La verdadera 'Casa del Dragón' está en las profundidades de Eslovenia

Las salamandras acuáticas ciegas (u olmos) de esta caverna inspiran leyendas y esfuerzos de conservación.

Por Rebecca Toy
Publicado 26 oct 2022, 15:44 CEST
Los visitantes recorren el complejo de cuevas de Postojna, en la región kárstica de Eslovenia, que ...

Los visitantes recorren el complejo de cuevas de Postojna, en la región kárstica de Eslovenia, que alberga una población de olmos, también conocidos como crías de dragón.

Fotografía de Dave Yoder, Nat Geo Image Collection

Espectadores de televisión de todo el mundo se han familiarizado con los dragones de ficción durante la última década a través de Juego de Tronos y su precuela, La Casa del Dragón, que acaba de terminar su primera temporada. Pero estas criaturas de larga cola existen de verdad bajo las colinas de piedra caliza de Postojna (Eslovenia). Aquí, cuevas subterráneas enhebradas con ríos revelan maravillas de las formas de vida más resistentes. Entre los grillos, milpiés y escarabajos, las crías de dragón dominan lo que se considera la cueva con mayor diversidad biológica del mundo.

Estas salamandras acuáticas casi translúcidas, conocidas oficialmente como olmos (Proteus anguinus), tienen características de adaptación nada menos que legendarias, incluso sin alas ni fuego. Estos anfibios, grandes depredadores en su mundo subterráneo, pueden crecer hasta 30 centímetros, regenerar extremidades, vivir hasta 100 años y pasar hasta una docena de años sin comer. Los científicos estudian su extenso código de ADN en busca de respuestas al proceso de regeneración y adaptación.

(Relacionado: El «asombroso dragón» que replantea los orígenes de los dinosaurios más grandes del mundo)

El olmo (o salamandra de cueva) es una salamandra sin vista que se encuentra en cuevas de Eslovenia, Italia y Albania, puede llegar a vivir cien años.

"Esto es lo más parecido a un dragón que voy a tener nunca", dice la bióloga de Postojna Katarina Kanduč.

Durante siglos, estos olmos sin ojos se consideraron descendientes de dragones ocultos en Eslovenia. Incluso ahora siguen siendo un misterio, y están clasificados como vulnerables por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) debido a la falta de datos. Los científicos se esfuerzan incluso por determinar cuántos viven de forma fiable en su diminuto territorio del karst dinárico, que se extiende a lo largo de la costa adriática desde el norte de Italia hasta Albania.

Sí tenemos una certeza: su hábitat acuático está amenazado por los contaminantes químicos, especialmente los fertilizantes, que atraviesan la roca altamente permeable y son absorbidos por estas leyendas de larga vida. Uno de los mejores lugares para conocerlas (y ayudar a su conservación) es el Parque de las Cuevas de Postojna, la cueva turística más visitada de Europa.

(Relacionado: 10 cuevas sagradas del mundo)

Más de 40 millones de personas al año pasan por la cueva, situada a menos de una hora de la capital, Liubliana. La mayoría de los visitantes realizan un recorrido de 90 minutos entre estalagmitas blancas y brillantes y a través de cavernas iluminadas con lámparas de cristal de Murano, antes de contemplar los olmos y conocer los esfuerzos de conservación. 

Pero aquellos que quieran escapar de las multitudes para ver a las crías de dragón en su hábitat natural pueden unirse a una excursión de aventura limitada y no invasiva en las profundidades de las cavernas. Esta experiencia de tres horas, que es en parte una aventura de espeleología, en parte una lección de historia y en parte una escape room, también incluye actividades de rappel, navegación y espeleología de camino al hábitat de los olmos. 

El orgullo de Eslovenia por su patrimonio espeleológico y su fascinación por las bestias mitológicas alimentan este esfuerzo de conservación, que está dando sus frutos. Recientemente, Postojna anunció el nacimiento de 30 crías de olmo en el complejo de investigación de la cueva, lo que supone un récord de supervivencia.

Dragones en Eslovenia 

Los dragones han alimentado durante mucho tiempo las leyendas y la literatura, pero Eslovenia ha llevado este concepto a un nuevo nivel. Estas temibles criaturas con hocico están por todas partes, rugiendo en un emblemático puente de Liubliana, cubriendo las tapas de los desagües y protagonizando murales de arte callejero. La adoración tiene sentido en la región geológica kárstica homónima, llena de sumideros, cuevas y profundidades oscuras donde, durante siglos, los residentes creían que habitaban los dragones.

En el pasado, los habitantes de Postojna creían que la niebla caliente que salía de la cueva en invierno era el aliento de una criatura gigante. Cuando el río de la cueva se desbordó y expulsó extrañas salamandras ahogadas, la gente vio en estas crías de dragón la prueba de que un padre mucho más grande acechaba en su interior.

(Relacionado: ¿Dónde viven los narvales y por qué es tan difícil verlos?)

La cueva de Postojna, en Eslovenia, es una de las mayores atracciones turísticas del pequeño país.

Fotografía de Zeljko Stevanic, Xinhua, eyevine, Redux

"Las cuevas eran portales a otro mundo, peligroso y oscuro", dice el guía de Postojna Kevin Klun Valenčič. "Tenías que encontrarte con tu miedo bajo tierra y luchar con él, como si estuvieras matando a un dragón".

En busca de dragones

A la luz de la lámpara, la cría de dragón de un metro de largo tiene un brillo casi de neón mientras nada en el claro río subterráneo y luego se lanza bajo un afloramiento rocoso. Se trata de un movimiento poderoso para una criatura normalmente poco enérgica, que nuestro pequeño grupo había recorrido a pie, en rappel y a lo largo de un sendero estratégico en los históricos túneles de la ribera para verlo. Según Valenčič, la mayoría de las personas que participan en esta excursión consigue al menos ver la considerable población de olmos de la cueva en la parte baja del río, aunque nunca hay garantías con este esquivo animal.

Izquierda: Arriba:

Los embriones de olmo no suelen eclosionar hasta convertirse en salamandras, pero en la cueva de Postojna se han producido recientemente tasas de nacimiento superiores a la media.

Fotografía de Alex Hyde, Nature Picture Library, Alamy Stock Photos
Derecha: Abajo:

Aunque los olmos no tienen vista, tienen unos sentidos del olfato y del oído muy desarrollados que les ayudan a buscar insectos y otras presas.

Fotografía de Luka Dakskobler, Xinhua, Alamy Stock Photos

En la naturaleza, los científicos estiman que solo dos de cada 500 huevos de olmo eclosionan. En Postojna, al menos 30 de los 43 huevos han eclosionado, duplicando la tasa de 2016 y confirmando que el tierno cuidado del equipo de Postojna marca la diferencia, incluso cuando trabajan en la oscuridad (ya sea literal o metafórica). "Nadie había hecho esto antes", dice Kanduč. "No es exactamente algo que se pueda buscar en Google".

(Relacionado: Descubre por qué México está abrazando por fin a su estrafalaria salamandra).

Los olmos del área de investigación de Postojna han sorprendido a los científicos con huevos por segunda vez desde 2016. 

Su trabajo les ha valido ser finalistas en 2022 para el prestigioso premio de conservación Natura 2000 de la Unión Europea. 

Cuando no está en el laboratorio, Valenčič disfruta claramente alejándose de todo y dirigiendo excursiones en la cueva: deslizándose por colinas de barro, poniéndose en cuclillas para encontrar camarones de la cueva y tomándose momentos de silencio en completa oscuridad. 

Como dice Primož Gnezda, otro científico del equipo: "Todos quieren ver un dragón".

Rebecca Toy es una escritora afincada en Kansas City (Estados Unidos) que cubre viajes, historia y cultura. Encuéntrala en Instagram y Twitter.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
Vive experiencias de otro mundo en las cuevas de hielo de Europa
Viaje y Aventuras
4 lugares increíbles que necesitan urgentemente ser conservados
Viaje y Aventuras
Esta pequeña isla es el mejor lugar para bucear entre tesoros en el Caribe
Viaje y Aventuras
Seis consejos para que tu próximo viaje a la playa sea más sostenible
Viaje y Aventuras
Andorra: el microestado europeo donde los aventureros contribuyen a la ciencia

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved