Cómo tener el Gran Cañón del Colorado para ti solo

Estas tierras indígenas sagradas de Arizona acaban de recibir protección del Gobierno de los Estados Unidos. Te explicamos cómo explorar sus senderos, su fauna y sus impresionantes vistas.

Por Joe Yogerst
Publicado 4 sept 2023, 12:33 CEST
Red Butte, conocida por los havasupai como Wii'i Gdwiisa ("montaña del puño cerrado")

Red Butte, que los havasupai llaman Wii'i Gdwiisa ("montaña del puño cerrado"), es uno de los muchos lugares sagrados indígenas del nuevo Monumento Nacional del Gran Cañón Baaj Nwaavjo I'tah Kukveni de Arizona. Nombrado monumento nacional por el presidente Joseph Biden en agosto de 2023, este espacio natural de más de 400 000 hectáreas ofrece senderismo, acampada en el interior y vistas del Gran Cañón sin aglomeraciones.

Fotografía de Taylor McKinnon, Center for Biological Diversity

El Parque Nacional del Gran Cañón atrae a 4,7 millones de visitantes al año al extremo noroccidental de Arizona, en el suroeste de Estados Unidos, para practicar senderismo, acampar u observar la vida salvaje. Pero la mayoría de ellos no saben que las tierras del parque y sus alrededores son sagradas para las 12 tribus indígenas de la región, que incluyen a los havasupai, hopi, navajo y varias bandas de paiute.

Eso cambió el 8 de agosto, cuando el Presidente Joseph Biden firmó un decreto por el que se creaba el Monumento Nacional Baaj Nwaavjo I'tah Kukveni-Huellas Ancestrales del Gran Cañón. El nuevo monumento, que se extiende por unas 400 000 hectáreas al norte y al sur del parque nacional, ofrece actividades recreativas más agrestes y menos masificadas que su vecino. También ofrece una visión del paisaje a través de los ojos indígenas.

"Baaj nwaavjo en havasupai significa 'donde vagaban los antiguos'", dice Carletta Tilousi, coordinadora de la Coalición Tribal del Gran Cañón. "I'tah kukveni es la traducción hopi de 'huellas ancestrales'. Esto reafirma sus historias de creación".

He aquí cómo se creó el monumento y cómo explorarlo.

Las fronteras lilas representan el emplazamiento propuesto para el museo nacional. En amarillo, las reservas indias.

Fotografía de Pete McBride, Nat Geo Image Collection

Cómo hacer un monumento nacional

El propio Gran Cañón tardó dos millones de años en formarse y unos 40 años para que Baaj Nwaavjo I'tah Kukveni se hiciera realidad. "La protección de estas tierras es algo en lo que las tribus se han centrado desde la década de 1980", afirma Amber Reimondo, del Grand Canyon Trust, una organización sin ánimo de lucro dedicada a preservar la región.

Muchos de estos indígenas fueron expulsados de su territorio cuando se creó el Parque Nacional del Gran Cañón en 1919. Hicieron campaña durante décadas para conseguir una mayor protección de sus tierras alrededor del parque, superando a entidades que querían menos obstáculos legales para el desarrollo y la minería. Tras la elección del Presidente Biden en 2020, las 12 tribus formaron una coalición que consiguió que las tierras recibieran estatus federal.

Baaj Nwaavjo I'tah Kukveni ofrece vistas del río Colorado y del Gran Cañón desde una perspectiva diferente.

Fotografía de Amy S. Martin

Aunque el Servicio de Parques Nacionales (NPS, por sus siglas en inglés) supervisa el Parque Nacional del Gran Cañón, monumentos como Baaj Nwaavjo I'tah Kukveni están gestionados por otras instituciones federales como el Servicio Forestal de EE.UU. (USFS, por sus siglas en inglés) y la Oficina de Gestión de Tierras (BLM, por sus siglas en inglés). Los monumentos suelen tener menos restricciones en cuanto a su uso (por ejemplo, a veces se permite la caza o la tala), así como menos instalaciones para los visitantes.

(Relacionado: Los secretos del Gran Cañón del Colorado)

Menos servicios, menos gente

Como muchos monumentos nacionales, Baaj Nwaavjo I'tah Kukveni destila naturaleza en estado puro. No tiene baños ni centro de visitantes; el acceso se realiza principalmente por caminos de tierra o senderos accidentados; necesitarás un 4x4 para llegar a muchas secciones del parque.

Lo que ofrece es soledad y paz en medio de los bosques y praderas del norte de Arizona. Podrás contemplar el Gran Cañón sin miles de personas disputándose el mismo espacio, caminar por senderos en los que tus huellas serán las únicas del lugar, y acampar en lugares apartados. Además, puedes encontrarte con animales salvajes como alces, osos negros, ciervos mulos, aves o bisontes.

Esa soledad también es importante para los indígenas. Tilousi dice que cuando visita el concurrido South Rim, dentro del Parque Nacional del Gran Cañón, le "resulta muy difícil encontrar un lugar donde poder ofrecer oraciones y ofrendas con tranquilidad". Cree que eso no será un problema en las tierras apartadas del nuevo monumento.

En el Monumento Nacional Baaj Nwaavjo I'teh Kukveni florecen plantas autóctonas como la yuca.

Fotografía de Amy S. Martin

Explorando el monumento

La vasta naturaleza de Baaj Nwaavjo I'tah Kukveni está dividida en tres secciones o parcelas distintas, cada una con su propio atractivo.

La sección más meridional, Tusayan Ranger District/South Parcel, es la más fácil de explorar. Con una superficie de más de 130 000 hectáreas dentro del Bosque Nacional de Kaibab, se puede acceder a sus bosques de pinos y praderas de artemisa a través de las carreteras del Servicio Forestal o de las secciones 35 a 37 del sendero Arizona Trail, una ruta de senderismo de casi 1300 kilómetros que atraviesa todo el estado.

La Parcela Sur también muestra signos de vida humana, como el oxidado hangar del aeródromo de Red Butte de los años 20 y la torre de vigilancia Grandview Lookout Tower, de 24 metros de altura, a la que se puede subir para contemplar vistas de la meseta del Colorado y el Gran Cañón.

Las otras secciones del monumento, Kanab Plateau/Northwest Parcel y Rock House Valley/Northeast Parcel, están situadas más allá de la sección North Rim del Parque Nacional del Gran Cañón.

"Es un gran y remoto espacio natural", afirma Michael Cravens, director de defensa y conservación de la Arizona Wildlife Federation. "Nunca en mi vida he estado en un lugar con cielos nocturnos tan espectaculares". Pero advierte a los visitantes "que tengan cuidado y estén preparados" para el clima extremo y la topografía. Se puede llegar a las parcelas del norte por las carreteras BLM al sur de la autopista 89A.

El vasto House Rock Valley se extiende por una parte del nuevo monumento nacional.

Fotografía de Taylor McKinnon, Center for Biological Diversity

Extendida por la meseta de Kanab y Antelope Valley, la sección de la meseta de Kanab cuenta con rutas de senderismo por espectaculares cañones laterales y vistas panorámicas como Gunsight Point.

El sendero Hack Trail desciende hasta el Kanab Creek Wilderness, con sus enormes cañones de roca roja, un paisaje casi tan impresionante como el propio Gran Cañón. Los excursionistas experimentados pueden continuar por Kanab Creek hasta el río Colorado o por otros senderos hasta vertiginosos miradores a lo largo del North Rim.

Situada bajo el Monumento Nacional Vermilion Cliffs, la sección Rock House Valley de Baaj Nwaavjo I'tah Kukveni desciende por llanuras de artemisa hasta el borde de Marble Canyon. Entre las escarpadas rutas de senderismo se encuentra la de Soap Creek, que desciende desde el mirador de Rapids/Badger Camp hasta un campamento primitivo cerca del río.

Los caminos escarpados conducen al sur hasta los miradores del Cañón Rider, el Cañón Sur y otras ramificaciones del Gran Cañón. Aquí podrá incluso avistar la manada de bisontes residente en el North Rim, traída a Arizona Strip en 1906 por Charles "Buffalo" Jones como parte de los esfuerzos por salvar la especie.

En la parte de Kanab Creek Wilderness del Monumento Nacional de Baaj Nwaavjo I'tah Kukveni se puede observar arte rupestre antiguo.

Fotografía de NatPar Collection, Alamy Stock Photo

Joe Yogerst es escritor y fotógrafo residente en San Diego.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved