¿Puede el turismo ayudar a proteger el emblemático Mont-Saint-Michel?

La histórica y frágil abadía isleña es el lugar más visitado de Francia fuera de París. En vísperas de su milenario, un nuevo plan de desarrollo sostenible pretende protegerla para el futuro.

Por Mary Winston Nicklin
Publicado 24 ene 2023, 11:21 CET
Foto aérea del Mont-Saint-Michel rodeado por el mar durante la marea más alta del año

Esta foto aérea muestra el Mont-Saint-Michel rodeado por el mar, durante la marea más alta del año. Alrededor de tres millones de personas visitan cada año esta isla abadía situada frente a la costa francesa de Normandía.

Fotografía de Pascal Rossignol, Reuters, Alamy

Era una ruta llena de riesgos. Para llegar al Monte Saint-Michel, la isla abadía situada frente a la costa de Normandía, los peregrinos medievales se enfrentaban a arenas movedizas y a las mareas más fuertes de Europa continental. A pesar de estos peligros, esta ruta de peregrinación fue una de las más transitadas de la Edad Media.

Desde entonces, los viajeros siguen acudiendo allí, convirtiéndolo en el lugar más popular de Francia fuera de París. En 1878 se construyó una calzada para facilitar el acceso, lo que arruinó el paisaje. El cieno arrastrado por las mareas se acumuló en la bahía, invadiendo la isla y amenazando su propia existencia.

Sin embargo, cuando en 2023 se cumple un milenio de la construcción de la abadía, el sitio declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO se ha embarcado en amplias iniciativas de sostenibilidad, empezando por la finalización en 2015 de un enorme proyecto de ingeniería para restaurar el carácter marítimo del Monte, garantizando su condición de isla.

"Nuestro objetivo es guiar la renovación del Mont-Saint-Michel", afirma Thomas Velter, director de Epic du Mont, el nuevo órgano rector que supervisa la renovación del lugar. "El enfoque es el turismo sostenible, una mejor gestión del flujo turístico y la valorización del entorno [y] el marco natural".

(Relacionado: ¿Qué es y para qué sirve un Patrimonio de la Humanidad?)

Nacido de un sueño

Los orígenes místicos del Monte se remontan al año 708 d.C. Se cuenta que el Arcángel Miguel se apareció en sueños a San Aubert, obispo de la cercana Avranches, pidiéndole que construyera un santuario en su nombre. En la última visión, el Arcángel clavó un dedo en la cabeza de Aubert, haciéndole un agujero en el cráneo para enfatizar su petición.

Fotografía de Pascal Rossignol, Reuters, Alamy

Los monjes benedictinos acabaron instalándose en el lugar en el año 966 d.C., y las obras de la abadía románica comenzaron en 1023 d.C. y duraron 60 años. Con el tiempo, los sucesivos edificios se apilaron sobre el granito, mostrando una "enciclopedia completa de la arquitectura medieval hasta el estilo gótico", dice François Saint-James, historiador del arte y guía turístico desde hace mucho tiempo.

Apodada "la Ciudad de los Libros" por su célebre biblioteca, se convirtió en un bastión del saber. Los monjes del scriptorium copiaban manuscritos, incluidas biblias y tratados científicos. Hoy en día sólo se conservan 200 de los 800 manuscritos que se calcula que existían, almacenados en el Museo Scriptorial de Avranches.

"Estos manuscritos son los objetos más importantes del Mont-Saint-Michel", afirma Bérengère Jéhan, directora del museo. "Tienen un valor histórico inconmensurable".

(Relacionado: Las bibliotecas más encantadoras del mundo)

Una larga historia de turismo

El museo también revela la infraestructura turística que se desarrolló para los peregrinos en lo que se consideraba "el fin del mundo: frente al mar, donde se pone el sol", dice Saint-James. Al igual que los recuerdos actuales, los miquelots, o peregrinos, compraban talismanes para recordar su viaje. "El descubrimiento arqueológico de moldes [utilizados por los artesanos del pueblo para fundir las baratijas] demuestra que en el siglo XIV había una actividad económica floreciente en el pueblo", explica Jéhan.

En la actualidad, la Grande Rue, arteria principal del Mont-Saint-Michel, sigue repleta de tiendas. Pero los puestos al aire libre ya no están permitidos en la estrecha calle, lo que ayuda a descongestionarla. Cada vez se apuesta más por la calidad y la artesanía local.

Los superventas de invierno son los jerséis de lana de Saint James, una marca de ropa con 130 años de antigüedad clasificada por el Gobierno francés como "Empresa del Patrimonio Vivo". Diseñados originalmente como "segunda piel" para los pescadores, estos jerséis requieren algo más de 22 kilómetros de hilo, la misma distancia que hay entre la fábrica y el Monte. Durante las fiestas navideñas, Epic du Mont abrió una boutique pop-up en la que se exhibían productos locales con retratos de los artesanos que los crean. Pronto habrá dos tiendas de este tipo.

(Relacionado: Un 'paseo' distinto por Paris)

Visitantes pasean por un patio del Mont-Saint-Michel. Los monjes benedictinos se instalaron en la abadía a mediados del siglo X. Hoy, monjes y monjas de las Fraternidades Monásticas de Jerusalén continúan la tradición religiosa.

Fotografía de Mieneke Andeweg-van Rijn, Alamy

Una doble obra maestra de naturaleza y arte

El Mont-Saint-Michel no sería lo que es sin el mar. "Su entorno, la majestuosidad de las mareas y los cambios de luz ejercen un efecto magnético sobre los visitantes", explica Sébastien Daligault, naturalista de Label Nature, que dirige excursiones por la bahía desde hace más de 20 años. De hecho, la designación de la UNESCO no se limita a la abadía, sino que se extiende a la bahía circundante.

El entorno natural fue el centro del proyecto de ingeniería de 10 años que se completó en 2015 para garantizar el futuro del Mont-Saint-Michel como isla. Se destruyó la calzada y se construyó una presa en el río Couesnon para regular el caudal de agua y aprovechar la energía hidráulica para expulsar el cieno al mar. El aparcamiento se trasladó tierra adentro a un lugar conectado por un servicio de lanzadera. Esto no sólo embelleció la base del Monte, sino que también provocó un cambio en el turismo, que obligó a los visitantes a quedarse más tiempo. Atrás quedaron los autobuses turísticos que transportaban a los turistas en un gran tour obligatorio de un día por Francia.

Estos esfuerzos ayudaron a restaurar las super mareas, que tienen lugar unas 10 veces al año, cuando el Monte está completamente rodeado de agua, un fenómeno natural muy apreciado que no se producía desde 1879.

En los últimos años, el turismo se ha desplazado hacia la bahía. "Ha habido una explosión de la demanda de travesías por la bahía", señala Saint-James, historiador y guía turístico. Estos visitantes aprenden sobre la flora y la fauna de la región mientras siguen los pasos de los peregrinos que cruzaban la bahía con la marea baja.

La bahía alberga riquezas medioambientales tan maravillosas como el arte de la abadía. "Es uno de los mejores lugares de observación de aves de Europa, con un total de 356 especies observadas en 50 años de ornitología aquí", afirma Sébastien Provost, ornitólogo que puso en marcha Birding Mont-Saint-Michel hace sólo cuatro años. A diferencia de los turistas de todo el mundo que descienden al Mont, Provost señala que "la bahía es un punto de encuentro para diversas poblaciones de aves migratorias", como el ánsar campestre, que vuela desde Siberia para invernar en la bahía.

"El Mont-Saint-Michel no es sólo el patrimonio construido, sino también el patrimonio natural y paisajístico", afirma Velter.

(Relacionado: Granada: ¿es la ciudad de los sultanes la maravilla más desconocida del siglo XXI?)

El nuevo milenio del Mont

Mil años después de que se colocara la primera piedra, el Mont está reinventando su imagen a través del turismo lento y la promoción de las zonas circundantes. Eventos como representaciones teatrales en la presa de Couesnon y exposiciones en Avranches atraen a los visitantes a otros lugares asociados al Mont, fomentando una estancia más prolongada.

Mejorar la experiencia del visitante es clave. En la abadía, una nueva empresa (Keolis) gestiona el servicio de lanzaderas, que ahora funciona con biocombustible en lugar de gasóleo, y cuyos tiempos de espera estarán claramente marcados a partir de la primavera. Un equipo de agentes estacionales recibe a los turistas en el aparcamiento y les ayuda a planificar mejor su experiencia.

Dado que la mitad de los visitantes anuales del Monte llegan tradicionalmente en julio y agosto, el nuevo plan turístico gira en torno a la estacionalidad. Las condiciones de afluencia se comunicarán en tiempo real, mientras que una nueva estructura de tarifas de aparcamiento ofrecerá precios atractivos fuera de temporada. Por último, una nueva campaña de marketing promocionará el Monte en todas las épocas del año.

(Relacionado: 10 destinos en los que dejar el coche aparcado)

De hecho, el invierno puede ser la mejor época para visitarlo. Es entonces cuando el Monte se reduce a su esencia espiritual, con la única banda sonora del llanto de las gaviotas y los cánticos de los monjes durante el oficio de Laudes al amanecer.

Mary Winston Nicklin es escritora y editora independiente afincada en París y Virginia (Estados Unidos). Puedes encontrarla en Twitter.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
¿El estatus de Patrimonio de la Humanidad es suficiente para salvar una zona en peligro?
Viaje y Aventuras
Las mejores fotografías de viajes de 2022 de National Geographic
Viaje y Aventuras
San Mungo: el misterioso hijo de una "bruja" que fundó Glasgow
Viaje y Aventuras
5 maneras de viajar con más sentido en 2023
Viaje y Aventuras
Las raíces mundiales del jardín secreto de María Antonieta

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved