10 destinos de verano en los que dejar el coche aparcado

De Pontevedra a Australia, te proponemos 10 lugares en los que puedes ir a pie, a pie y en bicicleta, pero no en coche, ya que estos destinos que prohíben los automóviles.

Por Robin Catalano
Publicado 19 may 2022, 11:58 CEST
Los peatones pasean por el casco antiguo de Hội An, Vietnam.

Los peatones pasean por el casco antiguo de Hội An, Vietnam. Puerto comercial fluvial desde el siglo XV hasta el XIX, es uno de los muchos destinos del mundo que prohíben o limitan severamente los coches.

Fotografía de Matthew Micah Wright, Getty Images

Se calcula que, sólo en Estados Unidos, unos 100 millones de personas salieron de vacaciones por carretera en 2021. Aunque el 77% de los estadounidenses afirma sentirse preparado para viajar este año, el 60% de ellos afirma que el aumento de los precios de la gasolina y de los coches de alquiler afectará a sus planes.

En España, el panorama es similar. La fotografía de 2021 fue parecida, con casi 60 millones de desplazamientos en vehículo propio según el Instituto Nacional de Estadística (INE) que supusieron casi el 80% de los desplazamientos vacacionales, mientras que en 2022 la problemática en torno a la subida del diésel y de la gasolina es idéntica está en la mente de muchos.

Elegir un destino sin coche es una forma de ahorrar en la gasolina y de ayudar a salvar el planeta. Los lugares que te recomendamos que prohíben, o al menos restringen en gran medida, los vehículos motorizados van desde los más conocidos (la ciudad italiana de Venecia  es la mayor zona peatonal del mundo), hasta los menos frecuentados Geithoorn, en los Países Bajos, la isla de Holbox, en México o incluso el hermoso casco antiguo de Pontevedra.

(Relacionado: Dormir bajo las estrellas: ¿se puede disfrutar de la acampada libre en España?)

Unas vacaciones sin cláxones y con menos prisas pueden ser más relajantes. "Viajar sin vehículo alivia el estrés de la búsqueda de rutas bajo presión, el dolor de cabeza y el gasto de encontrar plazas de aparcamiento en los centros de las ciudades más concurridas, y permite a la gente ir más despacio y empaparse de un destino a velocidad de paseo", dice Paul Melhus, director general y cofundador de Tours By Locals, que dirige viajes a zonas sin coches, como Dubrovnik en Croacia, Governor's Island en Nueva York y la isla de Hydra en Grecia. 

Estos son 10 lugares en los que puedes dejar las ruedas y empezar a desconectar inmediatamente.

(Relacionado: Visita esta preciosa isla mexicana sin coches)

Pontevedra, España

A menos de una hora en coche hacia el suroeste de Santiago de Compostela, Pontevedra (capital de la provincia gallega homónima) se convirtió en una ciudad sin coches en 1999, gracias a un programa gubernamental que creó 1600 plazas de aparcamiento gratuitas en su perímetro.

Ahora, los viajeros pueden recorrer el casco antiguo de Pontevedra de punta a punta en un paseo de 25 minutos, contemplando hermosos edificios de piedra, como la Basílica de Santa María, de estilo gótico, y la Iglesia de la Virgen Peregrina, con forma de barril, de la que se dice que guía a los viajeros por la ruta portuguesa del Camino de Santiago.

(Relacionado: Aprende por qué la pandemia impulsó un boom de viajes de peregrinación)

El Museo de Pontevedra exhibe monedas celtas, iconografía religiosa y pinturas contemporáneas. La plaza central de la ciudad, rodeada de árboles, la Plaza de la Herrería, está rodeada de restaurantes y bares, la mayoría de ellos con los frescos vinos blancos de las cercanas Rías Baixas. Después de comer, pasee por el río Lérez a través del puente del Burgo, un paso medieval construido sobre uno romano.

Tunø, Dinamarca

Habitada desde la Edad de Piedra y con sólo 36 kilómetros cuadrados, Tunø, en Dinamarca, es fácil de explorar a pie, en bicicleta, en scooter y en traxas, los taxis tractores de la isla. Los viajeros llegan en un pintoresco transbordador de una hora de duración desde Hou (en la costa de Jutlandia), y cabe la posibilidad de que puedan ver focas y marsopas por el camino.

(Relacionado: En la ciudad de Lego, los niños son los monarcas)

Cubierta de exuberantes colinas verdes que se elevan sobre playas arenosas y pedregosas, la isla atrae a excursionistas y observadores de aves. Las mejores vistas se obtienen en la torre de la iglesia de Tunø, del siglo XIV, una inusual combinación de capilla y faro rodeada de manzanos y arbustos de moras. 

Tunø cuenta con varios restaurantes y una microcervecería, así como con una antigua lechería convertida en una relajante y asequible posada junto al mar.

Isla Mackinac, Michigan

 

La arquitectura victoriana y el ambiente anticuado atraen a los visitantes a la isla Mackinac de Michigan. Los coches están prohibidos, por lo que los turistas se desplazan por la isla a pie, en bicicleta o en carruaje.

Fotografía de Wiltser, Getty Images

Situada en el lago Hurón, entre las penínsulas Superior e Inferior de Michigan, la isla de Mackinac ha sido un popular lugar de vacaciones desde finales del siglo XIX. Más del 80 por ciento de la isla de 48 kilómetros cuadrados cuadrados está cubierto por el Parque Estatal de la Isla Mackinac, con sus senderos naturales y su conservatorio de mariposas.

Los edificios históricos del centro, de postal, albergan boutiques y restaurantes, como la cafetería/escuela de arte Watercolor Café y el Ice House BBQ, con su amplio jardín. Las siete confiterías de la isla producen 4535 kilogramos de dulce de leche al día.

El Grand Hotel, construido en 1887 y que alberga el porche más largo del mundo, acaba de añadir un nuevo carril bici para BMX, un campo de minigolf, pistas de pickleball y un centro de naturaleza en forma de invernadero.

(Relacionado: Paradores: a los hoteles-castillo les sienta bien la pandemia)

Medina de Fez, Marruecos

La medina de Fez, de 2,7 kilómetros cuadrados, es una de las mayores zonas urbanas contiguas sin coches del mundo, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y es la ciudad medieval mejor conservada de Marruecos. Sus 9400 calles estrechas y serpenteantes están abiertas únicamente al tráfico a pie y en burro. Más allá de sus zocos (que venden alimentos, especias, faroles y cuero), la medina alberga palacios, mezquitas, fuentes y escuelas centenarias.

La Bab Boujloud (puerta azul), es la entrada principal al casco antiguo. Dar Batha, un museo palaciego, cuenta con una excelente colección de objetos locales, especialmente textiles y bordados, además de un jardín con un patio de mosaicos y una fuente. 

Puedes alojarte en uno de los numerosos riads de la ciudad, mansiones históricas que se han transformado en hoteles boutique. Aunque los no musulmanes tienen prohibida la entrada a la mayoría de las mezquitas, la biblioteca de la ornamentada mezquita Al Quaraouiyine está abierta al público.

Trogir, Croacia

La Catedral de San Lorenzo, del siglo XIII, se alza sobre el casco antiguo de Trogir (Croacia). La isla es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO por su riqueza en edificios medievales y barrocos.

Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, con raíces helenísticas (323-33 a.C.), este pequeño asentamiento insular en el Adriático presenta una arquitectura que va desde la romana hasta la barroca. Situada a una hora al oeste de Split (se puede llegar en autobús, taxi o taxi acuático), Trogir cuenta con un pintoresco casco antiguo empedrado con edificios medievales perfectamente conservados. El más bello es la Catedral de San Lorenzo, del siglo XIII, con su campanario de 45 metros, tres naves y un portal de piedra con imágenes de Adán y Eva intrincadamente talladas.

Un corto pero deslumbrante paseo marítimo está bordeado de palmeras, restaurantes de marisco y cafés. El guía local Dino Ivančić bromea: "No puedo seguir el ritmo de todos ellos. Son como setas, que salen después de la lluvia". En verano se celebran aquí varios festivales de música.

Para disfrutar de las soleadas playas del Adriático por las que es conocida Croacia, Čiovo está a un rápido paseo por un puente peatonal.

Little Corn Island, Nicaragua

Little Corn Island, un trozo de tierra que en su día frecuentaron los piratas, parece un paraíso tropical perdido. Tal vez sea porque para llegar aquí hay que volar a Great Corn Island, a unos 80 km de la costa de Nicaragua, y luego hacer un viaje de 8 millas en barco por el Caribe.

Aunque el turismo es el mayor negocio de Little Corn, incluso en temporada alta no hay multitudes. Se puede pasear por la isla, de 2,5 kilómetros cuadrados, bajo los mangos, los frutos del árbol del pan y los cocoteros. O sumergirse en una hamaca en las playas con palmeras. Si no te asustan las alturas, sube por la escalera metálica vertical hasta la cima del faro de Little Corn, una torre sin luz con impresionantes vistas de la isla y sus atardeceres de color caramelo.

Las rutas de senderismo y equitación se adentran en la selva y en la costa. Las idílicas aguas que rodean Little Corn pueden explorarse con una tabla de surf de remo, un kayak o un miskito, un tipo de velero primitivo de madera que recibe el nombre del pueblo indígena que lo creó. 

Isla de Porquerolles, Francia

Una lanzadera acuática de 10 minutos desde la Costa Azul lleva a los aficionados a la naturaleza y la historia a Porquerolles, la más visitada de las Islas Doradas de Francia. Sus prístinas extensiones de arena, sus acantilados de piedra caliza y su exuberante vegetación pueden explorarse a través de rutas de senderismo y ciclismo que atraviesan esta isla aparentemente atrapada en el tiempo, cuyo 80% forma el Parque Nacional de Port-Cros. Se puede llegar a las playas, incluida la recóndita Notre Dame, en ferry, a pie o en las numerosas bicicletas eléctricas de alquiler.

Visita los jardines y varias fortalezas históricas, como el fuerte Sainte-Agathe, del siglo XIV. La Villa Carmignac, una granja provenzal convertida en museo, llena casi 2000 metros cuadrados de arte contemporáneo.

El pueblo principal, fundado en el siglo XIX, acoge la mayor parte de los 22 restaurantes y varias tiendas de la isla. También hay docenas de opciones de alojamiento, desde hoteles boutique y villas hasta casas flotantes. El dichoso entorno atrae a miles de visitantes al día en verano, por lo que la primavera o el principio del otoño son los mejores momentos para venir.

Islas del Canal, California

Los observadores de la fauna, los kayakistas y los excursionistas encuentran una naturaleza sin aglomeraciones ni coches en el Parque Nacional de las Islas del Canal de California, azotado por el viento. Se puede acceder a cinco de estas ocho pequeñas islas situadas frente a la costa de Santa Bárbara en avión o barco privado o a través de los transbordadores que operan varias veces a la semana en temporada. El viaje por el Pacífico dura entre una hora y cuatro horas de ida y vuelta; al llegar necesitarás tu propia agua y una tienda de campaña si quieres quedarse a dormir. 

El aislamiento y la mezcla única de aguas cálidas y frías del océano alimentan la biodiversidad tanto en tierra como en el mar. En las profundidades de las islas de Santa Cruz, Santa Bárbara y Anacapa, los buceadores pueden ver lubinas negras gigantes y morenas de California entre bosques de algas y cuevas marinas. Las rutas de senderismo que merecen la pena incluyen un paseo llano hasta la playa de Water Canyon, en la isla de Santa Rosa, y un agotador recorrido de 25 kilómetros en la isla de San Miguel, con niebla y difícil de alcanzar, que es mejor realizar con un guía.

Los observadores de aves acuden a las islas para ver gaviotas occidentales, cormoranes de Brandt, mérgulos de Scripps y la única población de pelícanos pardos que anida en la costa oeste. 

Hoi An, Vietnam

Chua Cau, conocido comúnmente como el Puente Cubierto Japonés, es una estructura de madera que data del siglo XVI. Se encuentra entre las atracciones históricas del casco antiguo de Hội An, Vietnam.

Fotografía de Peter Forsberg, Alamy Stock Photo

Pintoresca y compacta, Hội An es un antiguo puerto comercial colonial en el río Thu Bồn, en el centro de Vietnam. Su casco antiguo, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, cuenta con 1000 edificios que datan de los siglos XV al XIX, entre los que se encuentran tiendas y pagodas. ¿Su lugar más fotografiado? Un puente japonés de 400 años de antigüedad, construido, según algunos, para evitar que el mítico monstruo japonés Namazu se pasee y provoque terremotos.

Las noches aquí son ambientadas e iluminadas con linternas; los días bullen con cruceros en barcas redondas de cestería vietnamita, clases de cocina o visitas a uno de los legendarios sastres de Hội An, que pueden confeccionar un vestido o traje a medida en 48 horas. 

Repon fuerzas con un dulce café vietnamita o un banh mi; Hội An está considerada la capital del bocadillo. Hay numerosas opciones de alojamiento, como el nuevo Hội An May Village y Hội An Riverland Villa.

El pueblo indígena Whadjuk Noongar habitó la isla hace miles de años. Los lugares de interés relacionados con su cultura figuran en los Tours y Experiencias Aborígenes de GoCultural.

Isla de Rottnest, Australia

El agua y la fauna son los grandes atractivos de la isla de Rottnest ("Rotto" para los lugareños), a un corto trayecto en ferry desde Perth, entre los arrecifes de coral y los naufragios de la costa occidental de Australia. Docenas de playas ofrecen la posibilidad de nadar, bucear, montar en bicicleta de mar y otras diversiones acuáticas. Las excursiones en barco con fondo de cristal permiten observar la vida marina, como los delfines mulares y 400 especies de peces.

Rottnest (de apenas 11 kilómetros por cuatro) es lo suficientemente pequeña como para recorrerla a pie en un día, pero es mejor verla a través de los autobuses que dan la vuelta a la isla, o en una bicicleta eléctrica o un Segway. También puedes explorar calas ocultas y humedales ricos en aves costeras en el Wadjemup Bidi, una red de senderos de 43 kilómetros. No pierdas de vista a los quokkas, walabíes autóctonos con los labios hacia arriba que, según algunos, son el animal más feliz del mundo. 

Robin Catalano es una escritora de viajes afincada en Hudson Valley. Síguela en Twitter e Instagram.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
Un tentador viaje al corazón de Sicilia
Viaje y Aventuras
Elige tu próximo destino del 2020 inspirándote en estas fotografías
Viaje y Aventuras
La contaminación amenaza algunas de las tallas rupestres más antiguas del mundo
Viaje y Aventuras
¿Es la ciudad de sultanes de Granada la maravilla más desconocida del siglo XXI?
Viaje y Aventuras
Las peregrinaciones podrían ser la próxima tendencia de viaje pos-COVID

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved