5 razones para aprender submarinismo de una vez por todas

Sumergirse en las profundidades oceánicas te dará una nueva perspectiva del planeta y hará que te enamores de los tiburones.

Por Carrie Miller
Publicado 29 mar 2023, 13:31 CEST
La exploradora de National Geographic y bióloga marina Jessica Cramp evalúa los arrecifes cerca de Rarotonga

La exploradora de National Geographic y bióloga marina Jessica Cramp evalúa los arrecifes cerca de Rarotonga, la mayor de las islas Cook del Pacífico Sur y base de Sharks Pacific, un proyecto de conservación fundado por ella.

Fotografía de Andy Mann, Nat Geo Image Collection

Bucear hizo mi mundo más grande. Y recuerdo el momento en que ocurrió. Descendía por aguas cálidas y transparentes en Rarotonga, la mayor de las islas Cook del Pacífico Sur, en mi quinta inmersión.

Los buceadores inexpertos suelen ser buceadores ocupados, y así me ocurrió a mí. Comprobaba dos y tres veces los manómetros, me concentraba en la sensación de respirar a través de un regulador, me preocupaba por un equipo que me resultaba claustrofóbico y utilizaba los brazos para orientarme en la extraña extensión azul, gastando una valiosa energía. Bucear es cuestión de calma y mesura. Yo aún no había aprendido esa lección.

Un submarinista explora una cueva dentro del cenote Casa, en la península mexicana de Yucatán. La zona es conocida por sus cenotes, sumideros inundados de agua subterránea que atraen a nadadores, buceadores y submarinistas.

Fotografía de Paul Nicklen

Pero entonces miré a mi alrededor y me quedé inmóvil. Me encontraba en un bosque encantado sacado de un cuento de los hermanos Grimm. Los porites, un tipo de coral pétreo, brotaban como setas gigantes. A su alrededor parpadeaban peces limón y peces ángel. Entre los porites se abrían canales arenosos, cintas de arena blanca sobre las que planeaban escuadrones de rayas águila oceladas. Más adelante, el bosque se transformó en un jardín de colonias de coral Montipora, rosetas gigantes que daban cobijo a los tiburones de arrecife.

Había practicado el buceo con tubo toda mi vida, pero no tenía ni idea de lo que me estaba perdiendo. Esto era nuevo. Era inesperado. Desde entonces, cada inmersión ha sido una revelación. De todo lo que el buceo me ha enseñado, ofrezco estas cinco lecciones.

Para la guía A Diver's Guide to the World: Remarkable Dive Travel Destinations Above and Beneath the Surface, Carrie Miller y Chris Taylor viajaron a 50 lugares de 35 países.

Fotografía de Andy Mann, Nat Geo Image Collection

Cinco lecciones que puedes aprender del submarinismo

1. Conoces a la mejor gente

Toda afición reúne una tribu, y los buceadores forman una ecléctica. He buceado con médicos que valoran el mundo submarino como un escape a las exigencias de su trabajo, guías de buceo nómadas que renuncian a la riqueza y la seguridad por una vida cerca del océano, e ingenieros apasionados por los aspectos técnicos del buceo. Todos son, a su manera, acogedores y serviciales.

Los cinco conceptos clave del buceo

Así es como conocí a mi marido, Chris Taylor. Las semillas de nuestro encuentro marítimo se plantaron cuando éramos niños, yo en Minnesota y Chris en Grecia. De niños, los dos estábamos obsesionados con los tiburones. Unos 30 años después, conseguí el encargo de mis sueños para National Geographic (un reportaje sobre el buceo con tiburones blancos) y fue en ese encargo, en Port Lincoln, Australia, donde conocí a Chris, que era supervisor de buceo y cuidador de tiburones.

Los buceadores tienen miedo de no verlos. Desde los tiburones de arrecife hasta los enigmáticos tiburones tigre, los escualos tienen carisma. Son criaturas espectaculares.

La mayoría de los tiburones se alejan de los buceadores. A veces son curiosos, pero en los cientos de inmersiones que Chris y yo hemos tenido la suerte de compartir con ellos, nunca hemos tenido una interacción negativa. Los tiburones son también una especie de talismán: su abundancia en una zona suele ser señal de un ecosistema sano.

 

Los tiburones martillo se agrupan en la Reserva Marina de las Galápagos, que atrae a los submarinistas por su alta concentración de tiburones. En los últimos 50 años, las poblaciones oceánicas de tiburones y rayas han disminuido en más de un 70%.

Fotografía de Chris Newbert, Minden Pictures

No es casualidad que la Reserva Marina de las Galápagos (uno de los lugares con más tiburones del mundo) sea también una de las zonas marinas protegidas con mayor diversidad biológica, ya que alberga casi 3000 especies. Pero ni siquiera lugares protegidos como las Galápagos están a salvo de la devastación que provoca la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada. En 2017 fue capturado allí un buque pesquero chino que transportaba más de 300 toneladas de especies marinas amenazadas, incluidos 6000 tiburones probablemente sacrificados por sus aletas.

En los últimos 50 años, las poblaciones oceánicas de tiburones y rayas se han desplomado, disminuyendo en un 70%. Necesitamos a estos depredadores. Ya es hora de darle la vuelta al guión y centrarnos en los tiburones como especies en peligro, no como peligrosas.

(Relacionado: Los 21 mejores lugares del mundo donde practicar buceo)

3. Obtendrás una perspectiva única

Cualquier imagen tomada desde el espacio confirma que vivimos en un planeta oceánico, vastas extensiones de azul que acunan formas dispersas de color verde-marrón. Qué extraño que llamemos a nuestro planeta "Tierra",  del latín "terra" sinónimo de suelo y antónimo de mar, cuando más del 70% de su superficie está cubierta por océanos.

Aunque crecí en una familia amante de la naturaleza, no fue hasta que empecé a bucear que mi conciencia conservacionista se disparó. Los humanos somos criaturas complacientes. Tendemos a dar por sentada la Tierra (nuestro sistema de soporte vital compartido), a menos que una nueva y profunda perspectiva rompa nuestro punto de vista. Los astronautas dicen sentirse asombrados y abrumados al contemplar la belleza y fragilidad de nuestro planeta desde los inhóspitos confines del espacio. Como acuanauta, experimenté algo parecido.

Estaba en las islas Kerama, a unos 35 kilómetros al oeste de Okinawa (Japón), yendo de un afloramiento de coral a otro, todos ellos repletos de vida arrecifal. Había miles de peces. Las anguilas asomaban la cabeza por la arena blanca como la nieve. Las gambas limpiadoras eliminaban los parásitos de los peces que esperaban, y una pareja de krait de labios amarillos nadaba graciosamente, desapareciendo juntos en un agujero del arrecife. Me recordaba a una ciudad animada, cada habitante haciendo su rutina diaria, igual que hacemos los humanos.

Los barcos de buceo exploran las islas Kerama, situadas a unos 35 kilómetros al oeste de Okinawa (Japón), una zona conocida por sus vibrantes arrecifes de coral y sus aguas cálidas y transparentes.

Fotografía de Ippei Naoi, Getty Images

Con demasiada frecuencia, sin embargo, estas ciudades de coral están contaminadas, ahogadas por un exceso de algas o enredadas en sedales. Las rayas y los tiburones pasan nadando con la boca llena de anzuelos. Envoltorios de plástico flotan a la deriva en aguas turbias por la escorrentía. La vida del arrecife continúa, pero hay menos, y vivir parece más difícil. Aunque este arrecife de Okinawa aún estaba en relativo buen estado, estaba rodeado de balas de calibre 50, restos de la II Guerra Mundial.

El submarinismo me ha hecho apreciar la interconexión y la delicadeza de la vida en la Tierra, más de lo que he experimentado en la superficie. ¿Estoy tan acostumbrado a ver los efectos de largo alcance de la humanidad en tierra que me he vuelto complaciente? Tal vez. Sin embargo, presenciarlos bajo el agua me revuelve las tripas.

(Relacionado: Los 10 mejores lugares para bucear en España)

4. Tú también puedes ser un explorador

Si eres buceador, eres explorador. Más del 80% de los océanos del mundo están inexplorados y cada inmersión es una experiencia nueva que nunca se repite. Se suele pensar que el submarinismo es duro y peligroso. Puede serlo, pero no tiene por qué.

En una reciente conferencia de buceo conocí a Richard Harris, un espeleobuceador australiano conocido por su papel fundamental en el rescate en 2018 de un equipo de fútbol juvenil en la cueva de Tham Luang, en el norte de Tailandia. Ha completado otras hazañas extremas, como descender a profundidades de 244 metros mientras buscaba la fuente del río Pearse de Nueva Zelanda.

Sin embargo, afirma con una sonrisa, "buceo dentro de mis límites, como tú". Cierto. Sólo que mis límites son mucho más estrechos. Me parece bien, porque un buceador recreativo como yo puede experimentar muchas cosas.

He aquí tres ejemplos: puedo examinar la Peristera, un pecio de 2500 años con más de 4000 ánforas cerca de la isla griega de Alonnisos. Puedo observar cómo el pez cirujano y el tiburón amarillo limpian las algas del caparazón de las tortugas marinas verdes en Hawai. Y puedo maravillarme con el mundo submarino de Alaska, repleto de anémonas de suave plumaje blanco, medusas melena de león, pulpos gigantes del Pacífico y salmones desovando.

Los submarinistas ven a veces tortugas marinas verdes, como ésta frente a Wailea (Hawai), nadando, descansando en los arrecifes de coral o esperando en las "estaciones de limpieza" a que los peces retiren las algas de sus caparazones.

Fotografía de Andrew Coleman, Nat Geo Image Collection

Explorar es observar. A veces implica sobrepasar los límites, viajar al límite y más allá. A veces implica ir más despacio y estudiar una especie con todo detalle. La maravilla existe en ambos casos, y en todos los intermedios.

(Relacionado: Viaje al planeta desconocido de la inmersión nocturna biofluorescente)

5. Puede que el submarinismo no sea para todo el mundo, pero el océano sí lo es.

Yo no me aficioné inmediatamente. Tardé tres años y tres intentos en certificarme, pero me alegro de haber persistido. Mis cuatro primeras inmersiones fueron abrumadoras, pero si no hubiera continuado, no habría tenido esa alucinante quinta inmersión. No habría visto esas ciudades de coral de Okinawa. No habría conocido a Chris.

Aprender a bucear es muy parecido a aprender a conducir un coche: se estudia la teoría, se practica con un instructor y se obtiene el título. A partir de ahí, la destreza depende de la frecuencia con que se bucee, de la formación continua y de la confianza en uno mismo. Independientemente de tus objetivos, bucear es más accesible y maravilloso de lo que nunca imaginé, y animo a cualquiera a que lo intente.

Pero no todo el mundo quiere o puede bucear, y es justo. Tanto si practicas el snorkel, el surf, el kayak o la vela como si simplemente te gusta sumergirte en el mar durante las vacaciones, puedes ser consciente de la vida que se desarrolla bajo ese manto azul resplandeciente y ayudar a protegerla.

Necesitamos que más gente vea el mar. Ahora mismo, menos del 3% del océano se considera altamente protegido. Los expertos instan a proteger al menos el 30% para salvaguardar los ecosistemas marinos, lo que a su vez contribuirá a proteger nuestra salud y bienestar. El océano suministra más de la mitad de nuestro oxígeno, absorbe dióxido de carbono, regula nuestro clima y sustenta gran parte de la economía mundial. Lo necesitamos mucho más de lo que él nos necesita a nosotros.

Buceadores voluntarios se ocupan de los esquejes de coral cuerno de ciervo para ayudar a restaurar los arrecifes de Florida. El arrecife de Florida es la única barrera coralina viva de Norteamérica y la tercera del mundo.

Fotografía de Jennifer Hayes, Nat Geo Image Collection

Florida, por ejemplo, es una de las zonas de recreo más importantes de Estados Unidos. Está rodeada por el arrecife de Florida, la única barrera coralina viva de Norteamérica y la tercera del mundo. Hogar de más de 500 especies de peces, el arrecife es también esencial para la economía del Estado del Sol, ya que genera unos 1100 millones de dólares (1015 millones de euros) anuales en turismo. El arrecife también protege la costa, ya que los arrecifes de coral sanos absorben el 97% de la energía de las olas. Tres cuartas partes de los 22 millones de habitantes de Florida viven a lo largo de la costa, y el Arrecife de Florida aporta más de 650 millones de dólares en actividad económica combinada y protección contra inundaciones.

Un estudio de noviembre de 2022 de la Universidad de Miami y el Laboratorio Oceanográfico y Meteorológico del Atlántico de la NOAA ha descubierto que el 70% de los arrecifes de coral de Florida están experimentando una pérdida neta de hábitat arrecifal. Enfrentarse a estas preocupaciones es lo que yo entiendo por ver el mar: lo bueno, lo malo, lo importante. El conocimiento es poder, y podemos utilizarlo para tomar decisiones, desde viajar con más conciencia hasta examinar cómo gestionamos nuestros negocios o votar. "Nadie puede hacerlo todo, pero todos podemos hacer algo", suele decir Sylvia Earle, oceanógrafa y Exploradora General de National Geographic.

El océano es un maestro extraordinario, y nunca es tarde para empezar a aprender.

La escritora Carrie Miller y su marido, Chris Taylor, dirigen Beneath the Surface Media, un proyecto que utiliza la narración de historias y los viajes de buceo para fomentar la conservación a través de la exploración.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved