La crisis del agua en Europa es mucho peor de lo que pensábamos

La histórica sequía de este año es sólo una parte de la historia: nuevos hallazgos revelan una alarmante disminución del agua dulce en los acuíferos del continente.

Por Cynthia Barnett
Publicado 7 dic 2022, 11:15 CET
Embalses europeos durante la sequía de 2022

Este embalse, como muchos otros en toda Europa, estaba muy por debajo de su capacidad en julio de 2022, en medio de una elevada demanda de agua potable, temperaturas récord y escasas precipitaciones.

Fotografía de Photograoh by Christopher Furlong, Getty Images

Este año, cuando la sequía secó ríos y embalses de toda Europa, surgieron de las profundidades sombrías advertencias del pasado. Wenn du mich siehst, dann weine, rezaba la inscripción de una "Piedra del Hambre" expuesta en una orilla del río Elba, en la República Checa: "Si me ves, entonces llora".

Sin embargo, por muy mala que pareciera la sequía en la superficie, un nuevo análisis por satélite que calcula la disponibilidad de agua dulce en Europa muestra que "lo que es aún peor es la historia de las aguas subterráneas que la gente no puede ver", afirma el hidrólogo Jay Famiglietti, director del Instituto Global para la Seguridad del Agua de la Universidad canadiense de Saskatchewan.

Famiglietti y sus colaboradores analizaron dos décadas de datos de las misiones por satélite de EE.UU. y Alemania conocidas como GRACE para averiguar el ritmo de cambio del agua dulce almacenada en el continente europeo. Los satélites gemelos de GRACE rastrean los cambios en la gravedad para medir las grandes reservas de agua, como las que se almacenan bajo tierra en acuíferos, las que fluyen en lagos y ríos y las que se congelan en capas de hielo y glaciares. Cuanto mayor es la masa de agua, mayor es la atracción gravitatoria.

(Relacionado: Los ríos y los lagos son los ecosistemas más degradados del mundo. ¿Podemos salvarlos?)

Los resultados sugieren un agotamiento constante del agua de los acuíferos (las capas porosas de roca y suelo que almacenan la mayor parte del agua dulce no congelada del planeta) entre 2002 y 2022. Con algunas excepciones, como Escandinavia, la mayor parte del continente pierde cada año mucha más agua subterránea de la que se repone con las lluvias y otras recargas, afirma Famiglietti.

La prolongada sequía bajó tanto el nivel del río Elba en el verano de 2022 que apareció en Decin (República Checa) la llamada Piedra del Hambre, uno de los monumentos hidrológicos más antiguos de Europa Central. Anunciaba los años de hambruna: cosechas reducidas a causa de la sequía. La piedra tiene grabados los años (el más antiguo es de 1616) e inscripciones. La más distintiva está escrita en alemán antiguo: "Wenn du mich siehst, dann weine" ("Si me ves, llora").

Fotografía de Vit Cerny, Anadolu Agency, Getty Images

Los investigadores calculan que la pérdida media de agua en Europa ha sido de 84 gigatoneladas al año desde principios del siglo XXI. Según Famiglietti, se trata de una cifra alarmante, aproximadamente igual a toda el agua del lago Ontario o cinco veces el caudal medio anual del río Colorado a través del Gran Cañón. La escala (un gigatón representa mil millones de toneladas de agua) es casi imposible de asimilar. Pero esa es la escala a la que se está produciendo el cambio climático.

La causa subyacente está clara, afirma. Demasiada poca agua en algunos lugares y demasiada en otros, "el agua es el mensajero que transmite las malas noticias del cambio climático" a la población de todo el mundo. Pero la extracción excesiva de agua subterránea desempeña un papel importante en las pérdidas.

El cambio climático y el bombeo excesivo de los acuíferos están unidos por un nudo muy duro. A medida que las sequías severas se hacen más frecuentes, los usuarios agrícolas, industriales y urbanos bombean más agua de mayores profundidades para compensar la falta de lluvia y el calor récord. Los acuíferos no pueden recuperarse como cuando volvieron las lluvias tras sequías históricas como las marcadas en las Piedras del Hambre de la antigua Bohemia.

GRACE y otros modelos forman parte de la creciente y urgente necesidad de comprender y gestionar mejor los acuíferos, afirma la hidrogeóloga Alice Aureli, que trabaja en París (Francia), jefa de sostenibilidad de las aguas subterráneas y cooperación en materia de agua de la UNESCO. La sequía de este año ha sido la peor de los últimos 500 años, según los científicos de la Comisión Europea. El espectro de la escasez "ha atemorizado incluso a los países con abundancia de agua", afirma Aureli. "Por desgracia, la gente sólo actúa cuando tiene miedo".

(Relacionado: El cambio climático en España: impacto y consecuencias)

Las misiones GRACE

El Experimento de Recuperación de la Gravedad y el Clima, una misión de la NASA y el Centro Aeroespacial Alemán, puso en órbita por primera vez su par de satélites en 2002. Los dos funcionan como una balanza, siguiendo los cambios a lo largo del tiempo mediante la medición de la atracción gravitatoria del agua. La cantidad de agua en la Tierra permanece constante, y el agua dulce que necesitamos para la vida es sólo una pequeña parte del total. Pero el cambio climático y otras alteraciones humanas (desecar humedales, represar ríos o bombear acuíferos) pueden desplazar esa agua dulce de forma significativa y peligrosa, secando un lago o desencadenando una inundación.

La misión GRACE original, que finalizó en 2017, "nos mostró cosas fundamentales, como nuestro mapa mundial del agotamiento de las aguas subterráneas, y que la huella humana en el paisaje de agua dulce es el actor dominante", afirma Famiglietti. También demostró que las latitudes medias del mundo, incluido el suroeste de EE. UU. y gran parte de Europa, se están secando, tal y como predijo el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). Pero la desecación no se produce en un futuro lejano, sino ahora, más rápido de lo previsto por el IPCC.

En 2018, Estados Unidos y Alemania lanzaron GRACE Follow-On, apodado GRACE-FO, una copia al carbón de la misión original. GRACE-FO ha revelado lo poco que se ha avanzado en la protección del agua dulce del mundo, dice Famiglietti. "Simplemente seguimos por el mismo camino descendente y, en algunos lugares, peor", incluso en Europa.

(Relacionado: La amenaza de los humedales de España es más grave de lo que crees)

Según Marc Bierkens, catedrático de hidrología de la Universidad de Utrecht (Países Bajos), los nuevos datos de GRACE "confirman" lo que otros modelos informáticos revelan sobre el agotamiento de los acuíferos. Bierkens y otros expertos llevan tiempo alertando de la aceleración de la pérdida de aguas subterráneas a medida que el bombeo para el riego, la industria y el abastecimiento público supera el ritmo de recarga natural.

En colaboración con investigadores del Centro Internacional de Evaluación de los Recursos de Aguas Subterráneas y Deltares, el equipo de Bierkens también ha demostrado cómo el agotamiento de los acuíferos contribuye a la subida global del nivel del mar. La mayor parte del agua subterránea bombeada de los pozos no vuelve a su acuífero, sino que acaba evaporándose y convirtiéndose en lluvia. Esa lluvia cae directamente en el océano o en la tierra, que luego drena a arroyos y ríos y, en última instancia, a los mares. Bierkens estima que la contribución de las aguas subterráneas a la subida del nivel del mar oscila entre el 10% y el 15%, "lo suficientemente grande como para tenerla en cuenta a la hora de comprender de dónde procede la subida actual del nivel del mar".

Aunque GRACE y otros modelos por satélite son buenos "captando grandes patrones", dice Bierkens, la escala continental es también su desventaja. Las comunidades y las naciones no pueden gestionar las aguas subterráneas de forma sostenible sin una visión más clara de sus caprichos naturales y humanos: cómo se recarga el agua, cómo circula por los acuíferos locales y cómo sale de ellos. Qué cultivos específicos, industrias y demandas urbanas están explotando el agua subterránea. Tipos y profundidad del suelo. La vegetación y los árboles. Los obstáculos que impiden que el agua vuelva al subsuelo.

(Relacionado: Los ríos europeos están llenos de barreras artificiales, pero cada vez hay más partidarios de retirarlas)

Bierkens dirige una iniciativa para incorporar miles de variables de este tipo a un modelo de aguas subterráneas basado en cuadrículas que cubre la superficie terrestre en más de 100 millones de celdas de un kilómetro cuadrado. Cada una de ellas tiene una ventana a los acuíferos que se encuentran debajo. Combinado con datos meteorológicos, de uso del suelo y de otro tipo, el modelo puede ayudar a determinar en qué medida las pérdidas de agua se deben al bombeo, al cambio climático y a otras variables, así como las posibles soluciones: efectos previstos, por ejemplo, de la restauración de humedales, la reducción del bombeo o los proyectos de recarga.

La localidad riojana de Mansilla de la Sierra emerge a causa de la sequía

Ojos que no ven, corazón que no siente

Ya sea desde el espacio o desde una cuadrícula de kilómetros cuadrados, ayudar a la gente a ver el destino de las aguas subterráneas es fundamental para salvarlas, afirma Aureli, de la UNESCO. A diferencia de los ríos, donde lo que ocurre aguas arriba es evidente para los que viven aguas abajo, el flujo de las aguas subterráneas puede alterarse y cambiar de forma sutil y sorprendente. También existe un sentimiento de protección, "de que ésta es mi agua, nadie puede ver lo que tengo, así que ¿por qué debería decírselo?". dice Aureli. "Esta puede ser mi reserva".

Ese misterio y esa invisibilidad hicieron que la fuente de agua dulce disponible más importante del mundo estuviera fuera de la vista y de la mente durante demasiado tiempo, afirma Aureli. Pero la emergencia de la sequía de este año puso de manifiesto la urgencia de salvaguardar mejor el agua ante una escasez que puede desecar las cosechas de cereales en Italia, cerrar reactores nucleares en Francia y clausurar importantes arterias de navegación en Alemania.

(Relacionado: 10 fenómenos climáticos que están cambiando el mundo y que ya se ven en España)

Los Gobiernos miembros de la ONU se reúnen periódicamente en torno a grandes crisis como el cambio climático, recientemente en la COP27 de Egipto, y la pérdida de biodiversidad, tema central de la COP15 que se celebra este mes en Montreal (Canadá). Pero los Estados miembros de la ONU no han sido capaces de ponerse de acuerdo para reunirse a negociar sobre el agua en casi medio siglo. Aureli asistió a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Agua celebrada en Mar del Plata (Argentina) en 1977 como estudiante universitaria de 18 años acompañada de su padre, que también era hidrogeólogo. Casi nadie hablaba entonces de aguas subterráneas.

La historia será diferente en la primavera de 2023, cuando la ONU convoque su segunda gran conferencia intergubernamental sobre el agua en Nueva York (Estados Unidos). Este miércoles y jueves se celebra en la sede de la UNESCO en París una cumbre especial sobre las aguas subterráneas, que servirá de preparación para esa reunión y que se centrará, en parte, en cómo los países pueden compartir mejor los acuíferos que trascienden las fronteras políticas. Familglietti presentará algunos de los resultados de los nuevos satélites de su equipo (que su colega Hrishikesh Chandanpurkar y otros están preparando para su publicación esta primavera) y defenderá la importancia del agua en la COP y otras negociaciones sobre el clima.  

A diferencia de los días en que las aguas subterráneas estaban rodeadas de misterio, "ahora tenemos los datos en la mano", afirma Aureli.

Las naciones ricas también tienen soluciones a mano, afirma la hidrogeóloga danesa Karen Villholth, directora de Water Cycle Innovation, con sede en Sudáfrica. Entre ellas están la restauración ecológica, la recarga de acuíferos y la gestión de la demanda. Dinamarca, por ejemplo, ha reducido a la mitad el consumo de agua per cápita, de casi 200 litros al día en los años 80 a casi 100 litros en la actualidad. El aumento del coste del agua y la apuesta por la reutilización y otras medidas de eficiencia han contribuido a marcar la diferencia.

Las aguas subterráneas también podrían cambiar las reglas del juego de la justicia climática, afirma Villholth, dado que están sobreexplotadas en los países de renta alta y subdesarrolladas en los de renta baja.  A medida que los países ricos superan el despilfarro de agua, pueden ayudar a los de renta baja a desarrollar acuíferos para el abastecimiento básico de agua y las pequeñas empresas. "¿Por qué la mayoría de los países pobres, como en África, no reciben ayuda para desarrollar sus recursos de aguas subterráneas?", se pregunta, "cuando no han inducido un clima más cálido y hostil".

(Relacionado: Presas sí, o presas no: esa es la cuestión)

Aun así, al igual que la negación del clima, el mito de la abundancia de agua dulce sigue arraigado a pesar de las crecientes pruebas de lo contrario. Ningún conflicto hídrico europeo reciente lo revela mejor que la primera planta de fabricación de Tesla en el continente. Al sureste de Berlín (Alemania), Gigafactory Berlin-Brandenburg se está construyendo en una zona acosada por el descenso del nivel de las aguas subterráneas. Cuando una reportera pregunto el otoño pasado al CEO Elon Musk sobre las preocupaciones locales de que la planta usurpará el agua de la comunidad y los ecosistemas, él se rió en voz alta y dijo que estaba "completamente equivocada".

"Aquí hay agua por todas partes", dijo Musk. "¿Esto le parece un desierto? Es ridículo. Llueve muchísimo".

La ampliación prevista de la planta se ha retrasado debido a la gravedad de la sequía de este año.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
La escasez de agua obliga a estas niñas indias a descender a un pozo de 12 metros
Medio Ambiente
La extrema sequía amenaza los cultivos de arroz de Italia y su querido risotto
Medio Ambiente
La crisis hídrica de la India podría aliviarse con mejor infraestructura y planificación
Medio Ambiente
El Salvador, antaño exuberante, se seca a un ritmo alarmante
Medio Ambiente
La falta de lluvias provoca un despertar prematuro de la primavera en el hemisferio norte

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved