Guía esencial para visitar Alaska

Aquí encontrarás todo lo que necesitas saber para explorar las ciudades y la vasta naturaleza de Alaska: cuándo ir, dónde alojarse, qué hacer y cómo desplazarse.

Un río ártico atraviesa la cordillera Brooks en el norte de Alaska. Esta cadena montañosa, que se extiende a lo largo de unos 11 200 Kilómetros, es una de las muchas e impresionantes características naturales del estado.

Fotografía de Kiliii Yüyan, National Geographic
Por Jenna Schnuer
Publicado 8 ene 2024, 15:30 CET

En 1867, Estados Unidos compró el territorio de Alaska a Rusia por algo más de 7 millones de euros. Casi un siglo después, en 1959, se convirtió en el penúltimo estado formar parte de Estados Unidos (solo unos meses antes que Hawái). Estos simplemente dos datos curiosos de un territorio que tiene mucho que ofrecer.

Millones de hectáreas de deslumbrante naturaleza salvaje. Culturas indígenas en tierra Dena'ina (Anchorage). Auroras boreales sobre Fairbanks. La alegría del lanzamiento de la manta y la pesca del rey (salmón real, claro).

Te ofrecemos los datos básicos que necesitas saber si te aventuras a hacer un exótico viaje a la región más septentrional de Estados Unidos.

Mejor época para visitar Alaska

Verano: Con hasta 24 horas de luz solar, los visitantes hacen como los lugareños y llenan sus días. Pesca de salmones rojos en los remotos ríos de la bahía de Bristol, recorre las montañas Chugach como mochilero o haz una travesía guiada por los glaciares de Parque Nacional de Wrangell-San Elías. Los aficionados a la ornitología pueden observar aves en Utqiaġvik, la comunidad más boreal de Estados Unidos. Los cruceros surcan las vías fluviales, las caravanas las carreteras y las avionetas surcan los cielos. Abundan las flores silvestres, las bayas y los osos. También los mosquitos.

Invierno: Esta es la estación para montar en bicicleta de neumáticos gordos por la extensa red de senderos de Anchorage o para esquiar (desde esquí de fondo en los senderos de los alrededores de Fairbanks hasta heliesquí en las montañas que rodean Valdez). Todo el estado anima a los atletas de cuatro patas de la Iditarod, una popular carrera de trineos de perros, y celebra el día más corto, el solsticio, que anuncia el verano. El Sealaska Heritage Center ofrece un calentamiento junto con la historia y el arte de las comunidades indígenas del sureste de Alaska.

Otoño y primavera: Aunque el color del otoño resalta en los bosques y en la tundra, es una estación corta, ya que la mayoría de los habitantes de Alaska se preparan para el invierno. La primavera, conocida en Alaska como "ruptura", gracias a que el hielo y la nieve dan paso al suelo y a las aguas abiertas, tiende a ser fangosa. Ninguna de las dos son fechas recomendables para hacer un viaje.

Distribución geográfica

Ciudades: En el Sureste, Juneau, la capital, bulle cuando es la temporada legislativa (de enero a mayo). A unos 1300 kilómetros de distancia (incluyendo un trayecto en ferry), Anchorage tiene una de las mejores gastronomías del estado y una animada escena artística. En el Interior, el mercado de granjeros de Fairbanks sigue siendo un centro comunitario clave y el termómetro al aire libre de la UAF (Universidad de Alaska Fairbanks) un lugar privilegiado para hacerse fotos en pleno invierno.

Ártico: Como la mayor parte de esta región está fuera de la red de carreteras, los lugareños se desplazan entre las comunidades en avioneta, esquís o, en invierno, en máquinas de nieve (los lugareños no las llaman motos de nieve). Sube por la autopista Dalton para cruzar el Círculo Polar Ártico en coche o, lo que es más fácil, en una excursión guiada.

Centro Sur: Es la zona más poblada del estado, gracias a Anchorage y el valle de Mat-su. Sal de Homer para avistar osos. Haz un crucero de un día desde Valdez. Vete de senderismo por el Bosque Nacional de Chugach.

Interior: Con la cordillera de Alaska al sur y la cordillera Brooks al norte, el Interior se erige orgulloso gracias a sus residentes más conocidos, la montaña Denali y su parque homónimo. La autopista Denali Highway entusiasma a los aficionados a la geología y la arqueología.

Sureste: El Paso Interior (hacia la comunidad de cruceristas) está salpicado de pequeñas ciudades con mucho encanto. El arte público de Ketchikan supera al que se puede encontrar en otras ciudades el doble de grandes. Sitka posee una rica herencia rusa y una de las librerías más acogedoras de Estados Unidos.

Suroeste: Pequeñas comunidades y enormes extensiones de naturaleza salvaje. En Adak y las islas Pribilof los observadores de aves completan sus listas de avistamientos. Las aguas de la bahía de Bristol están repletas de salmón rojo.

En aviónAlaska Airlines ofrece vuelos a 21 localidades del estado. Otras líneas de cercanías más pequeñas y vuelos chárter dan acceso al resto de Alaska.

En tren: El ferrocarril de Alaska cubre destinos desde Fairbanks, en el norte, hasta Seward durante los meses de verano. En invierno, el servicio es más limitado.

En coche: Se pueden alquilar coches en las principales ciudades y en algunos pueblos del sureste. Para conducir entre algunos tramos hay que ir por el sistema de autopistas marinas de Alaska, los transbordadores de automóviles y pasajeros del estado. La red de carreteras es limitada y la mayoría de las reparaciones se realizan durante los meses de verano.

Los visitantes del Parque Nacional y Reserva de Denali viajan en un autobús verde de tránsito no narrado para ir desde la estación de autobuses de Denali a puntos de todo el parque.

Fotografía de Chris Burkard

En barco: El sistema de transbordadores Alaska Marine Highway va desde Bellingham (Washington), en el sureste, hasta el centro-sur de Alaska y desciende por la cadena de las Aleutianas hasta Dutch Harbor. Hay que reservar con antelación, tanto para pasajeros a pie como para coches.

Qué saber antes de ir a Alaska

La tierra que ahora se conoce comúnmente como Alaska ha sido el hogar de 11 culturas distintas durante miles de años. Los pueblos eyaktlingithaida tsimshian proceden del sudeste. Al norte y noroeste están las tierras de los Iñupiat y los Yup'ik de la isla de San Lorenzo.

En el Interior se encuentran 11 grupos lingüísticos del pueblo Athabascan. En el Suroeste, los yup'ik y los cup'ik llevan pescando en las aguas locales desde hace al menos 10 000 años. Los alutiiq (sugpiaq) y los unangax llevan mucho tiempo viviendo en el centro-sur y a lo largo de los 2092 kilómetros de la cadena de las Aleutianas.

Algo menos del 16% de la población actual de Alaska es nativa, con 279 tribus reconocidas por el Gobierno Federal. El estado está dividido en 12 corporaciones regionales de nativos de Alaska, creadas en 1971 cuando el Congreso de EE UU aprobó la Ley de Resolución de Reclamaciones de Nativos de Alaska (ANCSA).

Desde campamentos culturales a clases de idiomas, una amplia gama de programas garantizan la continuidad de las culturas, prácticas artísticas y lenguas nativas. Uno de los recursos clave del estado es el Archivo de Lenguas Nativas de Alaska, creado en 2009.

Reservas: Para la temporada de viajes de verano en Alaska, considera la posibilidad de reservar excursiones, habitaciones de hotel y coches de alquiler con al menos seis meses de antelación. Una vez iniciada la temporada, puede resultar difícil conseguirlas.

Horarios: Los horarios de los restaurantes varían según el estado, pero suelen ser más limitados durante los meses de invierno.

LGBTQ+: En un informe de 2023 de 24/7 Wall St. sobre los estados más respetuosos con el colectivo LGBTQ+ de EE. UU., Alaska ocupó el puesto 27. A pesar de la baja calificación de Alaska en el informe Movement Advancement Project's Mapping Equality, Alaska ocupa un puesto "bajo", pero Anchorage, Juneau, Sitka y Ketchikan han promulgado ordenanzas que protegen la orientación sexual y la identidad de género. En general, la comunidad LGBTQ+ celebra el Orgullo en actos por todo el estado, y existe una vibrante tradición de espectáculos drag locales en las principales ciudades.

(Relacionado: ¿Por qué en Alaska crecen tantas frutas y hortalizas gigantes?)

Cómo visitar Alaska de forma sostenible

Al aire libre: Con 1,7 millones de kilómetros cuadrados de territorio (más de tres veces la superficie de España), Alaska es un paraíso natural virgen. Por ello, los principios de sostenibilidad como "no dejar rastro" son importantes. Siempre que sea posible, apoya a las empresas locales con certificación ecológica a través de programas como Adventure Green Alaska, que ofrece una lista de operadores turísticos responsables. Para observar la fauna salvaje, sigue las directrices del Departamento de Pesca y Caza del estado.

Un piragüista rema por un río virgen de Alaska. La lejanía del estado ofrece mucho espacio para observar la vida salvaje.

Fotografía de Chris Burkard

De compras: Existen normas estrictas que rigen los símbolos Made in AlaskaSilver Hand para proteger tanto a los artesanos como a los compradores.

Comer: Cada vez se da más importancia al marisco local y a los alimentos producidos durante la corta temporada de cultivo. La mayoría de los restaurantes incluyen en sus menús ingredientes de origen local.

Qué libros leer antes de ir a Alaska

Hyperboreal, de Joan Naviyuk Kane. Poetisa inupiaq, Kane creció en Anchorage, pero su poesía explora la historia de uno de los pueblos de los que procede su familia, Ugiuvak (King Island). Escribe tanto en inglés como en inupiaq.

If You Lived Here, I’d Know Your Name, de Heather Lende. La escritora laureada de Alaska vive en Haines desde 1973. Como muchas ciudades del estado, Haines no está en la red de carreteras, por lo que el acceso es por barco o avión. Esto añade otro matiz a estas entrañables memorias sobre la vida en un pequeño pueblo de Alaska.

Berry Song, de Michaela Goade. Este libro infantil es una lectura esencial para comprender la variedad de experiencias, la importancia y la alegría del estilo de vida de subsistencia del que dependen muchos nativos de Alaska.

Datos básicos de Alaska

Creación del Estado: 3 de enero de 1959 (49º estado)

Capital: Juneau

Huso horario: Hora estándar de Alaska (GMT-9). La isla de San Lorenzo y las islas Aleutianas de Atka, Adak, Attu y Shemya: Hora estándar de Hawái-Aleutianas (GMT-10).

Aeropuertos principales: En el centro-sur de Alaska, el aeropuerto internacional Ted Stevens de Anchorage (ANC) ofrece vuelos a 17 destinos nacionales fuera de Alaska y a cuatro aeropuertos internacionales. Alaska Airlines, Grant Aviation, Kenai Aviation y Ravn Alaska vuelan a destinos dentro del estado. En el interior de Alaska, el Aeropuerto Internacional de Fairbanks (FAI) recibe vuelos de seis aerolíneas comerciales durante los meses de verano y de Alaska Airlines y Delta en invierno. En el sureste de Alaska, los principales aeropuertos son el Internacional de Juneau (JNU) y el Internacional de Ketchikan (KTN). Para conocer los aeropuertos más pequeños de la región, consulte la lista de aeropuertos públicos.

Puertos de ferry: Los transbordadores de la Alaska Marine Highway recorren 5600 km. Más de 30 puertos incluyen las principales ciudades y comunidades remotas. Consulta la lista completa de rutas aquí.

Rutas de ferrocarril: El ferrocarril de Alaska cubre destinos desde Fairbanks, en el norte, hasta Seward durante los meses de verano. El servicio de invierno se limita a la ruta Aurora Winter.

Dato curioso: Sólo el 14% de las ciudades, pueblos y aldeas de Alaska están en la red de carreteras. Los residentes y viajeros acceden al resto del estado (incluida la capital) por barco o avión.

Jenna Schnuer, escritora afincada en Anchorage, escribe sobre viajes, cultura, ciencia y mucho más. Encuéntrala en Instagram.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved