Viaje a los escenarios de 'Avatar: El sentido del agua' en la vida real

Rarotonga, la mayor de las Islas Cook, ofrece una visión cercana de una antigua cultura marinera y, en muchos aspectos, se asemeja al mundo ficticio de la secuela de 'Avatar'.

Por Carrie Miller, Chris Taylor
Publicado 19 dic 2022, 11:46 CET
Rarotonga está bordeada por un arrecife de coral rebosante de vida marina

Rarotonga está bordeada por un arrecife de coral rebosante de vida marina, lo que convierte a la isla polinesia en uno de los mejores lugares del mundo para bucear.

Fotografía de Stas Kulesh, Getty Images

Sumergirse en el océano es como viajar a un nuevo planeta, por lo que no es de extrañar que el cineasta James Cameron, ávido submarinista y Explorador de la National Geographic Society, lo utilizara como telón de fondo para su nueva aventura de ciencia ficción, Avatar: El sentido del Agua.

"Llevo toda la vida enamorado del océano", declaró a National Geographic, y añadió que el escenario de la película es "una celebración de nuestros arrecifes".

Cameron trabajó estrechamente con el departamento artístico de la película, investigando las culturas polinesias como inspiración para el clan marinero que aparece en la película. Un mundo acuático real de la Polinesia en el que los viajeros pueden sumergirse es Rarotonga, la mayor de las 15 islas que componen las Islas Cook, en el Pacífico Sur.

(Relacionado: Los mares de Avatar: James Cameron habla de la ciencia real que hay detrás de su mundo de ficción)

La exploradora de National Geographic y bióloga marina Jessica Cramp bucea en apnea entre peces cabra de aleta amarilla en las lagunas de Rarotonga. La isla es la base de Sharks Pacific, un proyecto de conservación que fundó para proteger a los tiburones y a las personas y lugares de los que dependen.

Fotografía de Andy Mann, Nat Geo Image Collection

Al igual que los personajes de la secuela, los isleños de Cook siempre han sido un pueblo viajero, que emprendía ambiciosos viajes en alta mar siglos antes que otras culturas. "Los vikingos deberían haberse llamado los polinesios del norte; nuestros antepasados eran así de buenos", nos dijo un orgulloso habitante de las Cook.

En el siglo V d.C., los isleños partieron en 20 enormes vaka (canoas de viaje) a través de una brecha en el arrecife que rodea el lado este de Rarotonga en busca de nuevas tierras y nuevos comienzos. Nunca más se supo de 10 embarcaciones. Uno llegó a la Isla de Pascua, otro a las Islas de la Sociedad, uno regresó a casa y siete llegaron a Nueva Zelanda, donde muchos creen que sentaron las bases de la cultura maorí.

(Relacionado: La isla de Pascua: mitos, leyendas y origen de sus famosas cabezas)

En esta foto de 1930, los habitantes de las islas Cook, en plena fiesta, reman en una vaka por las cristalinas aguas de Rarotonga.

Fotografía de Bettmann Archive, Getty Images

En la actualidad, Rarotonga es un oasis verde azulado con algunos de los lugares más transparentes del mundo para bucear. Sin embargo, hay problemas, sobre todo por la posible explotación minera de aguas profundas en el Parque Marino de Marae Moana.

En tierra, los habitantes de las Cook son sencillos. Una carretera de circunvalación de 32 km hace imposible perderse (en las rutas de los autobuses sólo se lee "en el sentido de las agujas del reloj" o "en sentido contrario"). Caminatas estelares y lugares de interés cultural completan las innumerables experiencias de esta isla llena de vida. Esto es lo que hay que saber.

Sumérgete

El buceo en Rarotonga es espectacular, con paisajes submarinos sacados directamente de un cuento de los hermanos Grimm: bosques encantados de gigantescas formaciones de coral duro con forma de seta, inquietantes e hipnotizantes a la vez. La mayoría de las inmersiones se realizan desde barco en el arrecife que bordea la isla.

Nga Tipa es uno de esos bosques de fábula, un laberinto de canales que serpentean entre porites, un tipo de coral pétreo con aspecto de setas florecientes. Se trata de una inmersión fácil de unos 15 metros, con abundante vida marina (peces ángel, peces dardos y tiburones de arrecife) que buscan refugio bajo los salientes de coral.

Coral Gardens es similar, pero con bommies de coral que bordean las trincheras arenosas. Estas zanjas son las favoritas de los tiburones de arrecife de punta blanca; también vimos una morena de bordes amarillos.

Hay más de 30 puntos de inmersión alrededor de la isla, y cada lado de la misma tiene su propia personalidad, desde una buena cobertura de coral hasta lagunas poco profundas y abruptos desniveles. El arrecife se inclina hasta unos 30 metros antes de sumergirse en mar abierto, y estos desniveles ofrecen la oportunidad de avistar especies de peces escurridizos, como el pez ángel de Pitcairn y el pez ángel menta.

(Relacionado: Aquí están 21 de los mejores puntos de inmersión del mundo)

Pasajes como Tupapa y Avana atraviesan el arrecife, ríos de arena frecuentados por tortugas, tiburones, abundantes peces mariposa (rosca, Meyer y lágrima) y escuadrones de rayas águila.

Las condiciones fáciles (agua clara y cálida) hacen de Rarotonga un buen lugar para los buceadores novatos, mientras que la excepcional visibilidad y la abundancia de luz natural hacen de este lugar un sitio ideal para la fotografía submarina. La mayoría de las tiendas de buceo ofrecen cursos, que es mejor reservar con antelación.

Adéntrate en la tradición

Rarotonga es única entre la mayoría de las islas pequeñas en el sentido de que los visitantes forman parte del flujo y reflujo de la vida cotidiana, en lugar de estar arropados en un complejo turístico.

El sol se levanta sobre la playa de Muri, en Rarotonga. Además de un excelente buceo, los viajeros pueden practicar senderismo por las exuberantes montañas de la isla.

Fotografía de Didier Marti, Getty Images

Las experiencias culturales son una forma estupenda de conocer Rarotonga. Te Vara Nui ofrece un recorrido histórico de cuatro horas por el pueblo, con cena bufé y un espectáculo coreográfico sobre el agua, que puede contemplarse desde sillas o desde una plataforma en forma de herradura que rodea el lago.

(Relacionado: En la Polinesia, los tatuajes van más allá de la piel).

Te Ara-El Museo de Empresas Culturales de las Islas Cook cuenta con fascinantes exposiciones sobre la historia, la navegación, los asentamientos y la salud de los arrecifes de las islas. También es una incubadora de empresas culturales sostenibles que apoya a los lugareños que fabrican, desarrollan y venden productos in situ.

Los lugareños bailan una danza tradicional en el mercado de Punanga Nui, que abre todos los sábados por la mañana en Rarotonga.

Fotografía de Frank Heuer, Laif, Redux

El Cross Island Trek, de medio día de duración, es una extenuante excursión de 6 kilómetros que asciende por la espina dorsal de la isla, con un desnivel de 396 metros. Sigue un antiguo sendero entre troncos ondulados de plátanos, cuyas raíces son excelentes asideros en el resbaladizo camino de arcilla. El punto culminante es la base de la Aguja, de 400 metros, un "punto de energía" para los polinesios, con vistas de casi 360 grados desde la cima. La excursión termina en la cascada de Wigmore, el lugar perfecto para darse un baño.

Si tu visita incluye un fin de semana, no te pierdas el Mercado Cultural Punanga Nui, el lugar de encuentro de los sábados por la mañana. Situado en el paseo marítimo junto a Avarua, la capital de Rarotonga, es un hervidero de turistas en busca de recuerdos, lugareños de compras y vendedores más interesados en ponerse al día que en vender.

En una encrucijada

En 2017, las Islas Cook crearon Marae Moana, un parque marino de usos múltiples de casi dos millones de kilómetros cuadrados. Abarca la Zona Económica Exclusiva del país y prohíbe la pesca industrial (palangreros y arrastreros) a menos de 50 millas náuticas (unos 92 kilómetros) de cada isla. Sin embargo, es necesario seguir trabajando en la zonificación del parque.

La explotación minera de aguas profundas dentro del parque sigue siendo un tema polémico. Los ecologistas quieren una moratoria de 10 años sobre la explotación minera de los fondos marinos para recopilar datos de referencia y realizar investigaciones suficientes para comprender cualquier posible impacto ambiental. A los científicos les preocupa que sepamos demasiado poco sobre las profundidades oceánicas y sobre cómo sustentan la vida tanto por encima como por debajo del agua, y aún menos sobre las repercusiones de su explotación minera.

(Relacionado: Esta propuesta de minería en aguas profundas podría matar animales aún no descubiertos)

El Gobierno de las Islas Cook, sin embargo, está interesado en la minería exploratoria ahora, creyendo que podría diversificar las fuentes de ingresos del país y contribuir a una energía limpia.

Equilibrar la protección con el desarrollo sostenible es difícil. En las Islas Cook, cuya superficie total es de 240 kilómetros cuadrados, el océano circundante es un recurso precioso para la población local, y su salud desempeñará un papel importante en el futuro de las islas.

Este artículo, publicado originalmente en inglés en nationalgeographic.comha sido adaptado de A Diver's Guide to the World, de National Geographic: Remarkable Dive Travel Destinations Above and Beneath the Surface, de Carrie Miller y Chris Taylor. Su proyecto, Beneath the Surface Media, utiliza la narración de historias y los viajes de buceo para fomentar la conservación a través de la exploración. Sígalos en Instagram.

The Walt Disney Company es propietaria mayoritaria de National Geographic Partners. Vive el acontecimiento cinematográfico de una generación en 3D. Avatar: El sentido del agua se proyecta ahora solo en cines.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
¿El estatus de Patrimonio de la Humanidad es suficiente para salvar una zona en peligro?
Viaje y Aventuras
La ciudad india que está recuperando del mar su playa
Viaje y Aventuras
Esta pequeña isla es el mejor lugar para bucear entre tesoros en el Caribe
Viaje y Aventuras
Chipre secreto: mucho más que unas vacaciones por la playa
Viaje y Aventuras
Un 'paseo' distinto por París

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved