Estos dragones no respiran fuego, pero son muy reales

Uno produce cianuro. Otro se come a los suyos, pero podría comerte a ti si quisiera. En el año del dragón de madera, echamos un vistazo a criaturas reales que hacen honor a sus nombres.

Por Liz Langley
Publicado 8 feb 2024, 12:00 CET
Los dragones de Komodo utilizan su lengua bífida para "oler" a sus presas

Los dragones de Komodo utilizan su lengua bífida para "oler" a sus presas. Es una de las especies de dragones reales más famosas del mundo.

Fotografía de Stefano Unterthiner, Nat Geo Image Collection

El 10 de febrero, comunidades de toda Asia y su diáspora celebrarán el comienzo del nuevo año según el calendario lunar. Según el zodiaco chino, 2024 será el año del dragón de madera.

Los dragones son la única criatura mítica entre los 12 animales del zodiaco chino. El último año del dragón fue 2012, y cada ciclo está asociado a un elemento (que también está en un ciclo repetitivo de madera, fuego, tierra, metal y agua).

Aunque los dragones no se basen en hechos reales, hay algunos animales de la vida real con características muy parecidas a las de los dragones.

En enero se descubrió una nueva especie de lagarto canguro septentrional (Agasthyagama) en las montañas Ghats occidentales del sur de la India. Los investigadores describen al reptil, que mide apenas 10 centímetros de largo, como un "dragón diminuto".

En efecto, sus garras, hocico puntiagudo y larga cola recuerdan a la mítica bestia, sólo que de tamaño diminuto. Curiosamente, los lagartos han aprendido a erguirse y a correr sobre sus dos patas traseras.

La Agasthyagama beddomii es endémica de los Ghats occidentales, también conocida como cordillera de Sahyadri, en la India.

Fotografía de Sandeep Das

Dragón marino rubí

Nos vestimos de rojo cuando queremos destacar, pero para el dragón marino rubí, "es una táctica de camuflaje en profundidad", dice Josefin Stiller, que ayudó a filmar al dragón por primera vez en Australia occidental.

Como "el rojo es el primer color del espectro que se filtra" bajo el agua, estos peces parecen negros, lo que les ayuda a esconderse de los depredadores, explica Stiller.

Es probable que no tengan los mismos apéndices de camuflaje en forma de hoja que el dragón de mar foliado para pasar desapercibidos.

Además, a diferencia de sus primos, los machos de dragón marino rubí llevan a sus crías bajo la cola, no en el vientre.

Este precioso nudibranquio de sólo 5 cm de longitud está lleno de sorpresas.

"Se pasan la vida flotando boca abajo en la superficie del océano y tragan aire para mantenerse a flote", explica Ángel Valdés, especialista en babosas marinas de la Universidad Politécnica Estatal de California (EE. UU.)

La babosa marina dragón azul roba células urticantes del hombre de guerra portugués para defenderse.

Fotografía de Ivan Kuzmin, Alamy

Así se mantienen cerca de sus presas, como la famosa y venenosa carabela portuguesa.

El dragón azul roba células urticantes, llamadas nematocistos, a las carabelas portuguesas y las almacena en órganos especializados situados en las puntas de sus cerata, o alas, lo que explica su nombre.

Si se ve amenazado por un depredador, el nudibranquio descarga las células urticantes, explica Valdés.

Milpiés dragón rosa

Los científicos descubrieron el milpiés dragón rosa en 2007 en la región tailandesa del Gran Mekong.

El impactante milpiés dragón rosado puede que no respire fuego, pero libera cianuro.

Fotografía de Thailand Wildlife, Alamy

Este colorido artrópodo, que se cree que sólo vive en las cuevas calizas de la región, se defiende produciendo cianuro. No es exactamente fuego, pero casi.

Dragón de Komodo

Este sí que podría comerte.

El dragón de Komodo mata a sus presas con una combinación de veneno y dientes lacerantes que lo introducen rápidamente en la carne de la víctima.

Hay un animal lo suficientemente valiente como para enfrentarse a ellos. "Los principales depredadores de los dragones de Komodo son otros dragones de Komodo", explica Robert Espinoza, de la Universidad Estatal de California (EE. UU.).

Como los adultos se comen a los juveniles, se ven muy pocas crías al aire libre. Chicos listos.

La astucia evolutiva de los dragones de Komodo
El dragón de Komodo ha desarrollado multitud de técnicas supervivencia que les prepara para colonizar nuevos territorios más allá de su isla original. Imágenes de la serie 'Maravillas del océano'.

Pez dragón negro

Esta malvada belleza de aspecto alienígena fue una vez un adolescente torpe.

En su fase larvaria, la hembra del pez dragón negro tiene unos pedúnculos oculares que pueden alcanzar la mitad de la longitud de su cuerpo y le permiten ver más lejos en las profundidades. A medida que crece, sus ojos retroceden y le salen dientes enormes, hileras de órganos productores de luz que recubren el cuerpo y un barbo, una proyección de la barbilla parecida a un bigote.

Los machos, en comparación, son diminutos y desdentados, y sólo viven lo suficiente para aparearse.

Dragones voladores

Estos lagartos del Sudeste Asiático y la India se camuflan bastante bien, hasta que despliegan sus "alas".

Según Jim McGuire, especialista en lagartos voladores de la Universidad de California, los dragones voladores se deslizan por las copas de los árboles gracias a sus coloridas membranas, unas estructuras parecidas a alas que se sostienen sobre las costillas.

Así planea el dragón volador
Cuando se siente amenazado, el dragón volador puede planear la mitad de la longitud de un campo de fútbol americano… y realizar un aterrizaje perfecto. Imágenes del programa “Los más raros”.

Cada una de las 50 especies conocidas de dragones voladores tiene membranas con diferentes tonalidades y dibujos.

Las membranas, que utilizan para desplazarse y escapar de los depredadores, también ayudan a los reptiles dragones voladores macho a exhibirse ante las hembras durante las muestras de cortejo.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved