Explicando el océano Atlántico

El Atlántico, el segundo océano más grande de la Tierra, impulsa nuestros patrones climáticos, incluidos los huracanes, y es el hogar de muchas especies, desde tortugas marinas hasta delfines.

Por Sarah Gibbens
01_atlanticocean_nationalgeographic_2717418
The Atlantic Ocean, seen here at sunrise in Delaware, acts like a giant conveyor belt, pushing warm and cold currents around the world.
Fotografía de David Griffin, Nat Geo Image Collection

Durante siglos, el océano Atlántico ha sido una vía clave para el comercio y los viajes. Se extiende desde el círculo polar ártico hasta la Antártida y limita con las Américas al oeste y con Europa y África al este. 

Con sus más de 66 millones de kilómetros cuadrados, es el segundo océano más grande de la Tierra después del Pacífico. 

Los científicos y geógrafos separan a grandes rasgos el Atlántico en términos de norte y sur. El Atlántico Norte y el Atlántico Sur tienen corrientes oceánicas distintas que influyen en el clima de todo el mundo. 

Corrientes de agua y giros

El océano no se queda quieto como el agua en un fregadero; se mueve más bien como una cinta transportadora impulsada por los cambios de temperatura y salinidad en grandes áreas. Tanto las corrientes superficiales de movimiento rápido como las corrientes oceánicas profundas de movimiento más lento hacen circular el agua por todo el planeta. 

El agua del mar intenta constantemente encontrar un equilibrio. El agua caliente es menos densa que el agua fría, por lo que cuando el agua se enfría, se hunde y el agua caliente la sustituye. El agua con alta salinidad -más salada- también se desplaza hacia aguas con menor salinidad. Estos factores impulsan la cinta transportadora, un proceso también llamado circulación termohalina. 

El agua se calienta por la corriente del Golfo, una corriente de aire caliente que se origina en el golfo de México. El agua caliente se desplaza entonces hacia el norte, donde obliga al agua más fría a hundirse y desplazarse hacia el sur. A medida que la corriente se desplaza hacia la Antártida, el afloramiento empuja el agua fría de vuelta a la superficie, impeliendo la cinta transportadora acuática alrededor del mundo. Los científicos calculan que la cinta transportadora tarda unos 500 años en hacer un viaje. 

(Relacionado: ¿Por qué se debilita una corriente oceánica fundamental para la meteorología global?)

Huracanes

Sin el desierto del Sáhara en África, pocos huracanes golpearían la costa oriental de Norteamérica, ya que la diferencia entre el aire seco y caliente del Sáhara y el aire húmedo y más frío del oeste y del sur forma una corriente de viento llamada chorro africano del este. El chorro empuja los vientos del oeste sobre la costa occidental de África, donde a veces recogen agua del océano y forman tormentas eléctricas. 

(Relacionado: ¿Qué es una corriente de chorro?)

Los huracanes se alimentan de aguas cálidas, y los vientos más cálidos del verano del Sáhara impulsan algunos de los mayores huracanes que se ven en EE. UU y a lo largo de las costas atlánticas de la mitad norte de América. Los que se forman frente a la costa de África deben sobrevivir a la cizalladura del viento (vientos horizontales) para golpear la costa este americana con toda su fuerza. 

Ocasionalmente, como en el caso de los huracanes Florence y Harvey, las tormentas se debilitan a medida que se abren camino a través del océano Atlántico, pero luego son reabastecidas por las aguas cálidas de la costa este de Estados Unidos o del golfo de México.

(Relacionado: ¿Cuáles son las diferencias entre un huracán, un tifón y un ciclón?)

Vida marina

El océano Atlántico alberga una diversa gama de vida marina, tanto la que podemos observar en la superficie, como la que está casi oculta a los ojos humanos. 

En diciembre de 2018, National Geographic publicó fotos de una inmersión en aguas profundas dirigida por el grupo de investigación oceánica OceanX. Las imágenes revelaron el Monumento Nacional Marino de los Cañones del Noreste y los Montes Marinos, un área marina protegida por el gobierno federal frente a la costa de Massachusetts, y está repleta de biodiversidad. Se encontró una variedad de corales, peces y moluscos a casi 1 kilómetro de profundidad. 

Muchas otras especies conocidas viven en el Atlántico, desde delfines hasta tortugas marinas. 

Tras décadas de declive, los científicos han averiguado que las poblaciones de tiburones blancos están creciendo en aguas estadounidenses y ha habido avistamientos en el Mediterráneo. Estos grandes peces se alimentan de pinnípedos, como las focas, que suelen encontrarse cerca de la costa. A pesar del temor generalizado a la especie -acentuado por el tratamiento que le dispensa la cultura pop-, los científicos alaban el regreso de los tiburones blancos como un éxito de la conservación. Estudios recientes demuestran que los tiburones blancos pueden aventurarse más al norte, cerca de Maine, e incluso hasta Nuevo Brunswick (Canadá). 

(Relacionado: Científicos observan por primera vez a un gran tiburón blanco cruzando el Atlántico)

A otras especies de las aguas del Atlántico Norte no les va tan bien. 

La ballena franca del Atlántico Norte se encamina de modo incesante a la extinción. Solo quedan más de 400 ejemplares en libertad. Los cazadores a principios del siglo XX la llamaron así por sus ventajosas características que facilitaban en gran medida su captura. En los últimos años, se han encontrado ballenas muertas en el golfo de San Lorenzo, en Canadá, por lo que las necropsias muestran que se trata de golpes de barco. A los científicos también les preocupa que las hembras, posiblemente sometidas a estrés ambiental, no se reproduzcan a un ritmo lo suficientemente rápido como para recuperar la población en declive.

(Relacionado: Raras imágenes muestran a ballenas en peligro de extinción «abrazándose»)

Las pesquerías -los caladeros donde los pescadores capturan las especies para comprarlas, venderlas y consumirlas- también se verán afectadas por el cambio de la temperatura del agua. Un estudio publicado en la revista Science demostró que algunas poblaciones de peces en el Atlántico han aumentado mientras que otras se han reducido en aguas más cálidas. El mar del Norte de Europa, que forma parte del Atlántico, ha sido testigo de cómo se han reducido varias pesquerías como consecuencia del calentamiento de las aguas y la sobrepesca, mientras que algunas pesquerías de la costa de Nueva Inglaterra han aumentado.

Clima 101: los océanos
Los océanos son el mayor hábitat del planeta y también ayudan a regular el clima global. Pero ¿por qué es salado el océano? ¿Y cómo impacta a los océanos el cambio climático? Descubre los datos clave sobre el océano, entre ellos las consecuencias y las posibles soluciones a estos cambios.

Cambio climático 

Los científicos intentan comprender sin demora cómo el calentamiento de nuestra atmósfera está alterando el océano Atlántico. 

Los instrumentos anclados en el Caribe han detectado que el enorme sistema de circulación oceánica del Atlántico se está ralentizando. A algunos científicos les preocupa que, si las aguas frías del Ártico se calientan, la diferencia de temperatura no sea suficiente para impulsar la circulación oceánica al mismo ritmo que lo ha venido haciendo hasta ahora. 

(Relacionado: Así afectaron las corrientes marinas al nacimiento de la vida en la Tierra)

Dado que la cinta transportadora del océano influye en el clima de las masas de tierra que bordean el Atlántico, un cambio en el ritmo de circulación podría afectar a los veranos, los inviernos y las catástrofes naturales, desde Estados Unidos hasta Europa. Incluso existe la inquietud de que el norte de Europa quede profundamente congelado si las corrientes cálidas que a menudo se dirigen hacia allí se detienen. 

Sin embargo, se discute la razón exacta por la que las corrientes se están ralentizando. Algunos científicos apuntan al cambio climático y al deshielo de los glaciares, mientras que otros sostienen que se trata de algo cíclico. 

A medida que los océanos absorben más dióxido de carbono de la atmósfera, también se vuelven más ácidos debido a las reacciones químicas resultantes. Las aguas ácidas pueden ralentizar el crecimiento de los corales, los moluscos y algunas especies de plancton, o incluso matarlos. Así pues, las cadenas alimentarias esenciales pueden verse alteradas por la llamada acidificación de los océanos

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com

Si quieres saber más sobre nuestro planeta, medio ambiente y conservación, no te pierdas ‘Nuestro planeta’.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
Los secretos del océano Pacífico
Medio Ambiente
¿Qué es la acidificación de los océanos y por qué se produce?
Medio Ambiente
Las colillas permanecen durante doce años en la naturaleza
Medio Ambiente
La agonía del Mar Menor: así hemos llegado a su colapso ecológico
Medio Ambiente
Estas imágenes revelan el plancton que se ve obligado a convivir con el plástico

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved