Paz medioambiental: además de crearlos, el cambio climático puede ayudar a solucionar conflictos

Cada vez más, la cooperación medioambiental está resolviendo conflictos locales en todo el mundo, causados en parte por el calentamiento global.

Por Peter Schwartzstein
Publicado 11 nov 2022, 14:28 CET
Durante más de 40 años, este remoto bosque de Colombia se mantuvo inaccesible al mundo exterior ...

Durante más de 40 años, este remoto bosque de Colombia se mantuvo inaccesible al mundo exterior por un pequeño grupo de guerrilleros armados. En 2017, el bosque fue reabierto tras la firma de un acuerdo de paz.

Fotografía de Federico Rios, National Geographic

Durante años, los pastores del norte de Senegal se han enfrentado entre sí. Se peleaban por los pastos de primera calidad para su ganado, sobre todo cuando las lluvias fallaban repetidamente y la vegetación del desierto se marchitaba. Competían por el espacio y el tiempo en los abrevaderos. En 2017, tras el asesinato de un pastor y la proliferación de matanzas de animales, AVSF, una ONG agrícola con presencia local, decidió que ya era suficiente.

Reclutó a un representante de cada pueblo de la zona y creó una "unidad pastoral", que ahora es una de las 25 existentes en todo Senegal. Y a través de ese foro los líderes locales pudieron acordar el número máximo de rebaños, su ubicación y la compensación para los agricultores en caso de que se produzcan daños en sus campos.

Se trata de una variante de la llamada construcción de la paz medioambiental (EP, en su siglas en inglés) en acción, y en todo el mundo un número cada vez mayor de ONG, Gobiernos y grupos de resolución de conflictos la utilizan para hacer frente a la espiral de problemas medioambientales y a la inestabilidad, especialmente en los casos en que se combinan ambos.

Desde hace varios años, y a pesar del empeoramiento de las perturbaciones climáticas, los pastores de los alrededores de Younouféré afirman que ahora hay menos disputas y menos sobrepastoreo sistemático que hace años. "La vida sigue siendo dura, pero hemos descubierto que podemos mantener a la mayoría de la gente y proteger la tierra con una mejor coordinación", dice Demboi Sow, un anciano del pueblo de Younouféré; "creo que nos habríamos masacrado unos a otros sin esta mediación".

(Relacionado: Las mujeres del Congo han tenido suficiente guerra)

¿Qué es la paz medioambiental?

En medio de la creciente concienciación sobre el clima y la capacidad del medio ambiente para alimentar la violencia y sufrirla, los defensores de la PE insisten en que el mundo natural puede ayudar a unir a la gente tanto como la separa: se trata de la otra cara optimista de la violencia climática.

En términos técnicos, la consolidación de la paz medioambiental describe todo el espectro de formas en que los problemas medioambientales pueden aprovecharse para prevenir, reducir, resolver y recuperarse de los conflictos. Esto puede significar cualquier cosa, desde asegurar el acceso a las tierras de cultivo para antiguos combatientes que, de otro modo, podrían volver a la violencia, hasta reconstruir el estado de derecho después de un conflicto formando a los jueces para que decidan mejor los casos medioambientales.

Sin embargo, la PE se basa en la noción de que si las partes en conflicto comparten sus preocupaciones sobre el medio ambiente y los recursos, esto puede ayudar a ser una forma de crear confianza, impulsando una mayor cooperación en el futuro.

(Relacionado: El cambio climático complica las perspectivas futuras de paz en Afganistán)

En las afueras del pueblo de Madina Torobe (Senegal), los pastores llevan su ganado a pozos de agua improvisados, excavados en el lecho de un río reseco. Algunos pastores caminan durante horas para llegar al punto de agua para animales más cercano. El acceso al agua potable en las zonas del noroeste de Senegal es un problema constante que puede desencadenar disputas.

Fotografía de John Wessels, AFP, Getty Images

El atractivo, dicen los constructores de la paz, es evidente. "Cuando las comunidades están enfadadas entre sí, no hablan. En esas circunstancias, la cooperación es difícil", explica Samba Samba Dia, representante de la comunidad de AVSF; "pero cuando el trabajo de la gente depende de la buena salud del medio ambiente, entonces pueden encontrar la manera de trabajar en beneficio de todos".

Algunas partes de este concepto no son totalmente nuevas, y otras han sido probadas al más alto nivel. Incluso en el punto álgido de la Guerra Fría, los funcionarios comprendieron que podrían comprometerse con las potencias hostiles en materia de medio ambiente (que se percibía como un tema exclusivamente "blando") cuando no cooperarían en casi nada más. A partir de finales de la década de 1990, los conservacionistas del sur de África y Sudamérica crearon una docena de "parques de la paz" transfronterizos, que ayudaron a transformar en reservas naturales zonas que antes eran objeto de violentas disputas.

Estados Unidos lleva décadas practicando la diplomacia científica con sus adversarios, especialmente con Irán, con quien se produjeron importantes intercambios sobre el agua y las energías renovables en el período previo al acuerdo nuclear de 2015. Los implicados atribuyen a estas interacciones el haber sentado algunas de las bases para debates más amplios.

"Eso es lo que lleva a los avances", dice Alex Dehgan, director general de Conservation X Labs, una startup centrada en la conservación, y antiguo científico jefe de USAID.

Señales de crecimiento

Pero lo que ha surgido en los últimos años es muy diferente: un campo mucho más amplio, ambicioso y con más poder que en el pasado.

El nuevo interés en torno a la PE dentro de los ejércitos, que ha crecido a medida que se intensifican los riesgos para la seguridad climática, ha reducido el anterior abismo entre las comunidades de la "paz" y la defensa y ha llevado a la inclusión de más cuestiones medioambientales en las operaciones posteriores a los conflictos. El interés en el mundo académico ha proporcionado un mejor marco teórico; en 2021 hubo tres veces más artículos revisados por pares sobre el PE que en 2016, según Tobias Ide, profesor titular de política y legislación de la Universidad Murdoch de Australia.

Tanto los donantes como muchas de las organizaciones mejor situadas para poner en práctica la PE sobre el terreno se están aficionando al tema. Por ejemplo, el Fondo para la Consolidación de la Paz de las Naciones Unidas ha dedicado al menos 60 millones de euros a la PE en los últimos años, mientras que otras agencias de la ONU han empezado a desplegar expertos en seguridad climática en zonas de conflicto ambientalmente vulnerables, como Somalia. Aunque no es habitual en este tipo de programas, tanto los ejecutores como los receptores de la ayuda parecen realmente entusiasmados con el potencial.

"Es muy emocionante. Empezamos con esta idea y hemos ganado mucho impulso", dice Carl Bruch, presidente de la Asociación de Construcción de la Paz Medioambiental, la principal red del PE, que tiene miembros en más de 70 países. "Pero no son sólo las ideas, sino el mayor conocimiento de lo que funciona y lo que no, el número de universidades que enseñan a construir la paz en el medio ambiente. Estamos construyendo un cuerpo de personas para trabajar en esto".

Recopilación de pruebas de que funciona

Sin embargo, aunque ha ganado adeptos (y admiradores de alto nivel), la consolidación de la paz medioambiental ha tenido dificultades para responder a una gran pregunta candente. ¿Funciona realmente? O, para ser más exactos, ¿funciona lo suficiente como para justificar el bombo y platillo que se le da? Porque a pesar de todo el entusiasmo, las pruebas pueden parecer decepcionantes.

(Relacionado: ¿Está el mundo volviéndose más violento?)

“Cuando el trabajo de las personas depende de la buena salud del medio ambiente, entonces se puede encontrar la manera de trabajar en beneficio de todos. ”

por REPRESENTANTE DE LA COMUNIDAD SAMBA SAMBA DIAAVSF

Por cada éxito claro como el de Senegal o el del oeste de Nepal, donde el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y sus socios locales han ayudado a calmar las tensiones intercomunitarias por los recursos naturales, hay una serie de resultados menos inequívocos. Y por cada logro duradero, ha habido frustrantes éxitos a medias. Por ejemplo, en Liberia, los pacificadores ayudaron a renovar el sector forestal con la esperanza de preservar los bosques, pacificar las disputas por la tierra, a veces violentas, y evitar que la tala alimentara nuevos conflictos. Pero luego un nuevo Gobierno revirtió algunos de esos avances. "Funcionó hasta que dejó de funcionar", dice Carl Bruch.

(Relacionado: Cómo los agricultores del país más pobre de la Tierra han hecho crecer 200 millones de árboles)

Pero hay algunos triunfos definitivos. En los últimos 30 años, EcoPeace Middle East, un grupo medioambiental israelí-palestino-jordano, ha encabezado una cooperación medioambiental significativamente mejorada entre los tres países, con un enfoque particular en la recuperación de su río compartido en peligro.

"Somos una parte tan pequeña del mundo, en la que casi todos nuestros recursos son transfronterizos, y hay un entendimiento de que la única manera de proteger estos recursos es trabajar juntos", dice Gidon Bromberg, uno de los codirectores de la organización. El trabajo de EcoPeace culminó recientemente con un intercambio de agua y energía renovable (el "Green Blue Deal") entre Israel y Jordania. "Descubrimos que podíamos crear confianza a través de eso, y que la confianza no tenía que limitarse al medio ambiente".

Los profesionales dicen que son muy conscientes de la falta de pruebas y que intentan subsanarla. Pero no es una tarea fácil.

(Relacionado: ¿Qué es el calentamiento global?)

Al igual que con la acción climática, la construcción de la paz medioambiental puede ser simplemente la ausencia de daños adicionales, por lo que el éxito a veces no es muy visible. Después de todo, ¿cómo se puede demostrar que los enfrentamientos entre agricultores y pastores, como los que se han producido en amplias zonas del Sahel, podrían haber sido aún peores sin los esfuerzos del PE por sofocarlos? Los profesionales creen que han conseguido mucho más de lo que se entiende, pero a falta de pruebas se quedan con una cartera limitada de estudios de casos llamativos.

La PE puede tardar décadas en demostrar su valía, al igual que otras formas de construcción de la paz. Pero eso puede ser difícil de conciliar con los donantes y las grandes organizaciones de desarrollo, que a menudo quieren resultados bien definidos en plazos imposiblemente cortos. Además, ya están sobrecargados de trabajo, y a menudo son cautelosos a la hora de dar luz verde a programas en zonas de conflicto por miedo a ver cómo se desbaratan poco después.

"Los verdaderos proyectos de mediación pueden durar muchos, muchos años, y el hecho de que hayamos visto algunos éxitos [con el PE] después de algunos años es, según nuestra medida, bastante notable", dice Sebastian Kratzer, del Centro para el Diálogo Humanitario, una organización sin ánimo de lucro para la resolución y prevención de conflictos con sede en Ginebra (Suiza); "pero sigue habiendo una diferencia entre el interés mostrado y el dinero que recibimos".

Y lo que es más importante, la construcción de la paz medioambiental puede ser excepcionalmente difícil, o incluso peligrosa, cuando se aplica sin la participación de las mujeres, los grupos indígenas y otras comunidades marginadas. Aunque los profesionales discuten sobre lo que constituye la construcción de la paz ambiental, algunas intervenciones anteriores relacionadas con el medio ambiente parecen haber resuelto viejos problemas sólo para desencadenar otros nuevos. Por ejemplo, algunos de los parques de la paz han sido acusados de dar prioridad a la conservación sobre el bienestar de los habitantes originales.

A pesar de la buena reputación de la PE, sólo puede ofrecer mejores resultados medioambientales y de paz si se tienen en cuenta los matices locales, dice Silja Halle, Directora del Programa de Asociación UE-PNUMA sobre Cambio Climático y Seguridad. "Las pruebas de la consolidación de la paz a nivel local son convincentes", explica; "el reto para nosotros es ampliarlo sin perder esa comprensión matizada. Un enfoque de tipo modular igual para todos los conflictos sencillamente no funcionará".

No obstante, la mayoría de los defensores de la paz medioambiental parecen optimistas sobre las perspectivas de su concepto en los próximos años. Incluso un mundo que empieza a tomarse en serio el cambio climático podría necesitar sus esfuerzos.

"Ahora empezamos a escuchar preguntas como: "¿Qué pasa si somos capaces de hacer la transición a una economía neutra en carbono?", dice Carl Bruch. "¿Podría eso generar conflictos? ¿Qué pasa con el corte de los flujos de caja de los productores de petróleo? Están pasando muchas cosas".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
Así sobrevive esta guindilla picante a la ola de calor extremo de Italia
Medio Ambiente
La extrema sequía amenaza los cultivos de arroz de Italia y su querido risotto
Medio Ambiente
"Ahora o nunca": las 4 conclusiones urgentes del informe de la ONU sobre el clima
Medio Ambiente
La invasión de Ucrania podría sumir al mundo en la escasez de alimentos
Medio Ambiente
¿Pueden los robles ayudar a frenar los incendios forestales en el Himalaya?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved