Este oasis del desierto es una cápsula del tiempo del grandioso pasado de Egipto

Ballenas fosilizadas, templos a dioses cocodrilos y una floreciente alfarería atraen a los excursionistas desde El Cairo hasta la bucólica región de Fayoum.

Campistas observan la salida del sol sobre el lago Qarun en Fayoum, Egipto. Esta región de oasis atrae a los viajeros con su naturaleza, sus yacimientos arqueológicos y un pueblo conocido por su alfarería.

Fotografía de Amr Abdallah Dalsh, Reuters, Redux
Por Nina Strochlic
Publicado 16 ene 2023, 13:05 CET

Miles de años antes de que las presas del Nilo mantuvieran a raya a los cocodrilos, el oasis de Fayoum era el centro de culto del antiguo dios egipcio del cocodrilo, Sobek. En un mapa de Egipto, la región de 6000 kilómetros cuadrados se asemeja a una amplia hoja que emerge de las exuberantes orillas del curso superior del río Nilo. Hoy en día, ofrece una escapada tranquila y verde de los atascos y los polvorientos rascacielos de El Cairo, a sólo una hora en coche hacia el norte.

Mantenida verde por el lago Qarun, Fayoum parece un viaje al pasado, a otra época. En sus prósperos campos pastan búfalos de agua y anidan garcetas. Los habitantes se desplazan por sus pequeñas aldeas en carros tirados por burros, tuk-tuks o a caballo.

Pero para los viajeros, Fayoum sorprende por sus yacimientos arqueológicos, su animada alfarería contemporánea y sus extensas llanuras desérticas, como Wadi Al-Hitan, un valle plagado de fósiles de antiguas ballenas. 

(Relacionado: Por qué es un momento fabuloso para visitar Egipto)

Un turista visita Wadi Al-Hitan o Valle de las Ballenas, en el desierto de Fayoum. Este lugar, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, alberga fósiles de ballenas Archaeoceti extinguidas.

Fotografía de Sui Xiankai, Xinhua, Redux

Mientras Egipto se prepara para recibir un aluvión de nuevos visitantes con la próxima apertura del Gran Museo Egipcio de El Cairo, esta escapada de fin de semana secreta de la ciudad está lista para ser descubierta.

Maravillas antiguas poco conocidas

"La gente que ama la arqueología viene aquí, pero está fuera de los caminos trillados", dice el egiptólogo, guía turístico y bloguero Mahmoud Kamel mientras nos adentramos en las ruinas de un templo en Karanis, un asentamiento de la época grecorromana a la entrada del oasis. Le he contratado por un día para que me enseñe algunas de las docenas de yacimientos antiguos de la región. Egipcios, griegos, romanos y cristianos coptos dejaron su huella en Fayoum, construyendo templos, tumbas y monasterios.

En la época faraónica, Fayoum era un centro de cultivo de papiro y caza. Los reyes y reinas veraneaban en el lago Qarun, al que llegaban en barco a través de canales conectados con el río Nilo. Los conquistadores romanos establecieron aquí sus asentamientos en torno al año 27 a.C. hasta la llegada de los musulmanes al poder en el siglo VII d.C. Bajo el califato, el oasis volvió a ser agrario. 

(Egipto es uno de nuestros 25 destinos a visitar en 2023)

Pescadores junto a sus barcas en la orilla del lago Qarun.

Fotografía de Fatma Fahmy, Reuters, Redux

En medio de las arenas movedizas de Karanis, Kamel me enseña una puerta de piedra coronada por una dedicatoria de hace 2000 años del emperador romano Nerón a Sobek. En el interior hay un altar flanqueado por nichos que en su día albergaron cocodrilos momificados colocados sobre trineos. En el siglo I d.C., la gente dejaba a las veneradas criaturas ofrendas de vino o carne y paseaba sus momias por la ciudad durante los festivales.

Aparte de partes del templo, poco queda de la aldea karanis de adobe que prosperó aquí desde el siglo III a.C. hasta el siglo V d.C. En la década de 1920, una empresa italiana desmontó los edificios de 5000 años de antigüedad de la ciudad y los molió para convertirlos en fertilizante.

Otros yacimientos de los alrededores de Fayoum están mejor conservados, como las ruinas de Medinet Madi, del siglo II a.C., en la parte suroeste del oasis. "A este yacimiento se le llama el Luxor de Fayoum", dice Kamel, evocando la ciudad del Alto Egipto que alberga muchos de los lugares más espectaculares del antiguo Egipto.

(Relaciobado: Descubren la «ciudad dorada perdida de Luxor» en Egipto)

En Medinet Madi, una columnata flanqueada por estatuas de leones y esfinges atraviesa el desierto hasta el único templo que se conserva, construido por los faraones Amenemhat III y Amenemhat IV durante el Reino Medio de Egipto (2040 a 1782 a.C.). Aunque erosionados por el tiempo y el sol, sus puertas y paredes están cubiertas de jeroglíficos finamente tallados que alaban a Sobek y Renenutet, la diosa de la cosecha con cabeza de serpiente.

Pinturas de momias desaparecidas

Kamel es muy consciente de lo que la región ha perdido a manos del tiempo, la naturaleza y los buscadores de tesoros.

La pérdida de las famosas pinturas de momias de Fayoum es especialmente dolorosa. Estos retratos realistas se pintaron sobre tablas y se fijaron a los rostros de las momias de la clase alta del Egipto romano, entre los siglos I y III d.C..

A finales del siglo XIX se descubrieron unas 700 pinturas de gran realismo en Fayoum y sus alrededores. Sin embargo, casi todas fueron contrabandeadas, vendidas o comercializadas fuera del país. En la actualidad, sólo quedan dos retratos en Fayoum, ambos en el polvoriento museo de dos salas Kom Ushim, en Karanis.

(Relacionado: Las claves de las pirámides de Guiza)

Cientos de antiguas máscaras de momias grecorromanas, como este retrato de mujer, fueron descubiertas en Fayoum a finales del siglo XIX y principios del XX.

Fotografía de Sepia Times, Universal Images Group, Getty Images

"El Museo Metropolitano de Arte tiene muchos de estos [retratos]", dice Kamel, mostrándome una momia colocada en una vitrina. Es pequeña y está envuelta en vendas que se han oscurecido y endurecido con los años, un contraste dramático con el retrato finamente pintado que tiene en la cara. Representa a un hombre joven de ojos muy abiertos y pelo negro rizado. En comparación con las máscaras de momias anteriores, con sus ojos delineados y sus cascos azules y dorados, estos retratos parecen más inquietantes y vívidos.

Puede que haya más de estos rostros ocultos en la arena; una reciente excavación cerca del pueblo de Gerza no sólo descubrió un gigantesco templo funerario grecorromano de 2300 años de antigüedad, sino también varios exquisitos retratos de momias.

(Relacionado: ¿Por qué las imponentes pirámides de Sudán son menos conocidas que las de Egipto?)

Un aclamado pueblo alfarero

Puede que los antiguos retratos funerarios pusieran a Fayoum en el mapa internacional, pero la cerámica contemporánea atrae a los viajeros hoy en día. En el extremo noroccidental del oasis, el adormecido pueblo agrícola de Túnez fue transformado en un centro artístico por la ceramista suiza Evelyne Porret en la década de 1980. Construyó aquí una casa y un estudio, y abrió una escuela de alfarería que formó a generaciones de artistas egipcios. Incluso la arquitectura de la ciudad empezó a imitar los techos abovedados y las puertas redondeadas de la escuela de Porret.

Cuarenta años después de la llegada de Porret, los talleres de sus alumnos se alinean en la calle principal, rebautizada Evelyne Street tras su muerte en 2021. El caprichoso estilo de cerámica vidriada del que fue pionera presenta cabras danzantes pintadas a mano, pájaros volando y palmeras ondulantes inspiradas en la naturaleza del oasis. Los visitantes pueden comprar cerámica directamente en los talleres o en tiendas como To a Skylark Gallery, que también vende fotografía y pintura local.

Izquierda: Arriba:

Una alfarera termina un cuenco en un taller del pueblo de Túnez. La ciudad es conocida por sus caprichosas vasijas vidriadas.

Fotografía de Ahmed Gomaa, Xinhua, Redux
Derecha: Abajo:

Un niño da vueltas a la arcilla en un torno de un taller de alfarería de la localidad de Túnez.

Fotografía de Meng Tao, Xinhua, Redux

(Relacionado: Momias, cerámica y estatuas: primeras imágenes de una tumba egipcia de 3.500 años)

Los turistas llegan a Fayoum en autobús desde El Cairo o contratan a guías, como Kamel, para que les traigan y les enseñen la ciudad. Además de yacimientos antiguos y compras, cada vez encuentran más restaurantes y alojamiento en Túnez.

Los cairotas y expatriados adinerados frecuentan el Lazib Inn, un hotel boutique con terraza cerca del paseo marítimo. A la hora de cenar, se sirven platos tradicionales, como pichón relleno, a la luz de las velas mientras un músico toca el oud, una guitarra bulbosa de Oriente Medio de sonido lúgubre.

Kamel ve en los viajes sostenibles y de bajo impacto el futuro de Fayoum; una forma de atraer a más visitantes para que descubran las riquezas de la región sin transformarla en una parada del circuito turístico de grandes autobuses que bombardea el Alto Egipto, rico en yacimientos arqueológicos. 

"Fayoum", dice, "es frágil". Y aunque su recorrido está salpicado de historias de pérdida y destrucción, los nuevos hallazgos arqueológicos y la escena cerámica de Túnez sugieren que la zona puede estar preparada para otro renacimiento.

Nina Strochlic es redactora de National Geographic. Síguela en Instagram y Twitter.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
Por qué es un momento fabuloso para visitar Egipto
Viaje y Aventuras
¿Es Mérida la joya más desconocida e infravalorada del Imperio romano?
Viaje y Aventuras
¿Homenaje o falsificación?: por qué estás copias de obras maestras griegas son legales
Viaje y Aventuras
Cómo visitar Stonehenge: todo lo que necesitas saber
Viaje y Aventuras
¿Qué podemos aprender de las 3000 mezquitas de Estambul?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved