Una orca «parlante» que imita palabras humanas y otros animales imitadores

La imitación vocal es rara en el reino animal, pero estas son algunas de las criaturas que la dominan.

Publicado 2 feb 2018 15:48 CET

Los bebés son imitadores expertos que repiten cada palabra que pronuncias. Pero los diminutos humanos no son los únicos capaces de imitar palabras.

En un nuevo estudio, un equipo de científicos informa que una orca cautiva puede imitar los sonidos de las voces humanas.

El equipo trabajó con una orca hembra entrenada de 14 años llamada Wikie, que vive en el Marineland Aquarium en Antibes, Francia. Mediante una serie de experimentos, Wikie reveló que podía copiar sonidos únicos emitidos por ballenas y personas, en ocasiones en el primer intento. Algunas de las palabras en inglés eran hello, bye bye y one two three.

Los resultados, publicados en Proceedings of the Royal Society B, sugieren que las orcas aprenden a vocalizar imitando a otras orcas, de forma similar a los bebés, que aprenden el lenguaje de los adultos.

La imitación vocal en el mundo animal es rara, y las imitaciones del habla humana son todavía más raras. Los investigadores creen que esta proeza requiere no solo la maquinaria vocal apropiada, sino también un fuerte vínculo social con las personas.

Estos son algunos de los otros maestros de la imitación del reino animal.

El elefante asiático

En 2012, unos investigadores coreanos informaron que Koshik, un elefante asiático de 22 años que vivía en el zoo Everland de Seúl, podía imitar seis palabras coreanas, entre ellas hola y quédate.

El hecho de que Koshik hable palidece en comparación con cómo habla. Cuando los humanos emiten el sonido o, echan las mejillas hacia delante y colocan los labios en forma circular. Los elefantes no tienen esa estructura de mejillas y labios —hace tiempo que la cambiaron por trompas—, por eso es anatómicamente imposible emitir esos sonidos.

Koshik esquiva este obstáculo pegando la punta de la trompa a su boca y moviendo la mandíbula inferior, modificando su tracto vocal.

«Ha desarrollado una nueva forma de producir sonido», declaró en una entrevista anterior Angela Stoeger, de la Universidad de Viena. «En la naturaleza, los elefantes asiáticos no hacen esto».

Los loros

Las habilidades de estas aves sociales son impresionantes.

Los loros grises africanos son los imitadores con más talento entre las 350 especies conocidas de loro.
Fotografía de Joel Sartore, National Geographic Photo Ark

Aunque la mayoría de aves nacen con la vocalización propia de su especie programada en el cerebro, algunas especies de loro pueden aprender sonidos, entre ellos palabras humanas (incluso palabrotas: la Real Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales hizo un famoso llamamiento en 2012 para encontrar un hogar a un lori malhablado llamado Beaky).

Pero el loro más famoso es un loro gris llamado Alex, al que la psicóloga Irene Pepperberg estudió durante 30 años hasta que el animal falleció en 2007. Pepperberg estimó que Alex tenía la inteligencia de un niño de cuatro años e incluso podría haber entendido el concepto de cero.

Las ballenas beluga

En 1984, una ballena beluga cautiva en la National Marine Mammal Foundation en San Diego, California, imitó el habla humana.

Cientos de ballenas belugas se reúnen en esta zona del Ártico para dar a luz
Hasta 800 ballenas beluga se reúnen al norte de la isla de Baffin en Lancaster Sound, Canadá. Migran aquí para dar a luz y mudar la piel muerta. Se conocen como "los canarios del mar" por las vocalizaciones agudas que usan para comunicarse. Lancaster Sound es el área protegida más grande de Canadá y alberga a otros animales como osos polares y focas.

Los buceadores grabaron los sonidos de NOC, que tenían el mismo ritmo y frecuencia que el habla humana. No está claro si sus vocalizaciones, publicadas en la revista Current Biology en 2012, indican que entendía el lenguaje humano, pero sus habilidades de imitación eran excelentes.

Tras entrenar a NOC para introducir un pequeño dispositivo en sus cavidades nasales —el equivalente en cetáceos a la tráquea humana—, el equipo científico dirigido por Sam Ridgway del Marine Mammal Program de la Armada estadounidense descubrió que la ballena beluga emitía estos inusuales sonidos inflando sus alvéolos con una presión superior a la de las vocalizaciones normales. La ballena falleció en 1999.

Esto explicaba por qué la cabeza de NOC se hinchaba claramente cuando «hablaba». «La voz humana», según Ridgway, «parece ser difícil de imitar para un cetáceo».

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved