Disfrutando de la escurridiza fauna de Malasia a vista de pájaro desde los árboles

Estructuras de acero y puentes giratorios construidos a gran altura sobre el suelo de la selva tropical ofrecen a los turistas una forma no intrusiva de avistar tapires, tigres y primates notoriamente tímidos.

Por Charukesi Ramadurai
Publicado 22 dic 2022, 12:44 CET
Valle del Danum, en Sabah, Borneo

Malasia está considerado un país con una gran biodiversidad, pero la vida salvaje puede ser difícil de ver desde el suelo del bosque. Las pasarelas, como la que se ve aquí en el valle del Danum, en Sabah, Borneo, son una forma no intrusiva de acercarse a la acción.

Fotografía de Khaichuin Sim, Getty Images

"El verde es un punto ciego para la mayoría de los malayos", afirma el fotógrafo de fauna salvaje y conservacionista Peter Ong. Lo que quiere decir es que la población local tiende a dar por sentados sus bosques y parques, sin preocuparse ni darse cuenta de que esta cubierta verde disminuye constantemente.

Pero Ong se da cuenta. Pasa días enteros en estos bosques, fotografiando primates y aves endémicas para su Proyecto Monyet y para Eko-Eko, un movimiento que muestra la biodiversidad de Malasia, inspirado en el programa Roots and Shoots de Jane Goodall.

(Relacionado: Jane Goodall: cómo una mujer redefinió la humanidad)

El mirador de 360 grados de Habitat Penang Hill ofrece a los visitantes una vista sin obstáculos de la selva tropical de la isla malaya.

Fotografía de Hazize San, Alamy Stock Photo

Sin embargo, a pesar de la pérdida del 28% de la cubierta arbórea en las dos últimas décadas, con magníficas selvas tropicales primarias que han dado paso a plantaciones comerciales de aceite de palma, el 54% de la superficie terrestre de Malasia sigue cubierta de bosques. Además, es uno de los países más biodiversos del mundo, con una asombrosa variedad de flora y fauna en sus selvas tropicales.

El reto, como señala Ong, es cómo hacer que los malayos se preocupen por todo esto.

Una de las formas en que Malasia lo intenta es a través de pasarelas que revelan un mundo por encima del suelo de la selva tropical. Adoptan la forma de estructuras de acero independientes o puentes giratorios construidos alrededor de troncos de dipterocarpáceas de madera dura.

Con más de una docena de paseos por las copas de los árboles en el continente y Borneo abiertos a los turistas (el primero se construyó en 1968 con fines de investigación), Malasia es pionera del turismo de copas en Asia. Es uno de los cinco países seleccionados por el programa Global Canopy por su interés en las ciencias de las copas de los árboles, lo que demuestra su valor no sólo para el ecoturismo, sino también para la conservación de las especies y el desarrollo sostenible de las comunidades locales.

Caminar por las copas de los árboles

En Malasia peninsular y en los estados borneanos de Sabah y Sarawak, los paseos por las copas de los árboles atraen a visitantes nacionales y extranjeros a las selvas tropicales. La gente no tiene que alejarse mucho de la ciudad en su busca: Se han creado paseos por las copas de los árboles incluso dentro de la ciudad de Kuala Lumpur, como los del KL Forest Eco Park y el FRIM (Instituto de Investigación Forestal de Malasia).

(Relacionado: Descubren en Malasia el árbol tropical más alto del mundo)

Un viajero explora la selva tropical de Danum Valley desde una pasarela en la copa de los árboles en Sabah, Borneo, Malasia.

Fotografía de Khaichuin Sim, Getty Images

Los expertos dicen que los paseos por las copas de los árboles son populares porque ofrecen una introducción fácil al ecosistema de la selva tropical, sin miedo a las sanguijuelas, los desniveles del terreno, las raíces rezagadas o incluso la insoportable humedad del suelo del bosque. "Ecoturismo light", en palabras de Ong. Y lo que es más importante, estas pasarelas abren a los visitantes un mundo invisible y a menudo silencioso.

(Relacionado: Así es el deslumbrante multiverso de insectos de la cubierta del Amazonas)

Ong habla de cómo los turistas que vienen a estas selvas se quejan de que ni siquiera pueden ver monos, por no hablar de tapires y tigres. "Los animales son tímidos y la selva es densa", explica, "así que caminar por la cubierta es una buena forma de ver fauna, incluso primates notoriamente esquivos como los gibones". Al mismo tiempo, son buenos para la protección de especies porque no son intrusivos, dejan que los animales y las aves se dediquen a lo suyo.

La ruta Langur Way Canopy Walk, de 230 metros de largo, lleva a los visitantes a más de 39 metros de altura sobre el suelo del bosque.

Fotografía de Hazize San, Alamy Stock Photo

La campeona de canopy y exploradora de National Geographic Meg Lowman, que ha ayudado a crear el Langur Way Canopy Walk en Habitat Penang Hill, lo califica de "experiencia que cambia la vida". Explica que el suelo del bosque suele ser un túnel oscuro y poco interesante con pocos animales, mientras que en las copas de los árboles es donde "está toda la acción".

"Ofrece una visión tan única del bosque que de repente te abre los ojos al lugar mágico en el que realmente te encuentras", afirma.

Tesoros ocultos

Los paseos por las copas de los árboles en Malasia también han conseguido revelar aspectos ocultos y hasta ahora desconocidos de destinos populares. Un ejemplo estelar es el Rainforest Discovery Centre (RDC) de Sepilok, en Sabah. Antes, los visitantes solían empezar y terminar su exploración de la Reserva Forestal y Santuario de Orangutanes de Sepilok en el Centro de Rehabilitación de Orang Utan. Pero desde que se avistó por primera vez la endémica Bornean bristlehead en el paseo por la cubierta del bosque, inaugurado en 2010, la zona ha empezado a atraer a observadores de aves de todo el mundo.

El RDC acoge ahora el Festival Anual de las Aves de Borneo, y el paseo por la cubierta ofrece un incentivo para pasar un día (y una noche) más en Sepilok, impulsando así la economía local.

En Malasia peninsular, Habitat puede presumir de haber contribuido a que Penang Hill sea declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Lowman afirma que los turistas locales han acudido en masa al Hábitat por la pasarela, y "están encantados con lo que ahora pueden ver del ecosistema de Penang Hill".

Un grupo de personas camina entre las copas de los árboles del KL Forest Eco Park, situado cerca de la famosa KL Tower en Kuala Lumpur, Malasia.

Fotografía de Sergio Delle Vedove, Alamy Stock Photo

El director gerente del grupo Habitat, Allen Tan, afirma que este puente aéreo ha despertado en los lugareños el deseo de aprender más sobre sus bosques, actuando como una "potente herramienta para inspirar a los visitantes a reexaminar su vínculo con la naturaleza, y lo que ésta les aporta". Añade que, aunque Penang siempre fue conocida por su escena artística y cultural, nunca fue un destino ecoturístico. Eso está empezando a cambiar.

(Relacionado: 10 secretos para identificar árboles)

El principal objetivo de las pasarelas entre copas de los árboles (conseguir que la gente ame sus bosques y se preocupe por ellos lo suficiente como para querer protegerlos) está ganando adeptos poco a poco en Malasia. Lowman se inspira en un ejemplo de la década de 1980 en Queensland (Australia), cuando los partidarios de talar los bosques, que consideraban "lugares oscuros, húmedos y lúgubres", cambiaron de opinión al ver la primera pasarela.

"De repente pudieron ver las guacamayas rojas y las zarigüeyas descaradas. Y dijeron: tenéis que ir a ver lo chulo que es el bosque", recuerda.

Malasia aún no ha llegado a ese punto, pero hay motivos para la esperanza.

Pasarelas entre copas de árboles por el mundo

Malasia: Borneo Rainforest Lodge, Sabah

Mantén los ojos bien abiertos para ver orangutanes y ocho especies de cálaos a lo largo de esta pasarela de 300 metros de largo en el corazón de la selva tropical de Borneo.

Ruanda: Canopy Walkway del Parque Nacional de Nyungwe

En el bosque de Nyungwe se encuentran trece especies de primates, incluidos chimpancés, y un paseo por esta cubierta ofrece una oportunidad deportiva de verlos en libertad.

Australia: Pasarela aérea del Daintree Discovery Centre, Queensland

Esta popular pasarela aérea permite echar un vistazo a la selva tropical más antigua del mundo y avistar especies de fauna poco comunes, como casuarios y canguros arborícolas.

Costa Rica: Monteverde Sky Walk, Monteverde

En este paseo por la cubierta del bosque nuboso, los observadores de aves tienen muchas posibilidades de avistar muchas de las más de 400 especies de aves del país, entre ellas tucanes y trogones.

Estados Unidos: Redwood Canopy Trail, California

Un paseo por esta red de puentes de malla y miradores es una forma estupenda de contemplar de cerca las imponentes secuoyas.

Charukesi Ramadurai es india, vive en Kuala Lumpur e informa tanto desde la India como desde Malasia. Síguela en Instagram.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
Viaje a los escenarios de 'Avatar: El sentido del agua' en la vida real
Viaje y Aventuras
Seis consejos para que tu próximo viaje a la playa sea más sostenible
Viaje y Aventuras
Este río canadiense es ahora legalmente una persona (y no es el único)
Viaje y Aventuras
¿El estatus de Patrimonio de la Humanidad es suficiente para salvar una zona en peligro?
Viaje y Aventuras
La ciudad india que está recuperando del mar su playa

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved