Las mejores fotos del 2019

Estas son las 100 mejores imágenes del año de National Geographic, seleccionadas entre 106 fotógrafos, 121 reportajes y más de dos millones de fotografías.miércoles, 4 de diciembre de 2019

«Colocó una cámara en un cadáver y esperó a que vinieran los lobos».

Ese, según Whitney Johnson, directora de experiencias visuales e inmersivas, es el tipo de trabajo que hace que las fotografías de National Geographic destaquen.

¿Cómo ha seleccionado 100 fotos de 106 fotógrafos, 121 reportajes y más de dos millones de imágenes sacadas a lo largo del año?

«Cuento con mis fantásticos editores fotográficos», afirma Johson.

Una de sus imágenes favoritas es la foto de la cabecera, la de la Mona Lisa, ya que refleja lo que Johnson describe como «la magia de lo que hace difícil la fotografía, mostrar algo familiar de una forma nueva». También nos desvela lo que ocurre entre bastidores —el editor de fotografía obtiene acceso cuando el museo ha cerrado— y tras el objetivo, esa encantadora combinación de suerte, accidente y «un fotógrafo que ve su momento».

Hay muchos momentos como esos en esta colección, de ejercicios militares en un Ártico que sufre las consecuencias del calentamiento a las alumnas ruandesas que muestran músculo, pasando por Alex Honnold escalando El Capitán sin cuerdas. Johnson llama a este recorrido fotográfico «un tramo de fortaleza a través del espacio y del tiempo».

El tiempo también se refleja de otras formas. Está el cuerpo congelado de Susan Potter, una mujer que donó su cuerpo a la educación médica, un reportaje supervisado minuciosamente durante 17 años por el editor de fotografía Kurt Mutchler. Y está la descorazonadora foto de Sudán, el último rinoceronte blanco del norte macho, en el momento de su muerte.

Pero también hay alegría: aves cantoras cautivas liberadas y la obsesión de Japón con todo lo kawaii. Y muchísimas rarezas, como el hombre disfrazado de perrito caliente.

La imagen que más me transmite es la de una joven jirafa huérfana que acerca el cuello a su cuidador humano en lo que parece un abrazo cariñoso. Ahora la jirafa corre sana y salva con una manada silvestre. Al explorar estas imágenes es posible que oigamos al editor de fotografía que llevamos dentro, esa voz interna que nos dice que paremos y miremos más detenidamente.

Issa Diakite, de 50 años, construyó estas pesas y su casa, una de las decenas de chabolas cerca de una región agrícola de Andalucía. Procede de Malí y se estableció como jornalero regular. Ahora ayuda a los demás a construir chabolas sólidas. Ha convertido una en un centro de reunión, con sofás y mesas, donde los amigos pueden ver el fútbol en una televisión que funciona con energía solar. Su equipo preferido es el Real Madrid.
Los marines deben ser capaces de transportar a otros si es necesario. La cabo de la Marina estadounidense Gabrielle Green levanta a un compañero mientras se preparan para el despliegue en un buque de la Marina en Camp Lejeune, Carolina del Norte. De los 38.000 reclutas que entran en el cuerpo de marines cada año, unos 3500 son mujeres o, en términos de la USMC, “marines femeninas”.
Fotografía de Lynsey Addario
Jorge Castellón, empleado del Saguaro Hotel en Palm Springs, California, posa con un abanico (que usa para bailar) en mayo de 2019. Cuando no trabaja en Saguaro, Castellón es un bailarín profesional y profesor de baile. “Palm Springs es como un paraíso, como el cielo en la tierra,” afirma Castellón. “La gente que viene aquí es única y lo visitan con un propósito, divertirse. ¡Estamos aquí para jugar!”.
Fotografía de Jennifer Emerling
Cada año capturan miles de aves cantoras migratorias en Florida para suministrar un mercado ilegal pujante. A veces tienen que someter a las aves cantoras confiscadas a semanas de rehabilitación para fortalecer las alas de forma que puedan volver a volar. En esta foto, el teniente Antonio Domínguez de la Comisión de Pesca y Conservacion de Especies Silvestres de Florida pone en libertad a unos picogruesos pechirrosados.
Fotografía de Karine Aigner, National Geographic
Nueve de los 24 leones fueron sedados y trasladados de las reservas cinegéticas de Tembe y Mkuze en KwaZulu-Natal, Sudáfrica, a Mozambique en junio de 2018. Los leones salvajes serán liberados en el delta del Zambeze. Se trata del mayor traslado de la historia de leones salvajes entre fronteras internacionales para la conservación. Hace cien años, había más de 200.000 leones salvajes en África.
Fotografía de Ami Vitale
Los leones liberados y con rastreadores de una región remota del área de 4500 kilómetros cuadrados del delta del Zambeze en Mozambique se relajan bajo la niebla matutina. La fauna de Mozambique se vio diezmada por la guerra civil del país y la subsiguiente caza furtiva de las dos últimas décadas. En la actualidad, investigadores destacados estiman que la población de leones de África podría ser de 20.000 ejemplares o menos y los leones están extintos en 26 países africanos. El ecosistema de Mozambique se ha recuperado de forma extraordinaria, pero sus leones no.
Fotografía de Ami Vitale
La obsesión de Japón con todo lo "kawaii" (que significa "bonito" o "adorable") es evidente en el parque Ueno de Tokio, donde las dueñas colocan a sus mascotas para fotografiarlas. La estética kawaii de la cultura de lo "cuqui" ha sido una de las exportaciones japonesas de más éxito, ya que ha introducido las tendencias de la cultura popular en la moda, la tecnología, los videojuegos y los dibujos animados.
Fotografía de David Guttenfelder
Bhagavan “Doc” Antle (derecha) posa con sus empleados (de izquierda a derecha), Kody Antle, Moksha Bybee y China York, en una piscina que usa en su espectáculo de tigres en el Myrtle Beach Safari de Carolina del Sur. Los cachorros son una parte importante del negocio. Los paquetes para jugar y sacarse fotos con ellos oscilan de 339 a 689 dólares por persona. En torno a las 12 semanas de edad, los cachorros se consideran demasiado grandes y peligrosos para que los turistas los acaricien.
Fotografía de Steve Winter
En una clínica de Beckley, Virginia Occidental, Jeff Hendricks recibe un tratamiento de acupuntura y moxibustión (una técnica de quema de plantas) para aliviar el dolor que le han causado cuatro años de servicio militar. Sufrió una lesión cerebral, tiene una hernia discal en el cuello, espolones óseos, dolores de cabeza, entumecimiento en las manos y trastorno de estrés postraumático. El tratamiento, aprobado por la Administración de Veteranos, reduce la necesidad de medicación convencional.
Fotografía de Fritz Hoffmann
En Sudán del Sur, Rose Asha Sillah, a quien vemos con su hija, contribuyó a crear una empresa maderera que se convirtió en una operación de 35 empleados. En el campamento de refugiados de Bidibidi, en Uganda, fundó un centro para mujeres donde enseñan aptitudes como el bordado y la agricultura a unas 400 mujeres. Sin instituciones financieras, incluso las emprendedoras innovadoras tienen dificultades, pero Sillah cree que vale la pena. “¿Vamos a pasarnos diez años llorando por Sudán del Sur?”, pregunta. “Debemos mirar hacia delante.”
Fotografía de Nora Lorek
Seguir leyendo