Con un estómago extensible, este pez devora presas más grandes que él

Muchas especies han desarrollado formas de «embolsar» la comida, una adaptación a inconvenientes ambientales como la sequía y el frío.jueves, 31 de octubre de 2019

El engullidor negro engulle presas gigantes porque la comida escasea en el fondo del mar.
El engullidor negro engulle presas gigantes porque la comida escasea en el fondo del mar.
foto por Norbert Wu, Minden Pictures/Nat Geo Image Collection

Halloween ya está aquí y muchos niños disfrazados llamarán a las puertas pidiendo golosinas. Sin embargo, para muchos animales encontrar comida no es tan sencillo; exige una combinación de sentidos agudizados, fuerza física y buena suerte.

Por eso algunas especies han desarrollado una estrategia única para evitar el hambre: almacenan la comida en su propio cuerpo.

Es probable que las especies más reconocidas sean las tamias, un género de ardillas cuyos enormes abazones pueden contener frutos secos y semillas almacenados durante los meses más cálidos. En lugar de engordar para el invierno, estas 25 especies de roedores esconden la comida en sus abultadas mejillas.

Una ardilla del este almacena bellotas en los abazones antes del invierno.
Una ardilla del este almacena bellotas en los abazones antes del invierno.
foto por Tim Laman, Nat Geo Image Collection

«Almacenar comida es una característica bastante avanzada», afirma Tracey Sutton, ecóloga marina de la Universidad de Nova Southeastern, en Florida. «Se trata de una estrategia ecológica importante para los animales que viven en un entorno con comida irregular», ya sea por las temperaturas gélidas o las profundidades marinas remotas.

Estudiar estas adaptaciones también ayuda a los científicos a comprender cómo puede afrontar la fauna los cambios ambientales, como el cambio climático.

Estos son algunos animales fascinantes que siempre tienen la comida a mano.

Hormigas melíferas

Las hormigas melíferas viven en climas áridos de todo el mundo, como Australia, el sur de África y México. Durante las sequías y la estación seca, algunas hormigas sustentan la colonia cultivando sus propios depósitos de miel.

En esta foto de una hormiga melífera cautiva vemos el gáster lleno de néctar, savia y ligamaza.
En esta foto de una hormiga melífera cautiva vemos el gáster lleno de néctar, savia y ligamaza.
foto por Joel Sartore, National Geographic Photo Ark

Estas hormigas especializadas, denominadas repletas, se llenan de néctar, savia y una sustancia azucarada denominada ligamaza, que también segregan los áfidos, otro tipo de insectos.

Las repletas se hinchan hasta que sus gásteres, la parte posterior del cuerpo, se llenan de ese jugo dulce. A continuación, los insectos cuelgan del techo de las colonias subterráneas y regurgitan el líquido para alimentar a sus compañeras hambrientas.

Engullidores negros

El engullidor negro, un pez que vive en aguas profundas, devora presas mucho más grandes y carga con ellas mientras las digiere en un estómago que cuelga bajo su cuerpo, como si fuera una bolsa de la compra.

Los engullidores negros viven a profundidades de hasta 4000 metros, donde la comida es relativamente escasa, posible motivo por el que este pez come tanto: comer todo lo que puedan mientras puedan. Sutton afirma que en las zonas mesopelágica y batial poco pobladas este pez puede tomarse su tiempo para digerir estas presas grandes sin miedo de sentirse amenazado.

El engullidor negro nunca ha sido filmado, algo que Sutton espera cambiar en el futuro.

Este hongo parásito convierte a los insectos en zombis a su merced
Este hongo parásito convierte a los insectos en zombis a su merced
En las profundidades de la selva amazónica, un hongo parásito llamado Cordyceps infecta a hormigas y otros insectos para reproducirse. Visita los entornos más extremos del planeta y descubre cómo sobreviven en ellos los animales en Planeta hostil de National Geographic.

Afirma que «lo que sabemos de las aguas profundas es conocimiento forense en gran medida», ya que la mayoría de los especímenes se han examinado post mortem.

«Observar comportamientos en la naturaleza, incluso tan simples como la forma de nadar, nos ayuda a rellenar los vacíos».

Pelícanos

La especie más grande de pelícano, el pelícano ceñudo, es autóctona de Europa y Asia.
La especie más grande de pelícano, el pelícano ceñudo, es autóctona de Europa y Asia.
foto por Marcin Dobas, Nat Geo Image Collection

Al igual que ese niño que se acaba los caramelos antes de llegar a casa, el pelícano no almacena los peces en el enorme saco gular, sino que los engulle enseguida. Estos sacos o bolsas gulares están llenos de agua y, antes de tragarse la comida, inclinan la cabeza hacia atrás para que se drenen.

Casi todas las especies de pelícanos, que se distribuyen por todo el mundo salvo por la Antártida, «pescan de forma colectiva nadando en fila o en grupo y conduciendo a los peces», afirma Bob Mulvihill, ornitólogo del Aviario Nacional de Pittsburgh. A continuación, las aves acorralan a los peces entre ellas o contra la orilla y usan los picos a modo de «cuchara».

La excepción es el pelícano pardo, una especie norteamericana que se zambulle en el agua y atrapa a los peces en el proceso (vídeo).

 

Las plantas jarro del género Nepenthes atrapan insectos y otros animales pequeños en sus jarros llenos de líquido.
Las plantas jarro del género Nepenthes atrapan insectos y otros animales pequeños en sus jarros llenos de líquido.
foto por Thomas P. Peschak, Nat Geo Image Collection

Plantas jarro

El género Nepenthes de plantas jarro, autóctono del Sudeste Asiático y el extremo septentrional de Australia, posee una hoja con forma de jarro que sirve para atrapar insectos, salamandras e incluso pequeños mamíferos.

Algunas especies presentan jarros con un color moteado parecido a la carroña, que atrae a las presas al interior. Las paredes resbaladizas de la hoja el opérculo garantizan que todo lo que caiga se quede dentro.

En el fondo de los jarros hay fluidos digestivos donde las presas se ahogan y se descomponen rápidamente, lo que permite que estas plantas carnívoras prosperen en lugares con escasez de nutrientes.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo