov 2022, 15:34 CET
Las intensas lluvias monzónicas, agravadas por el cambio climático, provocaron grandes inundaciones en todo Pakistán en ...

Las intensas lluvias monzónicas, agravadas por el cambio climático, provocaron grandes inundaciones en todo Pakistán en el verano de 2022. Meses después, muchas partes del país siguen inundadas.

Fotografía de Photo by Abdul Majeed, AFP, Getty Images

Primero llegó una ola de calor récord que asoló Pakistán de marzo a mayo. Pocas semanas después, llegaron meses de lluvias aplastantes que inundaron un tercio de todo el país. El coste económico de las inundaciones fue asombroso: unos 40 000 millones de euros, más del 10% del PIB anual del país.

Pero no se trata de desastres "naturales". Apenas unas semanas después de que comenzaran las catástrofes en 2022, los científicos mostraron un claro culpable: el cambio climático provocado por el ser humano, que intensificó las lluvias hasta en un 75% e hizo que la ola de calor fuera 30 veces más probable.

Para los dirigentes pakistaníes, estos resultados ponen de manifiesto una frustración que viene de lejos. "Somos responsables de menos del uno por ciento de las emisiones que provocan el cambio climático", dijo M. Tariq Irfan, ministro de Medio Ambiente de Pakistán, a National Geographic, "y sin embargo estamos sufriendo multitud de desastres debido a ello".

(Relacionado: El peligro de inundaciones podría aumentar un 25% en España en 50 años)

Es la injusticia climática, dicen, la idea de que los menos responsables del cambio climático están soportando las peores cargas. Y están hartos.

En la conferencia de la ONU sobre el clima que se celebra este año en Egipto, la COP27, Pakistán y un grupo de otros países en desarrollo frustrados están presionando para que se cree un fondo de dinero para "pérdidas y daños". Se trataría de un fondo, financiado por las naciones desarrolladas más responsables de causar el cambio climático, que pagaría las pérdidas inducidas por el clima en países que han hecho poco para crear el problema. Sólo Estados Unidos es responsable de más del 20% de todas las emisiones mundiales históricas de gases que causan el cambio climático, como el dióxido de carbono y el metano.

Sus argumentos se ven reforzados por el aumento de la poderosa ciencia de la "atribución", un nuevo tipo de análisis que utiliza sobre todo modelos informáticos para señalar exactamente cómo el cambio climático empeora desastres como las olas de calor, las tormentas de lluvia superpotentes y el aumento del nivel del mar. Esa fuerza adicional es a menudo la que causa los daños extremos a las personas y los ecosistemas, dice Saleemel Huq, director del Centro Internacional para el Cambio Climático y el Desarrollo de Dhaka (Bangladesh) y negociador del clima del país desde hace mucho tiempo.

(Relacionado: La COP26 llega a su fin con nuevos acuerdos, pero idéntica frustración)

"Son impactos que están ocurriendo más allá de nuestra capacidad de adaptación. Hemos entrado en la era de las pérdidas y los daños", afirma.

Para él y para muchos otros de países en desarrollo que han visto cómo se ignoraban sus peticiones de justicia climática durante décadas, la atribución pone un punto más fino en el desequilibrio moral fundamental de causa y efecto. "Ya no se puede negar", afirma.

En el último año, Escocia, Dinamarca y una provincia de Bélgica han aportado algunos millones a un fondo en nombre de la justicia climática. Y después de años de estancamiento, Estados Unidos y otros países desarrollados están empezando a discutir tímidamente las pérdidas y los daños. Estados Unidos está "comprometido a participar de forma constructiva", dice un representante del Departamento de Estado.

Pero si no hay un debate más explícito sobre la justicia climática en la COP27 de este año, añade Huq, "consideraremos la reunión un fracaso desde el principio".

La justicia climática se retrasa

A principios de la década de 1990, un grupo de países insulares de baja altura, entre los que se encontraban Vanuatu y Barbados, se unieron antes de una de las primeras reuniones internacionales sobre el clima. Sus pequeños países, decían, corrían el riesgo de ahogarse bajo la subida del mar, aunque como grupo eran responsables de menos del 1% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero causantes del cambio climático.

(Relacionado: ¿Qué es la COP y por qué es tan importante?)

En la reunión de la COP26 del año pasado, el Primer Ministro de Bahamas, Philip Edward Davis, pidió justicia climática a las naciones desarrolladas.

Fotografía de Daniel Leal, AFP, Getty Images

Para compensar ese desequilibrio, propusieron un fondo internacional de seguros financiado por los países desarrollados, dividido en función de su contribución relativa al problema climático. Cuanto más se emitiera en el pasado y en el presente, más se pagaría.

Esta propuesta fue rechazada rotundamente por los países más ricos, que estaban dispuestos a hablar de cómo recortar las emisiones, o incluso de cómo financiar los esfuerzos de adaptación al cambio climático, pero no a aceptar la responsabilidad financiera por acciones pasadas y su vinculación con la compensación a los perjudicados por los impactos del cambio climático.

(Relacionado: 10 fenómenos climáticos que están cambiando el mundo y que ya se ven en España)

"Los países desarrollados reconocen su responsabilidad", afirma Doreen Stabinsky, experta en política medioambiental del College of the Atlantic de Maine (Estados Unidos). "Y en realidad no quieren reconocer su responsabilidad con respecto al dinero".

Pero el grupo de naciones insulares no se rindió. Reunieron a más aliados que estaban lidiando con sus propios riesgos fruto del cambio climático, desde el aumento del nivel del mar hasta el clima extremo, y poco a poco impulsaron su problemática. Aun así, hubo que esperar hasta 2013, más de 20 años después, para que el concepto se incluyera oficialmente en los tratados internacionales sobre el clima. En la COP19 de Polonia, el concepto se denominó "pérdidas y daños", y se refería a los costes, tanto económicos como sociales, de los problemas provocados por el clima más allá del ámbito de la adaptación.

Tras unos años más de duras negociaciones, las pérdidas y los daños obtuvieron un párrafo en el histórico Acuerdo de París de 2015, pero sólo una promesa de debatir el tema. Luego, en la reunión de 2021 en Escocia, los negociadores pidieron explícitamente la creación de un fondo para pérdidas y daños. Una vez más, la reunión terminó sólo con la promesa de hablar más.

(Relacionado: La mayoría de los países no alcanzan los objetivos climáticos del Acuerdo de París)

"Durante mucho tiempo, los países en desarrollo han acudido a las reuniones sobre el clima y han sido ignorados", afirma Adelle Thomas, experta en política climática de la Universidad de las Bahamas.

"Se les decía que esto no estaba ocurriendo realmente, o que no se podía demostrar que se debía al cambio climático, etc. Pero ahora las pruebas son abrumadoras", afirma. "Se ha vuelto irrefutable que las pérdidas y los daños están ocurriendo".

Claros argumentos morales y científicos

Después de que una ola de calor en 2003 en el Reino Unido matara a más de 2000 personas, un grupo de investigadores británicos se preguntó: ¿podemos saber si el cambio climático provocado por el hombre influyó en la catástrofe? Y en caso afirmativo, ¿podría la gente demandar a los emisores por los daños causados? Tras un cuidadoso análisis, descubrieron que la respuesta a la primera pregunta, al menos, era afirmativa; por primera vez, podían atribuir la influencia humana a un fenómeno meteorológico.

Durante décadas, los científicos habían sabido que el cambio climático probablemente estaba afectando a la meteorología, pero no podían afirmar que ningún incidente concreto hubiera empeorado por ello: los modelos informáticos que simulaban el clima global aún no eran lo suficientemente precisos como para imitar los fenómenos meteorológicos individuales. Pero desde la investigación británica de 2003, eso ha cambiado, gracias a modelos climáticos más potentes y a los avances científicos que vinculan los patrones climáticos globales con el tiempo local.

(Relacionado: Cómo la precisión de los modelos climáticos les ha valido un Premio Nobel)

Muchos fenómenos meteorológicos extremos pueden ahora relacionarse directamente con el cambio climático; los científicos pueden demostrar que son más probables o intensos. Para algunas de las víctimas, esto implicaría que los responsables del cambio climático deberían ayudarles a hacer frente a las "pérdidas y daños" que conllevan las catástrofes.

Fotografía de RIJASOLO, AFP, Getty Images

Dicho de forma sencilla, la atribución compara la probabilidad o la intensidad de un acontecimiento (una tormenta, una ola de calor, una inundación causada por el deshielo de los glaciares) en un mundo teórico no afectado por el cambio climático con el real. La diferencia entre ambos es el impacto "atribuible" del cambio climático. Estas técnicas de modelización son tan sofisticadas que pueden incluso analizar los impactos de fenómenos de evolución más lenta, como la subida del nivel del mar o las pérdidas agrícolas inducidas por el calor.

"La claridad con la que podemos explicar cómo afecta el cambio climático ha mejorado enormemente", afirma Rupert Stuart-Smith, experto en clima y derecho de la Universidad de Oxford. Por ejemplo, los científicos pueden decir que los días más calurosos durante la ola de calor del noroeste del Pacífico en 2021 fueron casi 2 grados más calientes, o que el huracán Harvey arrojó un 15% más de lluvia en Houston, que si el cambio climático no hubiera estado presente.

Sin embargo, el poder de la atribución tiene sus límites, y a menudo esos límites siguen los contornos de las injusticias históricas. La técnica requiere buenos modelos del clima y el tiempo regionales, que a su vez requieren datos históricos sólidos, como las observaciones meteorológicas diarias. Debido a que gran parte de los conocimientos científicos se han centrado en el Norte Global, a veces es más difícil hacerlo en lugares sin registros meteorológicos fiables, dice Mariam Zachariah, una científica del clima del programa de Atribución del Tiempo Mundial que trabajó en los análisis de Pakistán de este año.

Sin embargo, "la ciencia realmente inicia la conversación" sobre las injusticias, dice: basta con mirar a Pakistán. Tras las inundaciones, el Secretario General de la ONU pidió "una ayuda financiera masiva para superar esta crisis". No es "una cuestión de generosidad, es una cuestión de justicia", dijo.

(Relacionado: ¿Están relacionadas las tormentas y las inundaciones extremas con el cambio climático?)

La atribución en acción

Aunque la atribución ha dado enormes saltos técnicos, la forma de utilizar la ciencia sigue siendo objeto de acalorados debates.

De la forma más sencilla, algunos sugieren que si un estudio de atribución muestra que las precipitaciones en Pakistán superaron en un 75% las que deberían haber sido, los daños de ese exceso de agua (una vez contabilizados) deberían repartirse entre los responsables, por ejemplo, los países desarrollados. Un país como Estados Unidos, que ha aportado alrededor del 25% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el hombre desde el inicio de la revolución industrial en la década de 1850, podría ser responsable del 25% de los costes. Las empresas estadounidenses productoras de petróleo, como Chevron y Exxon, son responsables de más del 3% de todas las emisiones desde entonces.

(Relacionado: Las emisiones de carbono descontroladas podrían provocar una crisis alimentaria mundial)

Pero en la práctica, asignar un reparto es extraordinariamente complicado. Muchos grandes emisores, ya sean países o empresas, afirman que su contribución al cambio climático no es necesariamente la misma que su responsabilidad para solucionarlo. Y las investigaciones en ciencias sociales han demostrado que se resisten a la idea de la culpa asociada a la atribución, lo que les hace menos proclives a hablar de cómo solucionar el problema, afirma Rachel James, experta en clima de la Universidad de Bristol (Reino Unido).

Muchos de los grandes emisores también han argumentado que es imposible vincular directamente sus emisiones específicas con un resultado o acontecimiento concreto, ya que gases como el dióxido de carbono se propagan rápidamente por la atmósfera y, por tanto, no se puede rastrear el origen de una molécula determinada.

Los análisis recientes están desmontando ese argumento. En agosto, un equipo de Dartmouth demostró que podía relacionar las emisiones históricas de cualquier país con los daños económicos causados en otros lugares. Las emisiones de Estados Unidos a partir de 1990 (dos años después de que el científico del clima James Hansen declarara ante el Congreso que el cambio climático provocado por el hombre estaba claramente ocurriendo) costaron al resto del mundo 1,8 billones de dólares en daños, según descubrieron. Y probablemente sea una subestimación.

"Los emisores ya no pueden esconderse detrás de un velo de negación plausible", dice Callahan, investigador del clima en Dartmouth y autor principal del estudio. "Los emisores individuales pueden ser responsabilizados cuantitativamente de los daños causados".

"Hace décadas que tenemos la ciencia... tenemos las pruebas más sólidas posibles de que esto se debe a la actividad humana", y los principales culpables son bien conocidos, dice Thomas, de la Universidad de las Bahamas. Ahora, es un debate ético, social y político.

"La pregunta ahora es: ¿cómo vamos a abordar esto?".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
Una ley revolucionaria para reducir las emisiones de metano y ayudar al cambio climático
Medio Ambiente
El cambio climático es peor de lo previsto, según un nuevo informe de la ONU
Medio Ambiente
Diego Ferraz: «España ha tenido un papel muy flojo y muy poco valiente en la COP26»
Medio Ambiente
Para los jóvenes activistas del clima, la pandemia es el momento decisivo para actuar
Medio Ambiente
Greta Thunberg reflexiona sobre vivir múltiples crisis en una «sociedad de posverdad»

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved