La propagación del coronavirus a nivel mundial está afectando a los viajes. Mantente al corriente de lo que científicamente se conoce de este brote>>

¿Puede la energía solar salvar la emblemática capital de las casas flotantes de la India?

El lago Vembanad de Kerala está repleto de aves, pueblos bucólicos y contaminación. Nuevas iniciativas pretenden hacer más sostenible la navegación en el lago.

Por Rachna Sachasinh
fotografías de Sara Hylton
Publicado 18 abr 2022, 12:01 CEST
El lago Vembanad, el mayor de la India, aporta turismo al sur del estado de Kerala.

El lago Vembanad, el mayor de la India, aporta turismo al sur del estado de Kerala. Los cruceros en casas flotantes ayudan a los viajeros a explorar su naturaleza y sus encantos del viejo mundo, pero las embarcaciones consumen mucha energía y causan contaminación. Las nuevas iniciativas ecológicas, como los barcos con energía solar, ofrecen posibles soluciones.

Fotografía de Sara Hylton, National Geographic

La casa flotante de Ripeesh Pillai está equipada con dos nuevos paneles solares que flotan en el techo de la embarcación de dos dormitorios como si fueran platillos espaciales gigantes. Diseñados para contrarrestar el duro sol que hornea Kerala, el estado más al sur de la India, los paneles forman parte de una nueva iniciativa ecológica para rehabilitar el lago Vembanad y sus remansos, que atraen a los turistas con el turismo de casas flotantes. 

El barco de Pillai está amarrado en el lago Vembanad, el más grande de la India, cerca de la ciudad costera de Alleppey. Se trata de un kettuvallam modificado o barco tradicional de vientre gordo con un techo curvo de paja. Estos barcos, que antes transportaban arroz y especias, ahora transportan a los viajeros por los remansos de Kerala, una red de 900 kilómetros de pintorescos canales y lagunas con pueblos singulares, santuarios de aves, palmeras y arrozales. 

Los paneles solares son una de las nuevas iniciativas ecológicas destinadas a resolver los problemas medioambientales que afectan a esta región y a hacer sostenible el turismo de casas flotantes. Ahora que la pandemia está disminuyendo y las casas flotantes vuelven a navegar, muchos se preguntan si se está haciendo lo suficiente para recuperar la salud del lago y sus remansos.

(Relacionado: Nueva Delhi: ¿cómo se vive en una de las ciudades más contaminadas del mundo?)

Izquierda: Arriba:

En el lago Vembanad de Kerala operan varios transbordadores, entre ellos este que funciona con energía solar y que se introdujo en 2017. Hay planes para añadir paneles solares a todos los transbordadores del lago.

Derecha: Abajo:

Los visitantes contemplan el lago Vembanad desde la ciudad de Alleppey, en el estado indio de Kerala. El lago es un lugar de vacaciones muy popular entre los indios y los visitantes de otros países.

Tanto los pescadores recreativos como los profesionales lanzan sedales y redes en el lago Vembanad. En los últimos años, la población de peces del lago ha disminuido en un 40% debido a la contaminación y al cambio climático.

Un paraíso acuático en el "país de Dios"

Kerala es uno de los principales destinos turísticos de la India, anclado en las cerca de 1000 casas flotantes del lago Vembanad. Capitaneados por barqueros locales, los kettuvallams se mueven a ritmos agrícolas del viejo mundo. Los viajeros duermen y cenan a bordo, y se detienen en las aldeas para comer curry de pescado o aprender a tejer la pulpa de coco con cuerdas.

El lago Vembanad, sitio Ramsar de la UNESCO (que designa los humedales de importancia internacional), es un punto caliente de biodiversidad repleto de peces y aves. La cuenca también mantiene a unos 1,6 millones de personas, muchas de las cuales trabajan en la pesca, la agricultura y el turismo. 

Pero la contaminación, las prácticas pesqueras poco éticas y las emisiones de las idílicas casas flotantes amenazan toda la región. En la última década, el lago ha sufrido un descenso del 40% en su población de peces, incluidas las almejas negras autóctonas, los langostinos de agua dulce y el karimeen (pez mancha perlada).

Kerala se autodenomina "el país de Dios". Es un estado estrecho, de unos 580 kilómetros de largo y sólo 120 kilómetros en su punto más ancho, que está encajado entre el Mar Arábigo y los Ghats Occidentales, montañas siempre verdes salpicadas de granjas de especias y caucho en la Costa Malabar de la India.

Todos los veranos, los monzones llegan desde el océano Índico y se estrellan contra los Ghats, enviando chorros de agua a gran velocidad por las laderas y hacia los cinco lagos y 44 ríos de Kerala. De estos ríos y sus afluentes, 34 desembocan directamente en el lago Vembanad, creando un ecosistema de humedales con más de 90 especies de aves residentes, 50 migratorias y al menos 150 especies de peces. 

Con el paso del tiempo, las lluvias monzónicas y el incesante golpeteo de las mareas han esculpido canales y aliviaderos en este paisaje anegado, creando un entramado de canales o remansos.

Estos remansos entran y salen del lago Vembanad, que se extiende desde Alleppey hasta la ciudad de Kochi antes de desembocar en el mar Laccadive. Kochi, una pequeña aldea de pescadores transformada en el epicentro del comercio marítimo de especias por los mercaderes portugueses del siglo XVI, está dividida por islotes y vías fluviales, y está repleta de reliquias arquitectónicas de sus gobernantes autóctonos malayos y coloniales portugueses, holandeses y británicos. 

(Relacionado: Las prohibiciones de plástico de extienden en la India, con ganadores y perdedores inesperados)

Una casa flotante atraviesa las aguas llenas de plantas del lago Vembanad.

En Alleppey y el distrito adyacente de Kuttanad (el "tazón de arroz" de Kerala) los canales de aguas estancadas serpentean a través de una fértil campiña rodeada de arrozales y pólderes (campos aluviales que se encuentran por debajo del nivel del mar).

Desde al menos el año 3000 a.C., los kettuvallams han surcado estas aguas, transportando arroz, cocos y especias a la costa. Las embarcaciones tienen unos 30 metros de largo y 4 de ancho, con cascos fabricados sin clavos.

En Beypore, un pueblo costero a 150 kilómetros al norte de Kochi, todavía se puede ver a los constructores de barcos tradicionales trabajando. Los tablones de teca y anjali (madera de jackwood silvestre) se sujetan con cuerda de coco y se recubren con una resina negra hecha de cáscaras de anacardo hervidas. Un techo abovedado de bambú y cáscaras de coco da sombra a la carga y a la tripulación, que solía empujar las embarcaciones con largas varas de bambú.

El modo de vida ribereño de Kerala se mantuvo más o menos intacto hasta el siglo XX, cuando chocó con el crecimiento demográfico y la crisis alimentaria de la India posterior a la independencia. Hasta principios del siglo XX, los agricultores de los alrededores del lago Vembanad sólo producían una cosecha de arroz al año. Para añadir otra cosecha era necesario tener acceso a la irrigación de agua dulce.

Unos niños se reúnen alrededor de su casa en Alleppey, en Kerala (India). Su familia perdió su anterior casa en una de las frecuentes inundaciones de la región.

Un barco de pesca comercial llega al puerto de Alleppey. Los pescadores venden sus capturas (probablemente gambas, sardinas o caballas) nada más bajar del barco.

El sol sale sobre el lago Vembanad, en Kerala. Aunque la región es conocida por sus temperaturas abrasadoras, los cielos nublados durante los monzones hacen que la energía solar no sea siempre fiable.

Esto llevó a la construcción de la presa de Thanneermukkom, un muro de hormigón que impide que el agua salada entre en las secciones inferiores del lago. Terminada en 1975, la presa duplicó la cosecha de arroz, pero interrumpió el sistema de filtración natural del lago y las rutas migratorias de aves y peces.

Al mismo tiempo, las carreteras sustituyeron al transporte por agua, reduciendo el viaje desde los remansos a Kochi de varios días a dos o tres horas. La mayoría de los kettuvallams dejaron de ser demandados y quedaron en dique seco hasta que, a principios de los años 90, un ingeniero desempleado llamado Babu Varghese reacondicionó uno de ellos con dormitorios y un moderno cuarto de baño, lo que puso en marcha el gigantesco turismo de casas flotantes de Kerala.

Las casas flotantes empiezan a acaparar energía

Las casas flotantes pueden tener un camarote o varios y van de lo más básico a lo más lujoso. Los huéspedes las alquilan por unas horas o una semana; el trato suele incluir un capitán barquero local y un camarero que cocina y guía. La mayoría parten de Alleppey y flotan por el campo.

"Al principio, las casas flotantes no estaban reguladas. Generaban ingresos, así que el gobierno las fomentó", dice Gopinath Parayil, fundador de la empresa de turismo sostenible The Blue Yonder. Aunque Parayil sigue ofreciendo alquileres de casas flotantes, ahora dirige a los clientes hacia rutas de remanso menos conocidas y se centra en experiencias culturales de inmersión que apoyan a las comunidades locales y protegen el medio ambiente.

Cuando el aire acondicionado, las televisiones y los barcos de cuatro y cinco habitaciones se convirtieron en algo habitual, "la arquitectura de los barcos empezó a cambiar", dice Parayil. La madera contrachapada sustituyó al bambú en el interior del barco, y los emblemáticos techos de paja (que crean una ventilación natural) pasaron a ser meramente decorativos.

Una casa flotante en Kerala emite gases de escape de diésel, responsables de parte de la contaminación del lago Vembanad.

Pronto, los motores diésel sustituyeron a las barcas de caña. Las instalaciones de tratamiento séptico inadecuadas hicieron que los plásticos y los residuos biológicos de las embarcaciones acabaran en el lago. Los pescadores locales vieron disminuir sus capturas. 

En 2018, una trágica inundación desplazó a las comunidades y dañó las casas flotantes, incluida la de Pillai. Para cuando el campo se secó y Pillai completó sus reparaciones, el COVID-19 había dejado varado el turismo de casas flotantes. El ecosistema empezaba a resentirse y "por fin se reconoció que había que hacer algo", dice Parayil.

(Relacionado: La crisis hídrica en la India podría solucionarse con mejor infraestructura y planificación)

Cómo podrían ayudar los barcos con energía solar

El lago Vembanad y sus remansos, ricos en pueblos pintorescos y cantos de pájaros, pueden parecer inmaculados. Las palmeras ondulantes y los manglares de juncos dan sombra a hileras de encantadores bungalows históricos convertidos en hoteles y centros de bienestar ayurvédicos. En la orilla oriental de Vembanad, justo debajo de la presa de Thanneermukkom, el santuario de aves de Kumarakom atrae a las especies migratorias.

A pesar de su aspecto, "el ecosistema es frágil", dice Jojo Devassy, coordinador de proyectos del Ashoka Trust for Research in Ecology and Environment (ATREE). "Si una cosa falla, todo se desmorona".

Las casas flotantes son pesadas y requieren mucha energía para moverse. Para que los paneles solares impulsen un kettuvallam, tendrían que ser grandes y contar con convertidores y baterías eficientes. Además, esos paneles requieren una exposición al sol sin obstáculos, idealmente desde el sur.

Izquierda: Arriba:

Subhash Raghavan, propietario y operador de una casa flotante, posa con su kettuvallam en Alleppey.

Derecha: Abajo:

Vineeth Joseph instaló paneles solares en su casa flotante de Kerala hace cuatro años. Pagó 850 euros y ha recuperado los costes en dos años. Sin embargo, la instalación completa de energía solar supondría una inversión mucho mayor que no puede permitirse.

Los trabajadores examinan un panel solar en Navalt, una empresa de Kochi que fabrica barcos que funcionan con energía solar. Entre ellos se encuentra un transbordador de pasajeros solar que ahora navega por el lago Vembanad.

Los ardientes rayos de Kerala no brillan constantemente. "Los monzones de verano e invierno nos quitan al menos 100 días de luz solar al año. Los barcos están en constante movimiento y no siempre están orientados al sur. No están conectados a la red, así que tienen que producir y almacenar toda la energía que necesitan", explica Devassy. "A la mayoría de los propietarios de barcos les resulta más fácil comprar electricidad en una casa de pueblo cuando atracan para pasar la noche".

Los kits solares básicos cuestan a partir de unos 970 euros y sólo producen energía suficiente para hacer funcionar ventiladores y luces durante el día. Comprar electricidad para una noche cuesta aproximadamente seis euros por habitación.

Los paneles solares han tenido una acogida tibia entre los propietarios de casas flotantes de Kerala. Algunos no pueden permitirse los elevados costes de instalación; otros no quieren estropear la estética tradicional de su kettuvallam.

Los programas gubernamentales siguen promoviendo las iniciativas. El nuevo kit de conversión solar de Pillai, apenas más potente que el original, ha sido subvencionado por el Ministerio de Energía de la India. Otro organismo regulador, la Junta Estatal de Transporte Acuático, introdujo en 2017 un transbordador público de cercanías que funciona con energía solar en el lago Vembanad y actualmente está reequipando toda su flota de transbordadores. El organismo también está construyendo una casa flotante de fibra de vidrio que supuestamente funciona totalmente con energía solar; con el tiempo espera comercializarla entre los propietarios de casas flotantes tradicionales.

No son sólo las casas flotantes

Según Devassy, los reguladores tienden a culpar a los motores diésel de las casas flotantes de la contaminación del lago Vembanad. En realidad, "la contaminación por diésel sólo representa entre el 10% y el 15% del problema", afirma. "La acumulación de microorganismos y la falta de instalaciones de tratamiento séptico son problemas mayores. El embalse es otro. Además, todo el cieno que baja de los Ghats hace que el nivel del lago descienda".

No obstante, se están produciendo cambios positivos. La Autoridad Portuaria, que autoriza a los operadores de casas flotantes, está añadiendo más instalaciones de tratamiento séptico en el lago. ATREE colabora con el gobierno de Kerala para rehabilitar las poblaciones de langostinos negros y karimeen, y para identificar más lugares para santuarios de aves.

Izquierda: Arriba:

Empleados de Tharayil Power, una empresa de energía solar, instalan paneles solares en el tejado de una casa en Kerala.

Derecha: Abajo:

Tharayil Power está fabricando un carro de verduras que funciona con energía solar y que está diseñado para refrigerar tanto los productos como a las personas que lo manejan.

Mientras tanto, empresas de viajes sostenibles como Spice Coast Cruises operan casas flotantes ecológicas con eficientes sistemas de tratamiento de residuos biológicos a bordo y construyen sus propias instalaciones de tratamiento séptico en tierra.

Para Parayil, ayudar al lago Vembanad significa darle un respiro. "Animamos a los viajeros a conocer remansos menos conocidos, como el distrito de Emakulam, al norte de Kochi. Repartir las cifras a otros destinos reduce el tráfico".

Parayil también está presionando a los responsables políticos y a las comunidades para que se tomen en serio el cambio climático. Las temperaturas más altas del océano crean monzones más vigorosos, dice, y "esto es exactamente lo que ocurrió con las inundaciones de 2018." En los remansos, donde los canales atraviesan los arrozales por debajo del nivel del mar, incluso un ligero aumento de las precipitaciones puede provocar una catástrofe. 

Michael Dominic, director general de CGH Earth Enterprises, una empresa de hoteles y casas flotantes sostenibles, cree que los barcos con energía solar podrían formar parte de ese futuro más ecológico. "Pero aún no hemos llegado a ese punto", afirma. "Con el diésel, necesitamos muchos paneles y mucho espacio".

Una casa flotante tradicional o kettulvallam atracada en el lago Vembanad de Kerala.

Rachna Sachasinh escribe sobre viajes y cultura. Vive en Tailandia. Síguela en Instagram.

Sara Hylton es una fotógrafa canadiense. Ha fotografiado este reportaje con el apoyo de la Red de Periodismo de la Tierra de Internews. Síguela en Instagram.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
La ciudad india que está recuperando del mar su playa
Viaje y Aventuras
El río griego hacia el "inframundo" que es un sueño para los turistas en busca de aventuras
Viaje y Aventuras
Este río canadiense es ahora legalmente una persona (y no es el único)
Viaje y Aventuras
¿Podrán los secretos de la isla de Kárpatos atraer al turismo sostenible?
Viaje y Aventuras
¿Serán las nanoburbujas de las trajineras capaces de salvar este humedal mexicano en peligro?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved