Los secretos del océano Pacífico

El mayor océano de la Tierra está lleno de misterios, pero también sometido a grandes presiones como el cambio climático, la contaminación por plásticos y la sobrepesca.

Por Sarah Gibbens
Islas Palaos
Las Islas Palaos, en la parte occidental del Océano Pacífico, están formadas por más de 250 islas, como éstas de gran vegetación y rodeadas de arena que salpican un mar de agua color azul brillante. El turismo es la industria principal del país y su riqueza marina invita a practicar el esnórquel, el buceo y a simplemente descansar.
Fotografía de Tim Lamán

El océano Pacífico es el más grande y profundo de la Tierra. Abarca más de 155 millones de kilómetros cuadrados desde la costa oeste de América hasta la costa este de Asía, y tiene una profundidad media de más de 4000 metros, superando los 10 000 metros en la Fosa de las Marianas (el punto más profundo del planeta). 

Para que nos hagamos una idea de lo inmenso que es el océano Pacífico, se podrían juntar todas las masas terrestres de la Tierra y el Pacífico seguiría siendo más grande. 

El nombre Pacífico es una versión de pacificar o apaciguado. Así lo bautizó el explorador Fernando de Magallanes en 1520 cuando navegaba por una zona de aguas tranquilas, después de superar el Cabo de las Tormentas en la punta sur de América en la primera expedición de la vuelta al mundo. A pesar de su nombre, el Pacífico es una vasta masa de agua que bulle de actividad. Gran parte del océano está aún por explorar, pero las actividades humanas, como la pesca industrial, la explotación minera de los fondos marinos y la quema de combustibles fósiles, ya lo están modificando de manera significativa. Esta vasta masa de agua alberga algunas de las formas de vida más singulares de la Tierra y contiene las mayores profundidades conocidas por la humanidad. 

A continuación, se describen algunas características clave de este gran océano, así como los problemas que lo afectan.

(Relacionado: La odisea de la mujer que navegó 5000 kilómetros en el Pacífico sin mapas ni tecnología)

Huracanes en ciernes 

El océano Pacífico engendra algunos de los huracanes más fuertes jamás vistos. Por ejemplo, en 2018 la tormenta más fuerte del año fue el súper tifón Mangkhut. Alcanzó Filipinas a finales de septiembre antes de disiparse sobre la China continental. En su punto más fuerte, los vientos de la tormenta superaron los 265 kilómetros por hora, arrancando árboles, destruyendo casas y causando deslaves mortales. 

Huracanes, tifones y ciclones son en realidad nombres diferentes para el mismo patrón meteorológico. Huracán se utiliza en el Pacífico oriental, tifón en el Pacífico noroccidental y ciclón en el Pacífico sudoccidental. Las tormentas se nutren de la energía de las aguas cálidas, lo que convierte al Pacífico en un poderoso caldo de cultivo para ellas. 

(Relacionado: ¿Qué es el fenómeno de El Niño y La Niña?)

El cinturón de fuego 

La cuenca del Pacífico recibe el nombre de "cinturón de fuego" por la zona de actividad sísmica y volcánica que rodea sus bordes. La cadena de volcanes resultante tiene unos 40 000 kilómetros de longitud y cobra vida allí donde la placa tectónica del Pacífico se desliza o choca con las otras placas tectónicas que la rodean. La subducción de las placas tectónicas -cuando una placa se desliza por debajo de otra- en ciertas zonas también contribuye a formar fosas de aguas profundas. 

(Relacionado: Descubren una parte de un antiguo supercontinente debajo de Nueva Zelanda)

Galería: 'Las islas del Pacífico'

La fosa de las Marianas 

La fosa de las Marianas es una de esas fosas oceánicas profundas que se encuentra a lo largo del cinturón de fuego en el archipiélago de las Marianas, al este de Filipinas. Es el punto más profundo conocido del planeta, más profundo que la altura del Everest, con una profundidad de unos 11 kilómetros. El punto más profundo de la fosa se denomina abismo Challenger​, a casi 11 000 metros de profundidad.

(Relacionado: Los posibles microbios en la fosa de las Marianas: una pista de la vida que podría albergar Europa, la luna de Júpiter)

Los seres humanos descendieron al abismo Challenger en 1960 dentro de un sumergible de la Marina estadounidense, y el director de cine y explorador James Cameron realizó un viaje en solitario en 2012. En la actualidad, los científicos envían periódicamente vehículos teledirigidos al fondo de la fosa con diversos fines de investigación. 

Los científicos están empezando a conocer la vida en las partes más profundas de los océanos. Las criaturas de las profundidades marinas existen en aguas sin ninguna luz, con una presión aplastante y en condiciones en las que ningún ser humano podría sobrevivir. Sin embargo, las profundidades marinas albergan un grupo diverso de criaturas marinas con vidas misteriosas, desde señuelos brillantes hasta ojos enormes. Los científicos saben poco sobre muchas de estas criaturas y el papel que pueden desempeñar en el ecosistema global porque son muy difíciles de estudiar. 

La acidificación de los océanos y "la mancha"

La quema de combustibles fósiles y la liberación de dióxido de carbono en el aire no solo alteran la composición de nuestra atmósfera. Los océanos, que absorben alrededor del 30 % del CO2 liberado a la atmósfera, también son muy susceptibles a los cambios que se producen en un mundo que se calienta. Cuando se absorbe ese carbono, se produce una serie de reacciones químicas que generan más iones de hidrógeno y conllevan aguas más ácidas. Según la NOAA, el pH del océano ha descendido 0,1 unidades de pH en los últimos 200 años, lo cual supone que las aguas del océano son un 30 % más ácidas. Un agua más ácida está dificultando la supervivencia de los organismos que fabrican conchas de carbonato cálcico, como las almejas y los corales.

(Relacionado: ¿Qué es la acidificación de los océanos y por qué se produce?)

Entre 2014 y 2016, una anomalía climática cálida, a menudo denominada "mancha", fue la responsable de la muerte de altos porcentajes de vida marina en el Pacífico. En la costa oeste de Estados Unidos, aparecieron muertos muchos mamíferos marinos, como los leones marinos y las nutrias. Algunos científicos han especulado desde entonces que la mancha del Pacífico era una señal de cómo podría ser la vida en un mundo que se calienta. 

Los científicos no han encontrado una explicación concluyente de su origen. Algunos han sugerido que se encuentra en el extremo de un patrón climático oceánico cíclico, mientras que muchos dicen que el cambio climático antropogénico ha creado las condiciones perfectas para concentrar agua oceánica intensa y cálida sobre el Pacífico oriental. 

Gran parche de basura del Pacífico 

Entre Hawái y California hay una zona más grande que la península Ibérica que ha sido bautizada como el gran parche de basura del Pacífico. Aunque el nombre puede evocar una enorme isla de plástico que sobresale del mar, el 94 % de los plásticos encontrados en el parche son en realidad microplásticos, es decir, pequeños trozos de plástico más pequeños que un grano de arroz y a menudo imposibles de ver a simple vista. Gran parte del plástico más pesado que se encuentra en el parche son aparejos de pesca abandonados, a menudo denominados "redes fantasma". Las redes fantasma amenazan la vida marina porque pueden atrapar fácilmente a los animales que pasan nadando. 

(Relacionado: El plástico prolifera en la fosa oceánica más profunda del mundo)

El parche de basura del Pacífico es el mayor que se conoce en el planeta, pero se pueden encontrar otros en otros océanos (a menudo se notifican cinco principales). Los desechos tienden a acumularse en corrientes circulares arremolinadas llamadas giros. 

Los expertos afirman que es probable que limpiar íntegramente el parche resulte imposible, pero algunos intentan al menos mitigar el problema. Una empresa holandesa llamada Ocean Cleanup ha invertido 32 millones de dólares a principios de 2019 en la limpieza del parche de basura del Pacífico. Las primeras pruebas en el océano han mostrado hasta ahora resultados mixtos. 

(Relacionado: La experiencia de nadar en la isla de basura del Pacífico)

Sobrepesca 

Miles de millones de personas en todo el mundo dependen del pescado como su principal fuente de proteínas y millones basan en él su supervivencia. Muchas de las poblaciones mundiales de peces salvajes que se capturan para el consumo humano están sobreexplotadas, es decir, explotadas más allá de un límite viable para que se sustituyan mediante la reproducción. Los conservacionistas discuten a menudo la cifra exacta, pero las Naciones Unidas han calculado que aproximadamente un tercio de las pesquerías mundiales están sobreexplotadas. Ya sea a más de un kilómetro y medio de la costa de un país o muy lejos en el mar, la sobrepesca afecta a gran parte del océano Pacífico, aunque ha habido signos alentadores de que algunas pesquerías se están recuperando. 

(Relacionado: La caza de ballenas vuelve a Japón después de tres décadas)

Los gestores de las pesquerías supervisan periódicamente la salud de sus poblaciones para determinar cuándo se puede pescar en una región, en qué cantidad y cuándo deben crearse "zonas de exclusión" para dar más tiempo a una población a reproducirse y multiplicarse. 

El océano Pacífico es también el lugar donde se desarrolla gran parte de la pesca mundial en alta mar, tanto legal como ilegal, una práctica que ha sido criticada por los conservacionistas por ser insostenible y poco rentable. En los últimos debates internacionales se ha planteado la cuestión de si las naciones deberían unirse para limitar o incluso prohibir la pesca en alta mar, que actualmente se enfrenta a pocas restricciones. 

Los océanos
Los océanos son el mayor hábitat del planeta y también ayudan a regular el clima global. Pero ¿por qué es salado el océano? ¿Y cómo impacta a los océanos el cambio climático? Descubre los datos clave sobre el océano, entre ellos las consecuencias y las posibles soluciones a estos cambios.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Si quieres saber más sobre nuestro planeta, medio ambiente y conservación, no te pierdas ‘Nuestro planeta’.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
Explicando el océano Atlántico
Medio Ambiente
¿Qué es la acidificación de los océanos y por qué se produce?
Medio Ambiente
¿Por qué nos tienen que importar que el calentamiento de los océanos?
Medio Ambiente
El proyecto para la protección de los océanos de National Geographic recibe el premio Sartun 2020
Medio Ambiente
Los arrecifes de coral de la isla samoana de Upolu están muriéndose

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved