El lago Chikuminuk refleja la naturaleza salvaje del Parque Estatal Wood-Tikchik de Alaska

Descubriendo, de la mano de sus vecinos, la Alaska secreta que no sale en las guías

¿Busca senderos poco frecuentados, experiencias en plena naturaleza y sencillas excursiones en barco? Hemos pedido a nuestros expertos que nos cuenten sus actividades favoritas.

El lago Chikuminuk refleja la naturaleza salvaje del Parque Estatal Wood-Tikchik de Alaska, uno de los mayores parques estatales de Estados Unidos.

Fotografía de Michael Melford, Nat Geo Image Collection
Por Jenna Schnuer
Publicado 17 ene 2024, 16:39 CET

Debido al tamaño de Alaska, a su limitada red de carreteras y, a menudo, a su abrumadora oferta de actividades al aire libre, planificar un viaje al 49º estado de Estados Unidos puede ser todo un reto. ¿Crucero por el Paso Interior o viaje por el Interior? ¿Un viaje de un día desde Anchorage o un campamento base en el interior? Para ayudarte a planificar el mejor viaje, hemos preguntado a los lugareños (escritores, aventureros, artistas, conservadores de museos) por sus lugares secretos y sus sitios favoritos.

Descubre a la nueva generación de artistas indígenas

Los actos del Primer Viernes en Juneau y Anchorage ofrecen la oportunidad de contemplar bellas obras de arte y conocer a artistas nativos contemporáneos de Alaska que se centran en "temas importantes para culturas o comunidades específicas", dice el artista Rico Worl, copropietario de Trickster Company, con sede en Anchorage, junto con su hermana, Crystal Worl. Para saber más sobre el arte nativo, Worl recomienda el Sealaska Heritage Institute de Juneau y la galería Akela Space de Anchorage.

(Relacionado: Guía esencial para visitar Alaska)

Navegar en un parque estatal menos conocido

Puede que los parques nacionales atraigan a muchos visitantes, pero sólo constituyen una pequeña parte de los espacios naturales de Alaska. Con 650 000 hectáreas, Wood-Tikchik es el mayor parque estatal de Estados Unidos y "un lugar del que nunca me canso", dice el novelista y profesor asociado de la Universidad de Alaska Anchorage Don Rearden, que creció en el suroeste de Alaska.

Esculpido por ríos y salpicado de lagos, el parque es el sueño de cualquier navegante, y ofrece excursiones en balsa que van de suaves a salvajes, además de senderismo, avistamiento de caribúes y osos, y pesca. No dejes que su lejanía te disuada; los guías pueden ayudar incluso a los aventureros novatos. Merece la pena, dice Rearden. "Sal de los caminos trillados. Ensúciate y pasa frío. Siente la tundra bajo tus pies descalzos".

Una pareja de somormujos planea en un lago cerca de Aleknagik, en el Parque Estatal de Wood-Tikchik, Alaska.

Fotografía de Michael Melford, Nat Geo Image Collection

Prueba el senderismo de travesía en la península de Kenai

"Parte de la belleza de la península de Kenai es que hay muchas [excursiones de varios días con mochila] y todas son estupendas", dice Luc Mehl, educador de actividades al aire libre, que ha recorrido más de 16 000 km por Alaska a pie, en bicicleta, en packraft y en patines de hielo. Mehl recomienda el sendero del Paso de la Resurrección, en el Bosque Nacional de Chugach, a quienes tengan poca experiencia como mochileros de varios días.

En su opinión, este sendero evita el "error común" que cometen muchas personas que no han realizado muchos viajes técnicos fuera de pista. Van a la cordillera Brooks en su primera excursión y tienen una experiencia terrible", dice sobre la difícil excursión. En el sendero de la Resurrección, a Mehl le gusta empezar en Hope Trailhead, en la costa, hasta Devil's Pass. "Tienes la oportunidad de caminar a través de las diferentes bandas de vegetación", dice.

(Relacionado: Para disfrutar de unas vistas fascinantes, escala la "vía ferrata" más alta de Norteamérica)

Escala una montaña en la "Isla Esmeralda" de Alaska

Puede que Irlanda sea la "Isla Esmeralda" original, pero el verde paisaje de Kodiak, en el suroeste de Alaska, es igual de deslumbrante. ¿La mejor forma de contemplar la belleza natural de esta isla de 9500 kilómetros cuadrados? Desde lo alto de la montaña North Sister, según la conservadora del Museo de Historia de Kodiak, Lynn Walker. Subió al pico por primera vez un día de verano. "Hacía sol, estaba verde y florecían las flores silvestres. Era tan surrealista", dice. "Podías ver la playa de White Sands a un lado y las otras montañas Sister al otro".

En el museo de Walker se aprende más sobre la isla a partir del siglo XVIII, cuando los colonizadores rusos infligieron una violencia increíble al pueblo alutiiq. El Museo y Depósito Arqueológico Alutiiq (actualmente en renovación) tiene una historia más amplia.

(Relacionado: ¿Planeando un viaje a Irlanda? Esto es lo que les gusta a los irlandeses)

Navega con los lugareños en el transbordador estatal de Alaska

Tanto si te diriges a Ketchikan desde Bellingham (Washington) como si cruzas de Homer a Kodiak, no hay mejor forma de llegar que en el transbordador estatal de Alaska, dice Amy O'Neill Houck, coeditora de la revista Edible Alaska y presentadora del programa Eat. Drink. Think. "Tendrás la oportunidad de conocer a gente que nunca conocerías, y ves paisajes preciosos que no habrías visto si hubieras volado", añade.

Tras embarcar, O'Neill Houck se dirige al solárium cubierto y climatizado para contemplar el agua y buscar marsopas. La cafetería de a bordo es una de las favoritas de los lugareños, ya que sirve "comidas fiables y saciantes", como fish and chips de bacalao de Alaska. "Es nostálgico para la gente que vive aquí", dice.

Celebra la tradición y la comunidad a través de la danza

Bethel, una comunidad Yup'ik a orillas del río Kuskokwim, se llena de bailarines y espectadores durante el festival anual de danza Cama-i, que suele celebrarse en marzo. Grupos de todo el mundo acuden a este acontecimiento de varios días dispuestos a mostrar las danzas tradicionales de sus culturas. "Ayuda a la gente a recordar que su cultura está ahí y que no pasa nada por abrazarla y no ser tan modernos", dice Jesslyn Elliott, directora ejecutiva del grupo de rescate de animales Bethel Friends of Canines, que creció en Bethel.

(Relacionado: Los 10 mejores planes para visitar Alaska)

Explorar un histórico pueblo minero en un parque nacional

Izquierda: Arriba:

Wrangell-San Elías es el mayor parque nacional de Estados Unidos, con montañas que se extienden desde el territorio canadiense de Yukón hasta el océano Pacífico.

Fotografía de Micah Albert, Redux
Derecha: Abajo:

Un ciclista pasa por Kennecott Mill, situado en el Hito Histórico Nacional de Kennecott Mines, cerca de McCarthy, Alaska.

Fotografía de Naftali Hilger, Laif, Redux

Enclavada en el Parque Nacional de Wrangell-San Elías, la ciudad de McCarthy nació como hermana de la ciudad minera de Kennecott. Hoy cuenta con una vibrante comunidad artística (el Centro de las Montañas de Wrangell ofrece clases y conferencias) y toneladas de historia que es mejor conocer en dos o tres días. La artista visual y fabricante profesional de edredones Maria Shell, que pasa los veranos en McCarthy en una cabaña construida por un minero del oro, recomienda empezar la visita por el sendero de Crystalline Hills. Este circuito de 3,8 km se encuentra en el punto kilométrico 34,8 del camino de entrada a la ciudad.

Durante su estancia en el pueblo, Shell dice que es esencial recorrer el antiguo camino de carretas a Kennecott por el viejo cementerio. Haz una visita guiada por el monumento histórico nacional de Kennecott Mines, especialmente Kennecott Mills, considerado el edificio de madera más alto de EE.UU. De vuelta a McCarthy, pásate por el Golden Saloon para escuchar música en directo y por The Potato para degustar sus legendarias patatas fritas cortadas a mano.

Jenna Schnuer, escritora afincada en Anchorage, escribe sobre viajes, cultura, ciencia y mucho más. Encuéntrala en Instagram.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved