Descubre los depredadores con las estrategias de caza más originales

Muchas especies inteligentes no se dejan intimidar por las púas de los puercoespines, los colmillos de las serpientes venenosas o los pulpos de brazos pegajosos y son cazadores implacables.

Por Jason Bittel
Publicado 17 may 2022, 9:56 CEST
Las salamanquesas de banda occidental tienen una estrategia muy específica para matar escorpiones venenosos.

Las salamanquesas de banda occidental tienen una estrategia muy específica para matar escorpiones venenosos.

Fotografía de Joël Sartore, National Geographic Photo Ark

Cuando una salamanquesa o yucateca de bandas quiere comerse un grillo o un gusano indefenso, simplemente lo engulle.

"Bastante aburrido", dice Malachi Whitford, ecologista del Clovis Community College, en California (Estados Unidos).

Pero si la misma salamanquesa va tras una presa más peligrosa, como un escorpión de las dunas, utiliza una estrategia diferente: contorsiona su cuerpo como si estuviera acumulando una tensión similar a la de un resorte antes de abalanzarse sobre el arácnido, dice Whitford. Luego, en cuanto muerde, el lagarto comienza a agitarse como un asistente a un concierto.

"Observándolo a simple vista, casi parece que la salamanquesa tiene algún tipo de problema médico", dice Whitford, que dirigió un estudio que describe el nuevo comportamiento en la revista Biological Journal of the Linnean Society. "Es tan rápido y tan violento".

Para investigar más a fondo, Whitford y sus colegas capturaron varias salamanquesas y escorpiones salvajes y filmaron los ataques de los reptiles en el laboratorio con una cámara de alta velocidad. Las imágenes sugieren que los golpes pueden ser un intento de romper los delicados aguijones de los escorpiones o de evitar que liberen mucho veneno. O puede que las salamanquesas simplemente intenten matar a los escorpiones. 

Sea como fuere, las salamanquesas han adoptado un comportamiento que les permite alimentarse de una fuente de alimento muy peligrosa, dice Whitford.

Es sólo un ejemplo de cómo los depredadores superan incluso las defensas más formidables de las posibles presas.

(Relacionado: Estos animales acechan a sus presas de las formas más espeluznantes)

Rapaces contra avispas: batalla por las copas de los árboles

Enfrentarse a un solo arácnido no es para los débiles de corazón. Dicho esto, enfrentarse a una colonia de cientos o miles de insectos venenosos es el siguiente nivel.

Los caracaras de garganta roja son rapaces sociales de tamaño medio que trabajan juntos en los bosques de tierras bajas de América Central y del Sur para atacar a avispas de numerosas especies diferentes. Suelen perseguir a las de la tribu Epiponini, que incluye a las llamadas avispas guerreras.

En primer lugar, los pájaros se turnan para bombardear los nidos de las avispas, que pueden ser del tamaño de un pomelo o más grandes que una sandía. Cada asalto supone el riesgo de sufrir dolorosas picaduras, pero finalmente los caracaras derriban la estructura al suelo del bosque. Los pájaros engullen entonces larvas de avispa ricas en proteínas mientras las avispas adultas huyen.

"Los caracaras de garganta roja aprovechan lo que se conoce como respuesta de huida", dice Sean McCann, historiador natural independiente de Vancouver, Columbia Británica (Canadá), que estudia el comportamiento animal. "Básicamente, es cuando las avispas abandonan su nido ante un enemigo imbatible".

Los escuadrones de ataque de los caracaras son tan eficaces a la hora de paralizar y devorar los nidos de avispas que se creía que las aves estaban equipadas con un producto químico repelente de avispas. Pero la investigación de McCann ha desmentido esa teoría; aunque las aves sufren picaduras, su técnica, basada en golpear y huir, parece limitar el daño.

Un cambio en el guión 

Cuando un pariente de la comadreja, conocido como el pescador, quiere comerse a un puercoespín norteamericano, baila en círculos alrededor de la espinosa criatura, acercándose de vez en cuando para morderle los ojos y la nariz. Al cabo de un rato, el puercoespín se desorienta, y el pescador puede darle la vuelta y desgarrar su parte inferior suave y sin púas.

Dar la vuelta a criaturas bien fortificadas es una estrategia común que ha evolucionado de forma independiente en muchos animales. Por ejemplo, los peces ballesta de los océanos Índico y Pacífico realizan una maniobra similar para llegar a la carnosa parte inferior de los erizos de mar. A las nutrias de mar también les gusta comer erizos, pero resuelven el problema golpeando a los equinodermos con piedras hasta que sus caparazones se rompen. 

Los delfines mulares también utilizan una combinación de cerebro y fuerza muscular para cazar pulpos maoríes de extremidades pegajosas, adversarios astutos que pueden matar a los delfines asfixiando sus espiráculos y, en un caso notable, enganchándose a la laringe del delfín y provocando su asfixia. 

La clave es desactivar el pulpo antes de intentar comérselo. Los delfines lo consiguen golpeando los cefalópodos contra la superficie del agua y lanzándolos al aire. Esto les causa un gran traumatismo e incluso puede arrancarles sus peligrosas extremidades.

(Relacionado: Los delfines salvajes tienen personalidad propia, como los humanos)

El esófago blindado de la tortuga laúd 

La tortuga laúd no necesita ningún movimiento extravagante. Cuando las tortugas laúd quieren sorber una medusa venenosa (prefieren las medusas melena de león) tienen la ventaja de tener un esófago de dos metros de largo, dice Kara Dodge, experta en tortugas marinas del Acuario de Nueva Inglaterra, en Massachusetts (Estados Unidos).

Cada centímetro de la superficie del esófago está cubierto de protuberancias largas y puntiagudas, o papilas, cada una con una punta dura que permite a la tortuga arrastrar la presa gelatinosa hasta su estómago, aplastando la comida por el camino. 

"Es básicamente una cinta transportadora de medusas", dice Dodge. "Y les permite alimentarse continuamente. Las filmamos comiendo más de 120 medusas en dos horas".

Se desconoce si las tortugas tienen cierta inmunidad al veneno de las medusas, al igual que las serpientes de liga que comen tritones venenosos, las zarigüeyas que se alimentan de serpientes de cascabel y los ratones saltamontes que atacan a los escorpiones de corteza. 

(Relacionado: ¿Cuál es la diferencia entre una serpiente, una víbora y una culebra?)

"La gente ha planteado la hipótesis de que podría haber algún mecanismo para que las tortugas neutralicen el veneno mientras comen jaleas", dice Dodge, "pero nadie ha averiguado realmente cuál podría ser ese mecanismo".

Sea lo que sea, está funcionando: las tortugas laúd son las únicas con una dieta que consiste solamente en esta presa gelatinosa.

La serpiente que se come a otras serpientes

Se podría pensar que las serpientes venenosas, como la boca de algodón y la serpiente de cascabel tienen poco que temer en los bosques de pinos de hoja larga del sureste de EE.UU. Pero hay otra serpiente en estos bosques que las hace andarse con precaución.

Se trata de la serpiente índigo del este, que puede llegar a medir unos dos metros y medio y tiene grandes escamas negras con un brillo iridiscente. Su dieta incluye una gran variedad de animales, desde roedores y pájaros hasta ranas y tortugas, pero lo que más les gusta a las índigos es comer otras serpientes. Lo consiguen sin veneno ni constricción.

(Relacionado: Lee sobre las cobras que se comen a otras cobras)

"Suelen dirigirse a la cabeza o al cuello de otras serpientes, masticando la presa hasta que está lo suficientemente sometida como para tragarla", dice Houston Chandler, director científico de la Sociedad Orianne, con sede en Georgia, que lleva el nombre de la hija del cofundador Thomas Kaplan. "Como las serpientes índigo son tan grandes, pueden dominar fácilmente a las más pequeñas, arrastrándolas y empujándolas a voluntad".

Investigaciones recientes sugieren que las serpientes índigo también pueden tener cierta inmunidad contra el veneno en caso de ser mordidas en la refriega.

Todo esto demuestra que defensas como las espinas, las ventosas, la armadura e incluso el veneno no pueden hacer invencible a un animal. Al igual que Superman es vulnerable a la kryptonita, la evolución tiene una forma de nivelar el campo de juego.

Los mejores vídeos de animales cazando de National Geographic

Vídeo: Un hipopótamo se enfrenta a una manada de leones

Un hipopótamo macho se ve obligado a encontrar una nueva charca, pero tendrá que enfrentarse a sus enemigos para poder entrar en el agua. Imágenes del programa “Los más peligrosos...

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Muchos animales se hacen los muertos, pero no siempre para que no los devoren
Animales
Las arañas comen serpientes en todo el mundo, según revela un estudio sorprendente
Animales
Este murciélago escucha los cantos de las ranas para localizar a su próxima presa
Animales
Estas salamandras "paracaidistas" sobreviven a los saltos desde los árboles más altos del mundo
Animales
¿Por qué las serpientes, los insectos y otras criaturas mudan de piel?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved