¿Una micro siesta de cuatro segundos? Estos padres pingüinos sobreviven con cabezadas exprés

Este patrón de sueño inusual, también observado en personas demasiado cansadas, puede ser una estrategia a corto plazo para superar las intensas exigencias de criar un polluelo en la Antártida.

Por Carrie Arnold
Publicado 1 dic 2023, 10:35 CET
Pingüinos barbijo del Acuario de Newport, Kentucky (EE. UU.)

Los pingüinos barbijo (en la foto, animales del Acuario de Newport, Kentucky, Estados Unidos) suelen poner dos huevos a la vez.

Fotografía de Joël Sartore, National Geographic Photo Ark

Los padres humanos privados de sueño conocen el valor de una siesta rápida, pero resulta que los pingüinos barbijo nos ganan a todos.

Según un nuevo estudio, cuando anidan, estas aves antárticas duermen "microsueños" de cuatro segundos de duración, una estrategia que permite a los padres vigilar constantemente los vulnerables huevos y polluelos, al tiempo que acumulan un total de 11 horas de sueño al día.

"Parecen estar siempre en un estado de microsueño", afirma Paul-Antoine Libourel, codirector del estudio e investigador biólogo del Centro de Investigación en Neurociencia de Lyon (Francia).

Los resultados, publicados esta semana en Science, son los últimos de una serie de nuevos hallazgos que muestran una gran diversidad en las estrategias de sueño de los animales. En abril de 2023, los investigadores descubrieron que los elefantes marinos duermen breves siestas mientras se sumergen bajo las olas. Los delfines mulares duermen con medio cerebro a la vez, dejando el otro hemisferio despierto y alerta. Lo mismo ocurre con las fragatas. Y durante la época de apareamiento, los correlimos pectorales prefieren el sexo al sueño. 

"No sabemos por qué algunos animales pueden exhibir dos horas de sueño al día, como el elefante, y otros necesitan 20 horas", afirma Libourel.

Un pingüino barbijo cuida de sus polluelos en las islas Shetland del Sur, en la Antártida.

Fotografía de Acacia Johnson, Nat Geo Image Collection

El sueño de los pingüinos

Es difícil dormir en una colonia de pingüinos barbijo. El sol del verano antártico proporciona luz diurna las 24 horas del día, iluminando el ajetreo y el bullicio de miles de pájaros que pitan y hacen ruido. Y luego está el olor a amoníaco mezclado con pescado podrido y guano de pingüino.

"Me mareaba", dice Won Young Lee, codirector del estudio e investigador del Instituto de Investigación Polar de Corea.

Como otros pingüinos, los progenitores de los barbijos se turnan para cuidar el nido. Mientras un ave protege a los polluelos (normalmente dos), la otra busca comida en el mar. Después, los pingüinos cambian de lugar. Durante los dos meses que transcurren entre la puesta de huevos y la salida del nido, todo son exigencias.

"Los pingüinos pueden nadar 120 kilómetros al día mientras buscan comida. Ni siquiera Michael Phelps puede hacer eso. Y si pueden dormir mientras vuelven con el piloto automático, estaría muy bien", dice P. Dee Boersma, experto en pingüinos de la Universidad de Washington (EE. UU.) y explorador de National Geographic.

Para estudiar cómo se las arreglan los pingüinos para conseguir todo esto y dormir lo necesario, Lee y su equipo primero pegaron biologgers, pequeños dispositivos alimentados por pilas, en la espalda de 14 pingüinos nidificantes de ambos sexos. Este dispositivo funciona como un reloj inteligente, midiendo la actividad física, el pulso y las profundidades oceánicas de las aves en busca de alimento.

A continuación, el equipo capturó humanitariamente a cada uno de los pingüinos, los anestesió para colocarles los dispositivos e implantarles temporalmente electrodos en el cráneo para medir la actividad cerebral. Cuando un animal está despierto, su cerebro bulle constantemente. Durante el sueño, sin embargo, las ondas cerebrales se ralentizan y se alargan.

Cuando Lee empezó a revisar los datos, se sorprendió al descubrir que las aves (que fueron liberadas tras el estudio) dormían en intervalos de cuatro segundos a lo largo del día y la noche mientras cuidaban de su huevo o polluelo.

Los padres se reparten la tarea de cuidar los huevos, pasando cada uno varios días en el nido antes de cambiar de turno. Al cabo de unos 37 días, los polluelos eclosionan.

Fotografía de María Stenzel, Nat Geo Image Collection

¿Una estrategia a corto plazo para padres cansados?

Según Chiara Cirelli, neurocientífica de la Universidad de Wisconsin (Estados Unidos) que no participó en el estudio, cualquiera que se haya quedado dormido brevemente en el metro o viendo la tele ha experimentado un microsueño.

Tanto en humanos como en pingüinos, los microsueños se producen en momentos de fatiga y agotamiento, pero los pingüinos barbijo parecen depender casi exclusivamente de ellos, afirma Cirelli. Estudiar el sueño en entornos naturales es difícil, por lo que "el simple hecho de que fueran capaces de registrar datos en estas condiciones es increíble".

Aunque los datos son convincentes, Cirelli señala que los investigadores sólo estudiaron a los pingüinos durante los periodos de nidificación, por lo que es imposible saber si las aves microsueñen cuando no están criando. 

(Relacionado: Más información sobre los posibles orígenes del sueño)

El otro reto es comprender cómo afecta el microsueño al cerebro y al cuerpo de los pingüinos. La privación de sueño en los humanos causa una serie de problemas de salud, y no está claro si los pingüinos también lo experimentan.

Dado que los barbijos duermen tramos algo más largos mientras bucean en busca de comida y después de volver a tierra, Libourel dice que el microsueño puede ser sólo una estrategia de supervivencia a corto plazo para las mamás y los papás cansados.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved