¿Pensando en viajar a Suiza?: estas son las claves, reveladas por sus gentes locales

¿Buscas las mejores rutas de senderismo, estaciones de esquí o barrios urbanos? Hemos pedido a expertos locales que compartan sus favoritos.

Un excursionista contempla el monte Cervino cerca del lago Stellisee.

Fotografía de Alex Treadway, Nat Geo Image Collection
Por Sarah Freeman
Publicado 2 ene 2024, 14:28 CET

Con sus paisajes alpinos de ensueño, sus ciudades cultas a orillas de los lagos y sus kilómetros de pistas incomparables, Suiza tiene mucho que ofrecer en sus fronteras sin salida al mar. Hemos consultado a expertos residentes, desde conservadores de museos y músicos hasta guías de senderismo y autores, para que nos den sus mejores consejos.

Ruta del vino en el Tesino

Suiza cultiva un número impresionante de variedades de uva (252, para ser exactos) para su diminuto tamaño. "Durante siglos, los viticultores suizos han cuidado las viñas para ayudar a preservar la tierra y transmitirla a la siguiente generación, en un lugar donde las montañas y los cursos de agua compiten continuamente por el espacio", explica Ellen Wallace, autora de Wine Hiking Switzerland (Senderismo de vino en Suiza).

Aunque la mayoría de los visitantes acuden a los vertiginosos viñedos del Valais, es el Tesino, el cantón (región) de habla italiana más meridional del país, el que se ha ganado el corazón de Wallace. A través del teleférico de Monte Carasso, el trayecto de 10 km desde la estación de Mornera hasta la bodega familiar de Settemaggio promete frescos de iglesias del siglo XIV y bosques de castaños, y culmina con una degustación del merlot blanco característico de Ticino.

Aunque Suiza no importa mucho vino, los viajeros pueden degustar algunas de sus 252 variedades de uva en la región italiana del Tesino.

Fotografía de Glyn Thomas, Alamy

Serenata con la banda sonora de los Alpes

Durante siglos, los pastores alpinos y los aldeanos se comunicaban a través de los valles con cuernos de casi tres metros de largo tallados en abetos. "En las montañas a veces se crean ecos", dice Fritz Frautschi, un reputado trompa alpina (y antiguo cornetista del Ejército Suizo), sobre el sonido suave y aterciopelado de este instrumento de viento de madera, que puede transmitirse hasta diez kilómetros. Tocada en solitario, en coros de iglesia o como parte de una orquesta, alcanza su máximo esplendor cuando se sopla al aire libre. Puedes escucharlo por ti mismo en uno de los eventos folclóricos de Suiza o en Nendaz, donde anualmente se celebra el Festival del Cuerno de Alfrín con música de un centenar de trompetistas resonando sobre el valle del Ródano en julio.

No es ningún secreto que a los habitantes de Zúrich y Ginebra les gusta bañarse al aire libre, pero los berneses prefieren un estilo más libre. El río Aare, de 289 kilómetros de longitud, serpentea por la pseudocapital suiza, donde los berneses (incluido el alcalde) flotan por su caudaloso cauce turquesa en verano. "Es una relajación total", dice la periodista jubilada Laura Fellmann, cuyos "chapuzones a la hora de comer" se convirtieron en una meditación diaria durante tres décadas. Para aguas más tranquilas, sugiere bañarse en el Aare, de aguas glaciares, justo aguas arriba del Lorraine Bad, y calentarse después en la sauna de los baños públicos de la ribera. "Por la noche es aún más mágico", dice.

Restaurantes y tiendas bordean el río Aare en el casco antiguo de Thun, Suiza.

Fotografía de Werner Dieterich, Getty

Descubre el lado italiano de Ginebra

"Aquí estamos en otro mundo", dice Gianna Mestermann, guía y residente desde hace mucho tiempo en el casco antiguo de Carouge. Aunque sólo está a un viaje en tranvía naranja del centro de Ginebra, al otro lado del río Arve, este barrio bohemio (salpicado de elegantes cafés en las aceras y patios ajardinados secretos) parece más mediterráneo que suizo, dice Mestermann. Construido para rivalizar con Ginebra por orden del rey de Piamonte-Cerdeña en el siglo XVIII, "[Carouge] no se construyó con armas, sino con artesanía", afirma. Las exclusivas visitas guiadas de Mestermann ofrecen la oportunidad de conocer a los artesanos de Carouge en sus talleres, como Jean Kazes, relojero mecánico de 92 años, e Igor Siebold, artesano de joyas de titanio.

Las pistas más verdes de Europa

El esquí y la sostenibilidad pueden parecer extraños compañeros de cama, pero la estación de Flims Laax Falera, en los Grisones, va camino de cambiar esa situación. "Tenemos una visión muy ambiciosa", afirma Reto Fry, responsable de medio ambiente del Weisse Arena Gruppe, que explota la estación durante todo el año. Todo, desde el tejado con paneles solares a prueba de nieve del Hotel Riders hasta la cera biodegradable para esquiar, está cada vez más cerca de alcanzar la neutralidad de carbono en 2030. El sistema de remontes, que funciona íntegramente con energía renovable regional, será aún más ecológico cuando se ponga en marcha en diciembre una telecabina de 10 plazas de uso compartido. Fry dice que uno de sus lugares favoritos es el parque de patinaje de la estación, plantado con "cientos de tipos diferentes de flores locales para las abejas silvestres".

Envuélvete en seda

"La historia del éxito de la seda ha caído en el olvido", afirma Andrea Franzen, conservadora del Museo Nacional Suizo de Zúrich. Mucho antes de que la ciudad más rica del país se convirtiera en un centro bancario mundial, tejió su fortuna con este lustroso tejido, convirtiéndose a mediados del siglo XIX en el segundo fabricante mundial de seda. Los visitantes (con cita previa) pueden ver fotografías de moda de época y libros de patrones encuadernados en piel de una colección textil de 4000 piezas que se conserva en la sala de estudio del museo. Lo más preciado son los archivos Abraham, legados por el comerciante de seda suizo Gustav Zumsteg, un nombre muy conocido en la alta costura parisina de los años cincuenta. Franzen destaca el boceto original de Yves Saint Laurent del vestido de novia de la princesa iraní Farah Diba, diseñado con seda Abraham.

Para ver el Matterhorn, el famoso pico torcido de Zermatt, desde otra perspectiva, hay que volar. La empresa de parapente FlyZermatt lleva a los visitantes de los glaciares a las verdes praderas, por encima de los 600 kilómetros de pistas nevadas y senderos de esta ciudad turística. La cineasta y parapentista aficionada Katie Reisz recomienda el vuelo Elite, de 35 minutos de duración, que comienza a casi 4000 metros de altura, el despegue más alto de Europa al que se puede acceder desde un ascensor. "Hay bastantes parejas de quebrantahuesos en Zermatt, y les encanta volar con nosotros", dice.

Con el Matterhorn como telón de fondo, un aventurero sobrevuela en parapente los Alpes suizos, cerca de Zermatt.

Fotografía de Alex Treadway, Nat Geo Image Collection

Cocina sin residuos

Con 26 restaurantes galardonados con Estrellas Verdes Michelin (y sumando), nunca ha sido mejor momento para probar la gastronomía sostenible de Suiza. En las afueras de Lausana, los amantes de la buena mesa pueden saborear una cocina sin residuos en las ruinas de una abadía del siglo XV. Una de las últimas incorporaciones a la lista de restaurantes ecológicos es la Brasserie Uno de Zermatt. Aquí, el "menú degustación sorpresa" del chef Luis Romo da un giro global a los ingredientes de origen regional, muchos de ellos fermentados o recolectados.

(Relacionado: ¿Qué ha pasado con el movimiento residuos cero ('zero waste')?)

Caminar por senderos perfumados en Doubs

"El Doubs es la Suiza secreta y lejana", dice el herborista y guía de senderismo Sylvain Garraud sobre el río de creta franco-suizo y el Parque Natural de tres cantones que le da nombre. "En otoño se respira un ambiente de selva tropical templada", prosigue. En primavera, los campos perfumados se prestan a la exploración, pero hay que saber dónde seguir el olfato". Los dos senderos favoritos de Garraud se encuentran en el extremo norte del parque: el primero discurre "entre viñedos y garides [jardines]" a lo largo de las laderas del lago de Biel, mientras que el segundo sigue las crestas de las montañas del Jura entre la Tête de Ran y el monte Racine, una caminata que se disfruta mejor durante el solsticio de verano, dice.

(Para más consejos sobre qué hacer en Suiza, consulta nuestra guía básica sobre qué hacer en Suiza)

Sarah Freeman es una periodista de viajes independiente que divide su tiempo entre el norte de Inglaterra y el cantón suizo del Valais. Síguela en Instagram.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved