10 buenas noticias para los animales salvajes en 2020

Del enjuiciamiento de algunos de los protagonistas de «Tiger King» a las nuevas protecciones para los pangolines: no todo en 2020 ha sido triste.

Publicado 9 dic. 2020 14:37 CET
Fotografía de un lobo gris

En noviembre, los votantes de Colorado aprobaron una medida para reintroducir lobos grises, cazados hasta la extinción en el estado hace más de 50 años.

Fotografía de Ronan Donovan, National Geographic

Nadie negará que el 2020 ha sido excepcionalmente difícil. El coronavirus ha matado a más de un millón de personas en todo el mundo, dejando una marca indeleble en familias y comunidades. En muchos sentidos, a los animales tampoco les ha ido bien. El gobierno chino fomentó la bilis de oso como tratamiento contra el coronavirus, la caza furtiva se disparó con el parón del ecoturismo por los confinamientos debido a la COVID-19 y los animales cautivos —como varios tigres en el Zoo del Bronx y los visones de la industria peletera de Dinamarca— dieron positivo. (Para ayudar a proteger a los humanos de una variante del coronavirus hallada en visones, el gobierno danés ordenó el sacrificio de más de 15 millones de visones en las granjas peleteras. Sin embargo, no los enterraron a una profundidad suficiente y, a medida que los cadáveres se descomponían, unos visones «zombis» empezaron a salir a la superficie.)

Pero el 2020 no ha sido solo malo. Estas son diez victorias para los animales salvajes este año:

1. Los animales salvajes se han beneficiado de algunos de los cambios de estilo de vida inducidos por la pandemia. El coronavirus, cuyo salto a los humanos se vinculó a un «mercado mojado» de Wuhan, China, ha puesto en el centro de atención el comercio internacional de especies silvestres, haciendo que muchos se replanteen su forma de interactuar con los animales. En febrero, el gobierno chino emitió una decisión que sienta las bases para criminalizar el uso de animales salvajes como comida.

Al obligar a la gente a quedarse en casa, la pandemia ha estimulado las reconexiones con la naturaleza. Los datos de las páginas web de ciencia ciudadana, que instan a las personas no científicas a observar y documentar su entorno, han aumentado, lo que aporta información valiosa para los proyectos de conservación. SciStarter, por ejemplo, conecta a científicos ciudadanos con proyectos de investigación activos y las aportaciones de datos han aumentado un 480 por ciento desde 2019. Estos recursos pueden ser de gran ayuda para los investigadores, sobre todo para aquellos que han tenido que detener su trabajo sobre el terreno durante la pandemia.

En marzo y abril, en los Estados Unidos, el tráfico descendió hasta un 73 por ciento y las colisiones mortales con animales salvajes como ciervos, uapitíes, osos y pumas se redujeron un 58 por ciento. Fraser Shilling, codirector del Road Ecology Center de la Universidad de California, Davis, predijo que un 50 por ciento menos de tráfico durante un año se traduciría en «500 millones de vertebrados que no morirán en las carreteras ni autopistas. Sin duda no es baladí para la fauna salvaje».

Estos cachorros de tigre y ligre fueron fotografiados en el Tiger Safari de Bhagavan “Doc” Antle en Myrtle Beach, Carolina del Sur, en 2018. (Los ligres son las crías de un león macho y un tigre hembra.) A principios de este año, Antle fue acusado de tráfico de fauna silvestre y crueldad animal.

Fotografía de Steve Winter, National Geographic

2. Los dueños de zoos privados problemáticos de Estados Unidos afrontan consecuencias legales. Este año, una serie de acciones legales pone de manifiesto la falta de regulación en la industria de los tigres cautivos y algunos de los abusos que sufren estos animales en los zoos de carretera y como mascotas. Al principio del 2020 —incluso antes del éxito de Tiger King en Netflix—, Joseph Maldonado-Passage, más conocido como Joe Exotic, fue condenado a 22 años de cárcel por delitos como conspirar para asesinar a Carole Baskin, disparar y matar a cinco tigres y vender tigres ilegalmente a otros estados. Otros gestores importantes de zoos privados que aparecieron en la serie de Netflix, Bhagavan «Doc» Antle y Tim Stark, también afrontaron problemas legales. Y Jeff Lowe, dueño del que antes era el zoo de Joe Exotic, Greater Wynnewood Exotic Animal Park, en Oklahoma, perdió su licencia para exhibir animales al público. Ahora, Lowe y su mujer, Lauren, también se enfrentarán a cargos civiles y una orden judicial detendrá cualquier intento de exhibir a sus animales por internet o en redes sociales.

3. Los conservacionistas negros celebran su amor por las especies silvestres en la primera «Black Birders Week». El movimiento comenzó tras un incidente en el neoyorquino Central Park en el que una mujer blanca llamó a la policía cuando un observador de aves negro llamado Christian Cooper le pidió que le pusiera la correa a su perro. Cuatro días después, la alumna de posgrado en biología Corina Newsome subió un vídeo a Twitter diciendo: «Durante demasiado tiempo, a las personas negras en los Estados Unidos nos han enseñado que las actividades de exploración al aire libre, como la observación de aves, no son para nosotros, ya sea por la forma en que los medios deciden presentar a las personas “amantes de la naturaleza” o por el racismo que vivimos las personas negras cuando salimos a explorar, como vimos hace poco en Central Park. Pues hemos decidido cambiar la narrativa». Newsome coorganizó la Black Birders Week («Semana de observadores de aves negros»), que incluyó cinco días de eventos virtuales y aspiraba a fomentar la visibilidad de los científicos y entusiastas de la naturaleza negros en una comunidad de observación de aves dominada por las personas blancas.

4. Los pangolines, los mamíferos no humanos más traficados del mundo, consiguen dos protecciones fundamentales en China. En junio, Pekín otorgó a los pangolines el máximo nivel de protección en la ley de especies silvestres del país. Esta inclusión prohíbe casi todo el comercio y uso domésticos de los pangolines. China, uno de los mayores consumidores de escamas de pangolín, también retiró al animal de su lista de ingredientes aprobados para la medicina tradicional, un cambio que, según los grupos de defensa de los animales, reducirá mucho la demanda. Aunque quedan lagunas, las partes del cuerpo de los pangolines ya no pueden emplearse como ingredientes crudos. El año pasado se interceptaron en todo el mundo más de 128 toneladas de escamas y carne de pangolín —una cifra histórica—, lo que indica que, pese a la prohibición internacional del comercio de estos mamíferos escamosos, el mercado de partes de cuerpo de pangolines para la medicina tradicional china y como carne de lujo sigue en auge.

Los pangolines, los mamíferos no humanos más traficados del mundo, recibieron más protecciones en la ley china de especies silvestres. China es uno de los mayores consumidores de pangolín, por sus escamas para la medicina tradicional y como carne.

Fotografía de Brent Stirton, National Geographic

5. Detienen a los supuestos integrantes de una red de contrabando de ardillas voladoras. Las autoridades de Florida han roto la que se considera la mayor red de contrabando de ardillas voladoras de los Estados Unidos —y quizá del mundo— realizando varias detenciones. Según las autoridades de Florida, en los últimos años miles de ardillas voladoras del sur han sido capturadas y transportadas a un comprador surcoreano que supuestamente las vende en el mercado de mascotas.

6. Se pone en marcha una nueva iniciativa para combatir las especies invasoras. Estados Unidos redobló esfuerzos para bloquear la importación ilegal de una de las especies más invasoras del mundo: los cangrejos chinos (Eriocheir sinensis), considerados un manjar. Las autoridades dicen que han incautado casi 15 000 animales vivos en varios puertos desde finales de 2019. «Si los cangrejos escaparan al medio natural y se reprodujeran, las consecuencias serían muy graves», contó Eva Lara-Figuerdo, del Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre, a National Geographic a principios de este año. Podrían dañar las riberas con sus túneles, amenazar las cadenas tróficas consumiendo los animales locales y posiblemente enfermar a los humanos, ya que se sabe que transmiten un parásito que ataca los pulmones.

7. Los elefantes de circo retirados comienzan una nueva vida. En septiembre, los conservacionistas anunciaron que los elefantes de circo retirados de Ringling Bros. and Barnum & Bailey serán trasladados a un centro de conservación de más de 1000 hectáreas en Florida el año que viene. White Oak Conservation, que compró a los 35 elefantes asiáticos, dice que las nuevas instalaciones albergarán al mayor grupo de elefantes asiáticos del hemisferio occidental. «Es una oportunidad para permitir que vuelvan a ser solo elefantes en una situación que se acerque todo lo posible al medio natural», contó Michelle Gadd, directora de las iniciativas globales de conservación de la división filántropa de White Oaks, a National Geographic este año.

8. Los demonios de Tasmania regresan a Australia continental por primera vez en milenios. Estos marsupiales desaparecieron del continente hace 3000 años, probablemente porque los cazadores indígenas asesinaron a la mayor parte de los grandes mamíferos de Australia, de cuyos restos se alimentarían, ya que son carroñeros. La población de demonios de Tasmania, limitada a la isla de Tasmania, descendió a 25 000 ejemplares en los años noventa tras la propagación de un cáncer facial contagioso y mortal. En marzo y septiembre, poco más de dos docenas fueron trasladados al refugio de fauna salvaje vallado de 400 hectáreas en Australia oriental y ahora viven en el medio natural, adaptándose a su hogar ancestral. «Son libres. Están ahí fuera», contó Tim Faulkner, presidente de la organización de recuperación de especies AussieArk, a National Geographic. «Ahora lo que hagan los demonios depende de ellos». Como los demonios de Tasmania son carroñeros, desempeñan un papel importante en el mantenimiento de un ecosistema sano y los científicos esperan poder restaurar el equilibrio en zonas devastadas por especies invasoras como los gatos callejeros y los zorros.

9. La rara cooperación internacional consigue tomar medidas enérgicas contra el contrabando de fauna salvaje. Entre septiembre y octubre, organizaciones policiales internacionales y autoridades encargadas de las especies silvestres incautaron miles de productos de fauna y flora silvestres en el marco de la Operación Trueno 2020. Entre los objetos había escamas que representaban a unos 1700 pangolines y el equivalente a 87 camiones cargados de madera. También se confiscaron animales vivos, entre ellos más de 30 chimpancés y 1800 reptiles. Más de cien países participaron en la iniciativa, dirigida por Interpol y la Organización Mundial de Aduanas y que es la cuarta operación de este tipo. Estas acciones coordinadas pueden incrementar las capacidades de los países y son importantes porque «muchos productos de especies silvestres pasan totalmente desapercibidas o se blanquean como productos legales con permisos falsos y otros documentos», afirma Rebecca Regnery, directora de especies silvestres en la Humane Society International. Señala que, cuando los países colaboran de esta forma, pueden identificar mejor a los reincidentes y comparar documentos para garantizar su validez.

Los elefantes retirados del circo Ringling Bros. and Barnum & Bailey, a los que vemos en su última actuación en 2016, serán trasladados a un centro de conservación de más de 1000 hectáreas en Florida el año que viene.

Fotografía de Bill Sikes, AP Photo

10. Los lobos grises serán reintroducidos en Colorado. En noviembre, los votantes aprobaron por un margen muy estrecho una medida para devolver a los lobos grises al sur de las montañas Rocosas, donde los cazaron hasta la extinción en la década de 1940. Es la primera vez que un estado vota para reintroducir a un animal en sus ecosistemas y el Departamento de Parques y Vida Silvestre de Colorado supervisará el proyecto a partir de 2022 o 2023. Los biólogos estiman que Colorado podría albergar cientos de lobos. Los lobos pueden reducir el sobrepastoreo y la erosión que provoca al depredar ciervos y uapitíes, y los restos de sus cacerías pueden proporcionar comida a carroñeros como los glotones, las águilas y los osos. «La reintroducción de los lobos restaurará el equilibrio natural de Colorado», declaró Jonathan Proctor, conservacionista de la organización sin ánimo de lucro Defenders of Wildlife, que ayudó a aprobar la medida.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.
Seguir leyendo