7 hierbas naturales que pueden ayudar a combatir el resfriado y la gripe

Este invierno, respira hondo. Y si no puedes, aquí tienes algunos remedios naturales, desde la equinácea hasta el malvavisco, utilizados habitualmente para ofrecer alivio.

Por Editors of National Geographic
El jarabe de saúco negro, elaborado a partir de las bayas de la planta, es un ...

El jarabe de saúco negro, elaborado a partir de las bayas de la planta, es un remedio casero habitual que se utiliza para calmar y disminuir los síntomas del resfriado y la gripe.

Fotografía de Westend 69, Getty Images

Al igual que muchos otros sistemas del cuerpo, el sistema respiratorio realiza su trabajo un poco al margen de nuestra conciencia, al menos la mayor parte del tiempo. Apenas nos damos cuenta de las 22 000 respiraciones que hacemos de media cada día, hasta que nos resulta más difícil hacerlas. La constante exposición del sistema respiratorio al mundo exterior lo hace vulnerable a las infecciones bacterianas y víricas, como el resfriado común, la gripe y la tuberculosis. Sin embargo, desde que existen las enfermedades respiratorias, la gente ha utilizado hierbas medicinales para combatirlas, con mucho éxito.

He aquí siete remedios que se emplean habitualmente para tratar de forma natural los ataques de tos, los mocos y los estornudos que aparecen con más frecuencia en invierno.

(Relacionado: A falta de medicinas, los cubanos se pasan a los remedios naturales)

Muchos remedios naturales se encuentran en las raíces de flores y plantas.

Fotografía de Getty Images

Astragalus

Algunos remedios naturales tienen más efecto ante los primeros síntomas de la enfermedad, pero el astrágalo funciona mejor como preventivo. Los estudios de laboratorio lo corroboran: los extractos de raíz de astrágalo mejoran la función de los glóbulos blancos, aumentando incluso los niveles de anticuerpos en personas sanas. El astrágalo también puede aumentar los niveles de interferones, proteínas activadoras del sistema inmunitario que combaten las infecciones víricas y los tumores. Estos beneficios ayudan a prevenir las infecciones de las vías respiratorias superiores, especialmente en las personas propensas a los resfriados y las gripes. Utiliza el astrágalo en forma de té, cápsula o tintura.

Precaución: Las mujeres embarazadas o en período de lactancia no deben utilizar la raíz de astrágalo. Las personas con enfermedades autoinmunes deben consultar con un profesional de la salud.

(Relacionado: Los neandertales ya se curaban con plantas medicinales)

Equinácea

Esta flor silvestre tiene una gran cantidad de beneficios para la salud, incluyendo la reducción de las posibilidades de contraer un resfriado. La equinácea, una de las hierbas más estudiadas, se ha ganado cierta reputación por sus numerosos efectos sobre el sistema inmunitario, entre los que se incluyen el aumento de la respuesta de los anticuerpos, la elevación de los niveles de interferón para luchar contra los virus y la estimulación de los glóbulos blancos para combatir las infecciones. Varios compuestos químicos de la equinácea varían entre las tres especies de la planta, las partes de la planta y las técnicas de extracción: los polisacáridos, las glicoproteínas y las alquilamidas tienen efectos medicinales que refuerzan el sistema inmunitario e inhiben los virus y las bacterias. Se sigue investigando cómo funciona exactamente la equinácea. Para ver los beneficios, toma dosis adecuadas de un producto de calidad al primer signo de enfermedad. Ingerir en forma de té, tintura o cápsula.

Precaución: No tomes equinácea si tienes tuberculosis, leucemia, diabetes, trastornos del tejido conectivo, esclerosis múltiple, VIH o SIDA, trastornos autoinmunes o un trastorno hepático. En raras ocasiones, la equinácea puede provocar reacciones alérgicas. 

Izquierda: Arriba:

Varias partes de la equinácea, incluidas sus raíces, se han utilizado por sus beneficios para la salud.

Fotografía de Custom Life Science Images, Alamy Stock Photo
Derecha: Abajo:

La equinácea crece como flor silvestre.

Fotografía de Shutterstock

Saúco

Las bayas de saúco maduras están cargadas de vitamina C y antioxidantes. Los estudios han descubierto que el jarabe de saúco puede ayudar a disminuir la duración de los síntomas del resfriado y la gripe. Los preparados de saúco también pueden reducir la inflamación de las membranas mucosas (y así aliviar la congestión nasal y de los senos paranasales) y disminuir los estornudos, los picores y otros síntomas de las alergias. Es preferible utilizarlo en forma de jarabe o pastillas.

Precaución: No deben consumirse las bayas inmaduras ni los productos elaborados con otras partes de la planta. Todos contienen compuestos peligrosos que pueden causar náuseas, vómitos, diarrea, mareos o confusión.

(Relacionado: Tras la pista del rooibos, el té milagroso de Sudáfrica)

Malvavisco

Flotando en cacao caliente o derritiéndose sobre una hoguera, los malvaviscos son unos dulces muy populares. Estos dulces tienen su origen en un remedio natural elaborado con las raíces y las hojas de la planta del malvavisco. El malvavisco contiene polisacáridos, un mucílago natural que alivia las membranas mucosas irritadas por el dolor de garganta, la tos y la indigestión. También puede aliviar la piel seca y agrietada cuando se aplica de forma tópica. Tomar como té o como infusión.

Precaución: Ninguna.

Se dice que el consumo de la planta de malvavisco rosa y blanco es seguro.

Fotografía de Alamy

Gordolobo

Las hojas y los tallos de color verde grisáceo del gordolobo se utilizan para aliviar los síntomas de la bronquitis, la tos y otras dolencias de la garganta, ya que sirven tanto de expectorante como de recubrimiento y hierba calmante para los tejidos respiratorios irritados. Beber té de hojas o flores de gordolobo alivia la garganta y es un remedio muy antiguo para los problemas respiratorios. Se utilizan varias partes, como las hojas, las flores y las raíces. A pesar de su larga historia de uso con fines medicinales, el gordolobo no se ha investigado mucho, pero sigue siendo un remedio respetado en la medicina herbaria actual. Se recomienda ingerir el gordolobo en forma de infusión de las hojas o las flores.

Precaución: Las semillas de gordolobo son tóxicas y no deben formar parte de ningún extracto, cápsula o té de gordolobo.

El verbascum amarillo es más conocido como gordolobo o verbasco.

Fotografía de Photography By Getty Images

Pelargonium

Los pelargonios, comúnmente conocidos como geranios, tienen una gran tradición de uso medicinal en África. El Pelargonium sidoides (conocido en la fitoterapia moderna simplemente como pelargonio) ha formado parte durante siglos de la curación tradicional zulú, xhosa, basotho y mfengu. Los herbolarios recomiendan la raíz para ayudar a reducir los síntomas de infecciones respiratorias como la tos, los resfriados, el dolor de garganta, la neumonía, la amigdalitis y la sinusitis aguda, y para prevenir infecciones secundarias como la bronquitis crónica. A menudo se utiliza como alternativa a los antibióticos en algunas de estas afecciones. El Pelargonium sidoides se vende en forma de extracto, pastillas y tinturas.

Precaución: Algunos usuarios informan de molestias estomacales leves, sarpullidos y trastornos del sistema nervioso. Evite la planta si está tomando medicamentos anticoagulantes.

El Pelargonium sidoides es más conocido como geranio africano porque es originario de Sudáfrica.

Fotografía de Alamy

Tomillo

Al igual que la salvia, el tomillo es una de las muchas hierbas aromáticas que sirven de medicamento. Los compuestos aromáticos del tomillo ayudan a aliviar la tos, probablemente de dos maneras diferentes. El tomillo es antiespasmódico y expectorante, lo que significa que la hierba no sólo calma la tos sino que también ayuda a eliminar la mucosidad bronquial. También es antibacteriano y antiviral. Varias de las sustancias químicas de la hierba del tomillo, como el timol y el carvacrol, son las responsables de su aroma, de sus efectos expectorantes y de su inhibición de bacterias, virus y hongos. Hoy en día, los herbolarios recomiendan el tomillo para la tos, los resfriados, la gripe, la bronquitis y el asma. También valoran usar la hierba para los trastornos digestivos, ya que el tomillo tiene un efecto relajante sobre los músculos lisos del estómago y los intestinos. Toma una infusión de tomillo para tratar la tos.

Precaución: El tomillo debe ser evitado por aquellas personas con afecciones sensibles a las hormonas.

Nota importante para los lectores: Este material está destinado a aumentar tus conocimientos sobre los remedios caseros y los últimos avances en las posibles formas de cuidar su salud en casa, y según nuestro saber y entender, la información proporcionada es exacta en el momento de su publicación. No pretende ser un manual médico, y ni los autores ni la editorial se dedican a prestar asesoramiento médico o profesional de otro tipo al lector individual. No debes utilizar la información como sustituto del consejo de un profesional de la salud autorizado. Dado que cada persona es diferente, te instamos a que acudas a un profesional de la salud autorizado para que diagnostique los problemas y supervise el uso de cualquiera de estos remedios caseros para tratar afecciones individuales. Los autores, los asesores y el editor declinan toda responsabilidad con respecto a cualquier pérdida, lesión o daño que surja directa o indirectamente del uso de este material.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
La COVID-19 afecta a cómo dormimos mucho más de lo que imaginas
Ciencia
Por qué el clima frío dificulta que el cuerpo combata las infecciones respiratorias
Ciencia
Los suplementos de vitaminas no son tan útiles como piensas
Ciencia
Todo sobre la variante mortal de la viruela del mono que está aumentando en África Central
Ciencia
¿Está bajando la temperatura corporal de los seres humanos?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved